Inseguridad en Medellín y Cali tiene en aprietos al Director de la Policía

El presidente Santos le ordenó al general León Riaño no salir de Medellín hasta lograr resultados, mientras que en Cali la situación empeora.

Con el propósito de asumir la tarea de frenar los índices de violencia e inseguridad en la ciudad de Medellín, el director de la Policía, general José Roberto León Riaño, trasladará su despacho a la capital de la montaña. Sin embargo, Cali también necesita la presencia del alto oficial, ya que esa ciudad se encuentra sin comandante y la situación de orden público empeora.

En cumplimiento a una orden del presidente Juan Manuel Santos, el alto oficial estará en esa ciudad hasta que logre mostrar resultados eficientes en la lucha contra el delito común, que afecta a gran parte de la población.

Según las cifras de las autoridades, el fin de semana pasado en la ciudad se registraron 31 muertes violentas.

Se espera que en los próximos días el general León Riaño anuncie nuevas medidas de choque para frenar la lucha de ‘los combos’ y bandas criminales que se disputan por el negocio del microtráfico.

El miércoles, el presidente ordenó al Director de la Policía Nacional trasladarse a Medellín y "quedarse allí hasta superar dificultades".

Santos, lamentó que la reducción de homicidios en el país que se presentó el año pasado esté reversando. "Aquí en Medellín y en Antioquia hemos visto que en las últimas semanas se reversó la tendencia que venía, muy saludable y muy fuerte, de reducción de los homicidios. Me preocupa".

Santos también recordó que en Antioquia en el último año se han capturado más de 2.200 jefes de las bandas criminales y destacó que el gran reto es evitar que los jóvenes sean reclutados por estas organizaciones y, así "quitarles su capacidad de reciclaje".

Por su parte, el alcalde de Medellín, Aníbal Gaviria, señaló que el anuncio de Santos obedece a los compromisos adquiridos el pasado 22 de febrero durante un consejo extraordinario de seguridad realizado en el barrio San Javier. En él se acordó una estrategia de intervención concentrada que "ha venido dando resultados" con la disminución del impacto de la violencia.

"Lo que se hará será reforzar los compromisos adquiridos por el Gobierno Nacional: poner a funcionar el Gaula, atacar fuentes de delincuencia y disminuir la escalada de violencia que se presentó el fin de semana pasado", puntualizó Gaviria.

Cabe recordar que la situación de orden público en Medellín no es la única preocupación del Gobierno. Cali atraviesa una difícil situación, sumada a la renuncia del general Fabio Alejandro Castañeda, comandante de la Policía en esa ciudad, quien pidió su retiro argumentando "razones personales".