Inpec anunció la construcción de seis colonias agrícolas

En las colonias agrícolas se recluiría a indígenas y campesinos condenados. Habría una en cada región del país.

Como una forma de descongestionar las cárceles del país y dar mejor trato a los campesinos e indígenas que en ellas se encuentran recluidos, el Instituto Penitenciario y Carcelario de Colombia (Inpec) anunció la construcción de seis colonias agrícolas, una por cada región del país.

Lo hizo durante la primera sesión de la Comisión de Coordinación entre el Sistema Judicial Nacional y la Jurisdicción Especial Indígena realizada en Bogotá y a la que asistieron representantes de las organizaciones indígenas y de entidades como la Fiscalía, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf), la Procuraduría General de la Nación, el Consejo Superior de la Judicatura y la Defensoría del Pueblo.

Cada una de las seis colonias agrícolas tendría capacidad para 1.000 reclusos y en ellas, de acuerdo con el comandante del Inpec, general Gustavo Ricaurte, se les dará a los presos un trato diferente que tenga en cuenta su cultura, sus tradiciones y, en el caso de los 1.058 indígenas que se encuentran recluidos en cárceles del país, su cosmovisión y su Jurisdicción Especial.

El proyecto, según Ricaurte, ya es de conocimiento de la ministra de justicia, Ruth Stella Correa, y de los congresistas que representan a los indígenas en el Legislativo. El uniformado anunció, además, que ya se ha reunido con varios gobernadores y, por lo menos, seis de ellos ya habrían expresado su apoyo al respecto. La construcción de las colonias agrícolas, según Ricaurte, “no implicaría grandes costos”.

“Necesitamos recoger nuestras comunidades indígenas y nuestras comunidades campesinas en colonias agrícolas (…) Hay que enseñarles a trabajar y sacar el mejor provecho de sus artesanías. Hay que enseñarles a enseñar para que puedan instruir a sus compañeros en sus lenguas y sus dialectos”, aseveró.

El director del Inpec indicó: “Para esto contamos con la ayuda del Sena con 125 programas para enseñarles a cultivar la tierra para tener proyectos productivos. Estamos muy entusiasmados con esta iniciativa. Desde hace un año que venimos trabajando en ella y esperamos sea incluida en el Código Penitenciario”.

En este momento Colombia cuenta, apenas, con una colonia agrícola: la de Acacías (Meta) construida en 1930 y que alberga a cerca de 1.000 reclusos, la mayoría de ellos dedicados a labores del campo. Además de las seis colonias agrícolas, el general Ricaurte confirmó la construcción de seis megacárceles, cada una con una capacidad de 4.500 reclusos y, además, anunció que se ampliarán, por lo menos, 40 centros penitenciarios para que puedan albergar a más detenidos y así superar el hacinamiento que, de acuerdo con el mismo general Ricaurte, es del 51%.

La situación de los 142 centros penitenciarios del país es crítica y así lo han reiterado la Defensoría del Pueblo y la Procuraduría General de la Nación, entre otras entidades. Ese será uno de los retos que dejará el general Gustavo Ricaurte quien, al parecer, se retirará del cargo de director del Inpec a finales de este año para viajar a España donde se desempeñaría como agregado en la Embajada de Colombia en ese país.

Temas relacionados