Habría notarios comprometidos

Indagan presuntos beneficios a “Don Mario” en el búnker de la Fiscalía

El ente investigador quiere establecer si el exjefe paramilitar, quien podría ser extraditado pronto, siguió delinquiendo desde prisión.

“Don Mario” está preso desde abril de 2009. / Archivo El Espectador

Hoy culmina el proceso de colaboración con la justicia colombiana del narcotraficante y exjefe paramilitar Daniel Rendón Herrera, alias Don Mario, el cual frenó por más de cuatro años su comparecencia ante las autoridades estadounidenses. Ahora está listo para su extradición, pero su situación judicial en el país podría dar otro giro. La Fiscalía investiga si Rendón Herrera siguió delinquiendo desde prisión. (En contexto: A “Don Mario” le llegó la extradición)

El Espectador conoció que desde el pasado 10 de octubre se abrió una nueva indagación contra Rendón Herrera por denuncias sobre hechos de corrupción que evidenciarían que mantiene negocios con organizaciones ilegales e incluso se rastrea la compra de bienes y el movimiento de altas sumas de dinero provenientes del narcotráfico. “Ya se cumplieron las diligencias judiciales que tenía pendientes, por eso se ordenó su traslado el viernes 13 de octubre a la cárcel La Picota de Bogotá. Y tenemos información de que siguió delinquiendo, lo que se está indagando”, señalaron fuentes de la Fiscalía. (Le puede interesar: “Don Mario” regresa a la cárcel la Picota)

Las pruebas

Este diario tuvo acceso a los detalles de las pruebas que tienen los investigadores del proceso. Una de ellas da cuenta de que Rendón Herrera aún tendría negocios con la Oficina de Envigado. “A un abogado (de Don Mario) le tocó ir varias veces a Medellín y Envigado. Tenía que llevar razones a personas que al principio no se dejaban ver la cara, hasta que le cogieron confianza y se dio cuenta de que era gente de la Oficina de Cobros de Envigado. Tenían el negocio arreglado con las notarías para apropiarse de bienes que le quitaban a la gente que no se metía a su negocio”, revela un correo enviado por un testigo.

La fuente resalta que Don Mario tendría poder en la bandas criminales que delinquen en Montería, la zona bananera (Magdalena) y Meta. “Son millones de dólares que usan sus testaferros para el pago de la nómina. Esas organizaciones tienen personal con buen armamento. Tienen a su servicio a funcionarios del CTI de la Fiscalía y del Ejército, para que favorezcan a integrantes de la organización que terminen capturados”.

Los tentáculos criminales de Don Mario habrían llegado también al interior del búnker de la Fiscalía. El organismo tiene denuncias de que, durante los tres años que permaneció recluido en la entidad, pues estuvo allí preso desde el 3 de septiembre de 2014, habría contado hasta con el apoyo de funcionarios. “Tenía a su servicio dos celulares para comunicarse en el horario que los funcionarios de seguridad le asignaban. Siempre decía que, por seguridad, un chef especial tenía que prepararle la comida, y no le daban la misma comida que a otros presos. Al día lo visitaban tres personas. Era como si fuera el dueño de las celdas”, reveló otra fuente.

Por declaraciones como esta, fuentes del ente investigador le informaron a este diario que se determinó que será el Inpec el encargado de la alimentación de los presos en las celdas de paso.

Los investigadores también están tras la pista de una oficina que Don Mario tendría ubicada en el norte de Bogotá, donde al parecer funciona el área administrativa de sus negocios. “En esa oficina recibe a representantes de la organización. Allí se organiza la nómina para los funcionarios de las instituciones”, dicen las denuncias contra el exjefe paramilitar.

Ante los señalamientos en contra de Rendón Herrera, su defensa ha manifestado que no existe posibilidad de que su cliente siga delinquiendo. “Si Daniel Rendón Herrera siguió delinquiendo, todos los que han tenido relación con él deberían irse de extradición, entre ellos fiscales y abogados. Siempre ha estado en aislamiento total y no existe esa posibilidad”.

A su turno, Daniel Rendón Herrera envió desde la cárcel La Picota un comunicado en el que expresa que todo se trata de una persecución: “Expresé a la Fiscalía mi intención de cooperar y rendir testimonio sobre los nexos de un candidato presidencial con el paramilitarismo. Una vez notifiqué esto se dio el traslado y ahora quieren acelerar mi extradición”.

Por ahora, el Inpec mantiene a Rendón Herrera en una celda de una unidad de tratamiento especial, es decir, aislado. Mientras, la Fiscalía iniciará las pesquisas necesarias para esclarecer lo que podría considerarse una red de corrupción al servicio del exjefe paramilitar. (Lea: Más detalles de las declaraciones de "Don Mario")