Implicados en el Fondo Premium de Interbolsa pagarían siete años de casa por cárcel

Noticias destacadas de Judicial

Rachid Maluf y Juan Andrés Tirado lograron un preacuerdo con la Fiscalía. Aceptarán cargos y, a cambio, pagarían una condena de 85 meses de prisión domiciliaria. El próximo viernes un juez si avala o rechaza el preacuerdo.

Rachid Maluf y Juan Andrés Tirado, investigados por su presunta participación en el millonario desfalco del Fondo Premium de Interbolsa, lograron un preacuerdo con la Fiscalía. Según la negociación, los dos empresarios aceptarían los cargos que en su momento le imputó la Fiscalía y, a cambio, recibirían una pena de 85 meses (siete años y un mes) de prisión domiciliaria.  

Según el preacuerdo, Juan Andrés Tirado aceptaría los delitos de captación masiva de dinero, manipulación de especies, no reintegro de dinero, estafa y concierto para delinquir. Entre tanto, Rachid Maluf aceptaría todos los delitos salvo el cargo de concierto para delinquir –que negocia a través de un principio de oportunidad a cambio de ser testigo en otros procesos judiciales–. Además, se comprometieron a realizar un reintegro de $200 millones. En todo caso, un juez de la República decidirá este viernes si avala o rechaza el preacuerdo

(Le podría interesar: Recuperan piezas precolombinas en poder de socios del Fondo Premium de Interbolsa)

De acuerdo con la investigación, Rachid Maluf era el gerente del Fondo Premium de InterBolsa y habría tenido conocimiento de las actividades ilegales que se adelantaban dentro del mismo, así como la utilización de los recursos invertidos por los inversionistas sin su consentimiento. Con estos hechos, al parecer, resultaron afectadas 1.200 personas.

Según la Fiscalía, a través de un contrato suscrito entre Interbolsa y el Fondo Premium en 2005, Juan Carlos Ortiz, Víctor Maldonado, Tomás Jaramillo, Rachid Maluf, Nathalia Zúñiga, Juan Andrés Tirado, Claudia Aristizábal y Ricardo Martínez crearon una red de sociedades en el extranjero que les permitió triangular los dineros de los inversionistas de Interbolsa.

(Lea también: Juan Carlos Ortiz, cerebro del descalabro de Interbolsa, está en detención domiciliaria)

Al parecer, se utilizaron siete sociedades para lograr la triangulación de dineros. Las empresas fueron constituidas en Bahamas, Estados Unidos, Curazao, Islas Vírgenes Británicas, Panamá y Colombia, y se encontró una serie de similitudes que permitieron descubrir la estructura montada por Ortiz, Jaramillo y compañía, como, por ejemplo, que los representantes legales eran los mismos en todas las firmas.

De acuerdo con las autoridades, Ortiz y Jaramillo crearon tres fondos de inversión en el extranjero en los que tuvieran la última palabra sobre las decisiones de inversión. Asimismo, ofrecieron un producto financiero a través de un contrato de corresponsalía con Interbolsa para promocionar el Fondo Premium y lograr que los inversionistas creyeran que sus recursos estaban en el exterior, cuando en realidad tenían una red que permitía que la plata retornara con visos de legalidad a Colombia y fuera a parar a sus bolsillos.

(Le sugerimos: Juez ordena investigar a fiscales y abogados en caso Interbolsa)

Comparte en redes: