La inspección judicial que hizo el CTI en la Dirección de Inteligencia de la Policía

Un mes atrás, la Fiscalía realizó una diligencia judicial en las instalaciones de la Dipol para recolectar pruebas en el marco de las investigaciones por las supuestas chuzadas a periodistas.

Hace tres semanas, el 17 y 18 de febrero, cuando la tempestad por los escándalos en la Policía no paraba y luego de que distintas autoridades anunciaran investigaciones por la supuesta Comunidad del Anillo, incrementos injustificados en patrimonios de oficiales y chuzadas a periodistas, el CTI de la Fiscalía realizó una inspección a las oficinas de la Dirección de Inteligencia de la Policía (Dipol). La diligencia se hizo en el marco de las pesquisas por los supuestos seguimientos e interceptaciones ilegales que se hicieron contra periodistas como Vicky Dávila y Claudia Morales.

En la inspección, la cual se mantuvo en total secreto porque supuestamente querían evitar agrandar el escándalo, se tomaron copias espejo de todos los equipos de la Dipol en los que se guardaban archivos sobre gastos reservados. El objetivo del CTI es indagar si en esos documentos se puede encontrar alguna pista de las chuzadas de las que habrían sido víctimas periodistas, pues se planteó la hipótesis de que las presuntas actividades ilegales se financiaron a través de gastos reservados en la Policía.

El Espectador consultó con la Fiscalía sobre el tema y le confirmó que la inspección sí se había realizado el pasado 17 y 18 de febrero en la Dipol. Sin embargo, indicaron que hasta el momentos, tras los análisis realizados por los peritos forenses en informática, no se había encontrado un solo vínculo entre los gastos reservados y las chuzadas a periodistas. La Fiscalía agregó que continuarán revisando el material, pero que aún no han hallado alguna evidencia que confirme los anónimos que recibieron las periodistas Vicky Dávila y Claudia Morales, en los cuales un supuesto policía les advertía que estaban siendo víctimas de seguimientos e interceptaciones ilegales desde la Dipol.

La inspección en la Dipol se da en medio de las investigaciones para esclarecer las supuestas irregularidades que sucedían al interior de la Policía y en las que estaba supuestamente implicado el excomandante de la institución, general (r) Rodolfo Palomino. Un dato que no se puede pasar por alto y que está vinculado directamente con estos escándalos en la Policía fue el supuesto secuestro del denunciante de la comunidad del anillo, Capitán Anyelo Palacio, el pasado sábado en la noche. Un hecho de suma gravedad si se tiene en cuenta que su testimonio incomodaba a muchos sectores del poder porque era el testigo -y una de las víctimas- claves en lo que, se presume, fue la red de prostitución más grande al interior de la Policía.