Indígenas expulsan a 100 soldados de base militar del Cauca

En la parte alta del municipio de Toribío continúan los ataques de las Farc.

Unos cien soldados del Ejército fueron expulsados a empujones de una base militar en Toribío (Cauca) por indígenas de la etnia nasa que buscan recuperar el control de sus territorios, donde continúan los enfrentamientos entre el Ejército y Farc.

La acción la llevó a cabo un numeroso grupo de aborígenes. El desalojo de la Fuerza Pública "pone más tensa la situación", advirtió el secretario de Gobierno de Toribío, José Miguel Correa.

Correa observó que Berlín, el cerro donde estaban apostados los militares y que acoge antenas de telecomunicaciones civiles, fue tomado por centenares de aborigenes, liderados por la Guardia Indígena.

Los soldados se vieron obligados a retirarse hasta la parte baja del cerro a la espera de instrucciones de sus superiores.

Mientras que más de mil indígenas nasa se enfrentaron este martes a soldados que se resisten a ser expulsados de su base en un cerro de Toribío, la población del casco urbano reclama la presencia de la Fuerza Pública en la zona, que por años, ha sido blanco constante de ataques por parte de guerrilleros de las Farc.

“No somos todos los que estamos involucrados en eso, son los cabildos indígenas. Por favor, no metan a la gente del pueblo. Es necesario que el Ejército haga presencia en la zona para evitar que las Farc tomen el control”, señaló María Penagos, una habitante de Toribío.  Vea las fotos de la agresión a los soldados en Cauca.

En el mismo sentido, Antonio Musi, un comerciante del municipio, rechazó la solicitud de las comunidades indígenas que pretenden acabar con la presencia de la autoridad en esa zona del país.

Por su parte, el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, reiteró que las Fuerzas Armadas no se retirarán del territorio caucano. Recordó que ha sido la misma población la que ha denunciado la infiltración de las Farc en las protestas indígenas y que el Gobierno Nacional trabaja para mejorar inversión social en ese conflictivo departamento.

“Que entiendan que la Fuerza Pública no se debe ni se puede ir de esos territorios, que en los cascos urbanos están pidiendo que la autoridad se quede para que los proteja porque saben que la ausencia de las Fuerzas Armadas los dejaría a merced de las organizaciones terroristas y narcotraficantes que delinquen en esta región de Colombia”, aseguró el jefe de la cartera de Defensa.

El alto funcionario insistió en que el Gobierno respeta la autonomía y los derechos de los indígenas, pero advirtió que la Fuerza Pública actuará siempre velando por el respeto a la ley.

“No vamos a tolerar que se empiece a violar la ley y más temprano que tarde la Fuerza Pública y la Justicia actuarán sobre aquellos individuos que pretendan actuar en contra de la normatividad legal”, aseguró Pinzón.

Finalmente, el ministro de Defensa insistió en que la gran mayoría de las comunidades indígenas respetan la presencia de la Fuerza Pública en el departamento del Cauca y que existe infiltración de organizaciones terroristas en algunas de las protestas que se viven hoy en este departamento.

Nos preocupan las comunidades indígenas, queremos un diálogo con esas comunidades, que sus derechos sean respetados, pero que sepan las organizaciones terroristas que infiltran esas manifestaciones, que la Fuerza Pública de allá no se mueve, que se aumentará la presión, la capacidad y la perseverancia en contra de esos grupos ilegales”, concluyó Pinzón.

La movilización indígena comenzó a primera hora de este martes, después de que expirara un ultimátum de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (Acín) a los "actores armados" para que salgan de los territorios nasas.

El ultimátum venció a la medianoche del lunes y hace parte de una campaña de la Acín para asumir, con la llamada Guardia Indígena, el control del territorio de su etnia, con casi 100.000 miembros, distribuidos en una docena de localidades.

Los aborígenes llegaron al cerro que acoge unas torres de telecomunicaciones civiles y destruyeron trincheras y barricadas del Ejército, así mismo, sacaron a empujones a los soldados acantonados en el cerro Berlín.

El comandante de la Fuerza de Tarea Apolo, Jorge Humberto Jerez, denunció que los indígenas saquearon la base militar y quemaron las provisiones. Ver video de las agresiones