Incautan bienes del clan del Golfo en cuatro departamentos

Las propiedades tendrían un valor superior a los $200.000 millones. Es el quinto operativo de este tipo que adelanta la Policía contra la estructura criminal.

Un policía de la Dijín en una de las fincas incautadas al clan del Golfo. / Foto: Cortesía

El Grupo Investigativo de Extinción de Dominio de la Dijín de la Policía, de manera coordinada con la Fiscalía y el Ejército incautó 74 bienes del clan del Golfo, que la estructura criminal habría obtenido gracias al dinero producto de la fabricación y exportación de estupefacientes. Según las autoridades, los bienes tendrían un valor de $223.000 millones.

De acuerdo con las pesquisas, los bienes estarían a nombre de Blanca Senovia Madrid, la esposa de Dairo Antonio Úsuga, alias Otoniel, así como a sus colaboradores más cercanos: Luis Orlando Padierna, alias Inglaterra; Carlos Antonio Moreno, alias Nicolás; Jairo de Jesús Durango, alias Guagua; César Anaya, alias Tierra; Sergio Antonio Carrascal, alias Metra y Carlos Fernando Serralda, alias el Doctor.

En incautaciones anteriores, como la que adelantó la Fiscalía en junio pasado, los investigadores del CTI pudieron establecer que además de otros miembros de la estructura criminal, Otoniel usaría a sus primos, cuñados y demás familiares cercanos como testaferros de los bienes acumulados por el clan del Golfo. En esa ocasión incluso fue capturado el abogado Álvaro Ramón Zambrano quien habría dado a Nini Úsuga, hermana de Otoniel, una boleta de salida falsa para que se fugara el 17 de enero de 2014.

Las propiedades estaban ubicadas en los departamentos de Antioquia, Bolívar, Valle del Cauca, Cesar y Chocó y muchas de ellas, se habrían construido en terrenos que fueron despojados a los campesinos por las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), liderada por los hermanos Castaño Gil. Estos terrenos habrían pasado de las manos paramilitares a las manos de alias Doctor –mano derecha de los Castaño Gil–, quien habría hecho el traspaso al clan del Golfo.

Los bienes fueron sometidos a medidas cautelares de embargo, secuestro y suspensión del poder dispositivo. Esta es la quinta operación de extinción de dominio contra el clan del Golfo, organización a la que se le han incautado 509 bienes que en total tienen un valor cercano a los $400.000 millones.

De acuerdo con las autoridades, Otoniel daba las órdenes a sus colaboradores y familiares de adquirir predios en zonas clave para su actividad criminal, tales como Turbo, Necoclí, Carepa, Chigorodó, entre otras zonas del Urabá Antioqueño. En agosto de 2015 se dio la primera condena contra diez testaferros del clan del Golfo, quienes mediante actividades ilícitas pusieron en manos de un testaferro la finca  "Mano de Dios", ubicada en el municipio de Sampués (Sucre).