Imputan cargos por operaciones no autorizadas a dueños de clínica La Candelaria

Alessandro Corridori judicializado por concierto para delinquir.

La fiscalía General de la Nación imputó delitos relacionados con operaciones financieras no autorizadas a Luz Andrea y Gustavo Adolfo Colmenares Pedreros, propietarios de la clínica La Candelaria IPS, por préstamos irregulares para InterBolsa con triangulaciones de créditos por cerca de 68 mil millones de pesos, en hechos ocurridos en octubre del 2012.

“Eran conscientes de las operaciones irregulares y de las maniobras no autorizadas, por eso se hacen acreedores a título de interviniente y determinador, respectivamente, de las conductas imputadas” señaló la fiscal del caso, según el informe de prensa del ente acusador.

La representante legal de la IPS, Luz Andrea Colmenares Pedreros, era, al parecer, la encargada de suscribir los contratos de mutuo y de cesión de derechos económicos para beneficiar a InterBolsa.

Se vulneraron todas las normas existentes con operaciones directas que daban apariencia de legalidad con dineros que quedaban finalmente en la holding de Interbolsa” concluyó la representante del ente acusador.

Alessandro Corridori judicializado por concierto para delinquir

Ante el Juzgado 64 Penal Municipal de Bogotá con función de control de garantías, la fiscalía también imputó cargos en contra de Alessandro Corridori, por los delitos de concierto para delinquir agravado, manipulación de especies agravado y administración desleal agravada en calidad de interviniente.

La delegada fiscal señaló que Corrirdori era el encargado de organizar y fomentar las operaciones fraudulentas de las cuales se benefició con cerca de 300 mil millones de pesos en cupos crediticios con el propósito de manipular las acciones y la compra y venta de los denominados ‘repos’ de la firma Fabricato.

“las maniobras concertadas con InterBolsa permitieron que Corridori y su grupo asumieran una posición dominante con la compra de repos de la firma Fabricato” manifestó la fiscal.