Implicada en rapto de bebé se declaró inocente

Luzmila Valencia Quiñónez no aceptó el delito de secuestro simple agravado imputado por la Fiscalía.

Ante la pregunta del juez 72 de garantías Isaura Luzmila Valencia Quiñónez se declaró inocente del delito de secuestro simple agravado imputado por la Fiscalía en el marco del proceso que se le adelanta por el rapto de una menor de 16 días de nacida.

La procesada no aceptó su responsabilidad en los hechos materia de investigación. Según la Fiscalía la mujer conoció a la joven en un bus el pasado 11 de junio y se ganó su confianza ofreciéndole una oferta de trabajo.

En repetidas oportunidades la ahora imputada fue a su casa y la acompañó a hacer varias diligencias personales. El pasado miércoles fue con ella a comprar ropa en un lugar cercano a su residencia en el barrio Marco Fidel Suárez y aprovechando un descuido escapó con la infante.

“Cuando llegó le dijo que si le dejaba cargar la niña. Luego de hacer varias diligencias juntas, le manifestó que le quería regalar un pantalón. Fueron a un almacén y cuando salió de probarse la ropa, la señora del almacén le dijo que la mujer se había ido con la bebé”, precisó la fiscal en la imputación.

En la audiencia se indicó que la procesada habría actuado así tras perder un embarazo. Intentando engañar a su pareja sentimental y a sus familiares con el hecho de que había tenido al bebé planeó la acción por lo que podría pagar una pena entre los 20 y 40 años de prisión.

“Se nos hacia raro que ella tenía la barriga grande, pero no dejaba ver las ecografías. Decía que todas estaban en el hospital, porque no se las entregaban”, precisó la representante de la Fiscalía General al citar el testimonio de una familiar de Valencia Quiñónez.

En la misma declaración se señaló que la mujer sufrió una caída a mediados del mes pasado por lo que tuvo que ser trasladada de urgencia a una clínica después de sufrir un desmayo. Gracias a los datos suministrados por un civil se logró dar con el paradero de la menor en el barrio San Carlos, en la localidad de Tunjuelito. El operativo se ejectuó en la mañana del pasado sábado.

La Fiscalía General le solicitó al juez que cobije a la procesada con medida de aseguramiento en centro carcelario por el peligro para la sociedad que representa y por el hecho de que en libertad podría obstruir la administración de justicia y no presentarse a las diligencias.

A su ingreso a la sala de audiencias la mujer de 39 años le pidió perdón al país por sus actos y a los familiares de la bebé, igualmente se arrepintió de los hechos que son materia de investigación por parte de las autoridades.