Ignacio Londoño, ¿crimen sin pistas?

Tratan de establecer si el asesinato del abogado de la mafia es una retaliación por el asesinato de un familiar del capo alias “Rasguño”.

La escena del crimen. Sobre el pavimento, el cadáver de Ignacio Londoño. / Policía

Los impactos de bala que le segaron la vida a José Ignacio Londoño Zabala, el abogado de la mafia y quien aspiraba a ser alcalde de Cartago (Valle del Cauca), pudieron venir de cualquier lado: de los enemigos de sus clientes, de sus posibles adversarios políticos y hasta de alguno de sus clientes. Al menos eso es lo que dicen en las calles del municipio. Las autoridades no descartan ninguna hipótesis.

Así lo indicó el coronel Fernando Murillo, comandante de la Policía del Valle: “No hay claridad sobre los motivos detrás de este asesinato”. Aunque en las calles parece que se tratara de un homicidio más, en lo político el ambiente se encuentra convulsionado. Tanto así que en la mañana de ayer dos funcionarios de la actual administración cercanos a Londoño denunciaron que habían recibido amenazas de muerte. Se trata del secretario de Gobierno, Álvaro Felipe Rengifo, y el presidente del Concejo, Luis Zapata.

Como hasta el momento han sido infructuosas las pesquisas, las autoridades ofrecen una recompensa de hasta $50 millones por información que permita dar con la captura de los autores materiales e intelectuales del homicidio. Sin embargo, en las calles, los que se atreven a hablar de manera reservada señalan que ese ofrecimiento es un “saludo a la bandera”, porque en Cartago el silencio es una ley inquebrantable desde la época dura del narcotráfico.

Casarse con una hipótesis es difícil, ya que personas cercanas al político no hablan de que Londoño Zabala corriera algún riesgo e incluso dicen que se le veía tranquilo caminar por las calles del municipio, muchas veces sin escolta. Sin embargo dejan entrever que posiblemente algunos comentarios del abogado en medio de su campaña pudieron haber incomodado a grupos poderosos.

“Que yo sepa, él nunca habló de amenazas. Sí comentaba en círculos muy íntimos que su objetivo, de ser alcalde, era deshipotecar el municipio, ya que decía que algunas de las últimas administraciones siempre tuvieron personajes oscuros detrás, a los que los alcaldes les tenían que marchar. Él quería sanear eso, y quizás lo dijo en un escenario donde no fue conveniente y esta podría ser una consecuencia”, dijo un político cercano a Londoño.

A pesar de esto, al momento del crimen estaba sin escolta y, al parecer, era normal verlo así. “Luego de recorrer el parque se fue hasta la oficina de su publicista para ultimar detalles de la propaganda que iba a ubicar el 26 de julio por todo el municipio. Allí ocurrió el asesinato. ¿Qué estaba haciendo el secretario de Hacienda con él? No tengo idea”, dijo otra fuente.

¿Retaliaciones?

Una de las primeras tareas será analizar los últimos cuatro homicidios en el norte del Valle para establecer si hay algún tipo de relación. En efecto, hay un asesinato que revive las sospechas del enfrentamiento que supuestamente existió entre Londoño Zabala y Hernando Gómez Bustamante, alias Rasguño, capo del cartel del Norte del Valle, quien fue el que señaló al abogado como uno de los intermediarios en el magnicidio del dirigente conservador Álvaro Gómez Hurtado, ocurrido el 2 de noviembre de 1995.

Se trata del asesinato de Davidson Gómez Ocampo, alias el Gordo, supuesto primo de Rasguño, que ocurrió justo hace un mes en una discoteca de Cartago. Alias el Gordo regresó el año pasado al país, luego de pagar una condena de siete años en EE.UU. El pasado 22 de junio se desplazó a Cartago, donde estuvo en una fiesta privada hasta la cual llegó un sicario y le propinó seis tiros.

Este crimen hizo recordar el asesinato de Diego Buitrago Gómez, sobrino de alias Rasguño, que ocurrió el 8 de enero de 2010. El propio Rasguño y uno de los hermanos Comba señalaron en esa oportunidad a Londoño como el posible responsable de ese crimen, algo que las autoridades no confirmaron ni desvirtuaron. Es por esto que los recientes crímenes podrían estar relacionados.

En la política

Hasta hace unos meses Nacho no tenía intención de ser candidato a la Alcaldía. Esa aspiración estaba en cabeza de su hermano menor, Carlos Andrés, quien se inscribió como precandidato por el Partido Liberal. Cuando el abogado de la mafia decidió ser candidato, Andrés se hizo a un lado. Según personas que conocieron su trabajo político, Ignacio Londoño inicialmente tramitó en Bogotá un posible aval del Partido Liberal.

El asunto se mantuvo en reserva por una razón: quien le habría dado el aval sería el propio Horacio Serpa, escudero de Ernesto Samper en la época del Proceso 8.000 y quien también resultó salpicado por las declaraciones de alias Rasguño. Se aventuró entonces a recoger firmas. En 45 días logró 53.000 que respaldaban su candidatura.

A pesar de que Londoño ya había radicado las firmas, el directorio liberal en Cartago seguía insistiendo ante la dirección nacional para que le dieran el aval al abogado. “Él decía que quería ser candidato del liberalismo. Estábamos esperando, y como sabemos que Serpa es el que estaba autorizando los avales, ya teníamos lista una recusación para que él no se pronunciara al respecto. Se tenía que declarar impedido, ya que no podía ser juez y parte”, dijo un directivo del movimiento en Cartago.

Parece que en Cartago a Londoño no lo afectaban los escándalos que se ventilaron a nivel nacional. “Estaba haciendo un gran trabajo. Haciendo obras en algunos barrios con el respaldo de los empresarios”, dijo una fuente anónima que agregó: “Si el fiscal no lo llamó a interrogatorio en el caso de Álvaro Gómez fue porque no encontró méritos. Ahora queda como precandidato el hermano, que nunca se ha visto vinculado a ningún escándalo y para el cual esperamos que nos den el aval. Estamos esperando si Carlos toma la decisión”.

Una vez más será Serpa quien tome la decisión de autorizar este aval. Según el directorio liberal en Cartago, este respaldo no tendría inconveniente, ya que el hermano del abogado de la mafia es una persona que nunca se ha visto involucrada en escándalos ni debe pagar por los señalamientos a su hermano.

Las pesquisas siguen. No era un secreto que Londoño era allegado a la Fiscalía, no sólo porque fue abogado del hacker Andrés Sepúlveda sino porque colaboró con el proyecto de sometimiento a la justicia de bandas criminales. En relación con el magnicidio de Gómez Hurtado, uno de los hijos del político, Mauricio Gómez, aseguró que la muerte de Londoño “es un triunfo de la mafia”.