Informes de seguimientos a magistrados iban a manos del Presidente

Así lo manifestó el exsubdirector de fuentes humanas, William Romero.

Ante las preguntas de la fiscal, el exsubdirector de fuentes humanas, William Romero manifestó que todos los informes hechos sobre los seguimientos a magistrados de la Corte Suprema de Justicia tenían como “destino final” el presidente de la República.

En su intervención, Romero manifestó que debido a su cargo conoció varios detalles sobre los documentos recolectados en el alto tribunal, por lo que en tres oportunidades se reunió con la entonces directora del organismo de inteligencia, María del Pilar Hurtado.

Pese a que en un principio, el presidente de la República los felicitó por la información recolectada, luego se molestó bastante debido a que se puso en descubierto la operación de seguimiento a los togados por sus presuntos vínculos con personas sindicadas de tener nexos con el narcotráfico.

“Señores magistrados a mi me mandó a llamar la Dra. María del Pilar Hurtado para la época de julio de 2008 con el capitán Fernando Tabares, director general de Inteligencia del DAS, para comentarnos al capitán y a mí que venía muy contenta con de la presidencia porque en la mañana ese día le había presentado unos insumos, (…) y quedó satisfecho, eso a mí me gusta porque el señor presidente le vuelve a tener credibilidad al DAS”, indicó el Exfuncionario.

En este sentido consideró que Hurtado le había pedido que felicitara a todo su equipo porque se estaba haciendo un buen trabajo, y por orden de la directora, les envío un mensaje de motivación a las fuentes humanas para que siguieran consiguiendo dicha información en la Corte Suprema de Justicia.

En las reuniones igualmente se ordenó el aumento del pago a cada una de las fuentes contactadas y que estaban adelantando, además le entregó unas instrucciones con el fin de conocer la forma en cómo se estaban adelantando las actividades en la Corte Suprema de Justicia.

Sin embargo, en el último encuentro, María del Pilar Hurtado le presentó la molestia que tenía el jefe de Estado debido a que las operaciones que se estaban adelantando en la Corte Suprema habían quedado al descubierto por fallas en las personas que estaban adelantando los operativos de recolección de información.

“Fernando Tabares nos llama a los subdirectores de la dirección general de inteligencia a reunión en octubre de 2008 y nos dice que alguien de inteligencia se quemó, es el termino técnico que el utilizó indicándonos que alguien se había puesto en evidencia en la Corte Suprema de Justicia, mediante la utilización de un taxi que pertenecía al departamento, y que por esa razón el Presidente estaba verraco con la doctora María del Pilar Hurtado a quien le hizo al observación”, indicó.

Igualmente ante la Sala Penal de la Corte Suprema, Romero indicó que las fuentes humanas contactadas cobraron por el expediente del entonces senador, Mario Uribe Escobar, investigado por ‘parapolítica’ una suma cercana a los 40 millones de pesos.

Este hecho provocó una seria molestia en el caso del capitán Fernando Tabares, quien cuestionó el hecho de que se estuvieran esas sumas tan altas por la recolección de la información ya que eso era un problema en esa compleja operación.

Tabares le manifestó que era menester justificar los gastos reservados con el fin de evitar inconvenientes, por lo que se debía buscar una solución efectiva ante esa situación.

"No teníamos información útil que fuera a representar el pago de los expedientes que a veces pedían cinco millones como el caso del primo del presidente, Mario Uribe, las fuentes pedían 40 millones de pesos, y pues el capitán me dijo si lo consiguen lo pagan, pero no lo consiguieron", señaló.