Interbolsa: "es claro que yo no represento a Eric Anderson"

Una controversia se generó entre los representantes de las víctimas del Fondo Premium.

Jaime Granados. /Archivo
Jaime Granados. /Archivo

El pasado lunes salió publicada en El Espectador una entrevista con los abogados Sergio Rodríguez y Juan David Riveros, quienes representan a 130 inversionistas que perdieron su dinero en el descalabro financiero que se dio en el Fondo Premium, en conexión con el tema Interbolsa. Ambos Juristas señalaron que Jaime Granados –representante de cerca de 1.100 víctimas– no aboga por los intereses de las víctimas sino que defiende a al exgerente administrador de Premium, Eric Anderson. 

Granados, sin embargo, dijo que tanto Rodríguez como Riveros están mal informados, y aseguró que él ha sido el primero en aportar pruebas significativas a la Fiscalía en el caso Interbolsa. En entrevista con este diario rechazó las declaraciones de sus pares, señalando que en ningún momento fue contratado para realizar una ‘conciliación entre cómplices’.

¿Por qué hay dos grupos de víctimas en el Fondo Premium?

El Fondo Premium tenía 1.261 inversionistas cuando ocurrió la debacle, es decir, el 31 de octubre del año pasado. Conforme a los reglamentos de Premium si hay una situación que ponga en peligro a los inversionistas quien sea el representante legal del Fondo debe designar un abogado independiente para proteger sus intereses. Eso fue lo que se hizo al designarme a mí y a mi equipo de trabajo. Yo estoy representando más de mil inversionistas que no contrataron un abogado independiente, como sí lo hizo un grupo de 130 personas que contrataron a los abogados Juan David Riveros, Julio Andrés Sampedro y Sergio Rodríguez. Aquí lo significativo es que nosotros fuimos los primeros en denunciar nueve delitos. Hemos dado prácticamente lo que la Fiscalía tiene en sus manos para poder hacer la imputación que está anunciada, al parecer, para octubre. Y finalmente hemos tratado por todas las vías posibles lograr que se recuperen los recursos para los inversionistas.

¿Y por qué los abogados de los otros 130 inversionistas dicen que usted está defendiendo al director del Fondo Premium, Eric Andersen, que ellos dicen sería uno de los responsables del descalabro?

Yo quisiera pensar –porque Sampedro y Riveros fueron mis alumnos– que están mal informados. Es claro que yo no represento a Andersen. Él no es mi cliente. Yo no le respondo a él. Él tiene una representación independiente. Mi único cometido es luchar por recuperar los recursos para el Fondo y sus inversionistas. Por eso hemos actuado ante todas las autoridades, particularmente ante la Fiscalía, de una manera que nadie más lo ha hecho. Incluso falta a la verdad, gravemente, el señor Sergio Rodríguez Azuero cuando afirma que los informes de mis peritos carecen de valor dizque porque trabajaban para el Fondo Premium. Eso es falso. Los peritos de Investigaciones Estratégicas no tenían ningún contacto. No sabían siquiera que existía el Fondo Premium hasta el día que yo los contraté que fue el 10 de noviembre del año pasado.

¿Por qué ellos dicen que usted estaría haciendo una conciliación entre cómplices?

Pues faltan a la verdad. Que yo sepa ni Riveros ni Sampedro se han atrevido a decir eso porque ellos como abogados reconocidos saben que cuando uno falta a la verdad se expone a una calumnia. Y ellos saben que eso no es cierto. Lo que diga Sergio Rodríguez Azuero es fruto más bien del hecho que yo lo confronté en una reunión con inversionistas e hice ver que él había sido asesor de Rodrigo Jaramillo, y que la manera en la que él se comportaba parecía indicar que estaba confabulado con la defensa de los señores Jaramillo, que yo esperaría que no fuera así. Lo dije públicamente y eso a él lo molestó y desde ahí ha venido haciendo una campaña que, en lugar de beneficiar a las víctimas, lo que ha hecho es tratar de perjudicarlas en la medida en que somos nosotros los que hemos hecho el trabajo de presentar las denuncias, de presentar las pruebas y de lograr que el caso avance. Así ahora se haya demorado en la imputación porque la Fiscalía prefirió imputar primero el tema de Fabricato y la Clínica La Candelaria y luego, en otra ronda, todo lo relacionado con el Fondo Premium.

¿Y qué dice respecto al señalamiento de que trabajadores del Fondo Premium terminaron trabajando para usted?

Cuando ocurrió la debacle el día 15 de noviembre, ante el alud de inquietudes de los inversionistas del Fondo Premium, nos pareció que era prudente que las personas que no sabían qué estaba pasando con sus ahorros de toda la vida tuviesen algún tipo de respuesta, y quienes conocían a los inversionistas eran las personas que trabajaban allá. Entonces, transitoriamente las contratamos para que ellas pudiesen hablar con los inversionistas e informes lo que estaba pasando. Ese call center ya se acabó porque la finalidad era transitoria. Hoy tenemos ya un canal directo de mi bufete con las víctimas, a quienes les reportamos periódicamente, al igual que un comité de transparencia que se hace con la participación, incluso, del interventor Alejandro Rebollo. Así que todas estas fábulas no son sino elementos de distracción que desafortunadamente no van en la vía de ayudar a recuperar los dineros de las víctimas sino de generar distracciones.

¿Qué ha pasado con Víctor Maldonado, con Juan Carlos Ortiz?

Ellos están denunciados por nueve delitos y han manifestado un interés de lograr una reparación para las víctimas, que a la fecha no se manifestado en ninguna propuesta concreta, sería y definitiva que pueda ser llevada a la Fiscalía y por supuesto a las demás autoridades. Es nuestro deber procurar la reparación de las víctimas y la ley permite que se haga una justicia restaurativa. Pero no ha existido voluntad de parte de ellos y en lo que puedo decir es que en este momento no se ha aportado ningún peso para la reparación de las víctimas.

¿Dónde están los dineros del Fondo Premium?

En este momento hay en bancos US $8 millones que se han podido recuperar no por aporte de los causantes de esta debacle sino a través de la recuperación de la cartera. Del resto de los US $174 millones, que había al 30 de septiembre de 2012, entre US $60 millones y US $70 millones se encuentran respaldados en diferentes créditos de buen desempeño y algunas inversiones. Pero el grueso, cerca de US $100 millones, se encuentran en riesgo por los autopréstamos que se hicieron a las empresas de Víctor Maldonado, a Alessandro Corridori y por la inversión exagerada de reposa y acciones de Fabricato, al extremo que en esto hay un riego de US$61 millones.

¿Se puede dar un conflicto interno cuando se repartan los dineros recuperados entre estos dos grupos de víctimas?

Existen unas unidades per cápita y sobre eso no hay discusión. A cada inversionista le corresponde una de estas unidades del valor del Fondo, ya sea que tenga un valor como originalmente lo tenía que era de US$170 millones o US$100 millones. Lo que cueste eso va a estar divido en Per Cápita.

¿Cuál es el problema de lavado de activos que tiene el Fondo?

La Fiscalía está investigando, a partir de nuestras denuncias, captación ilegal masiva y habitual y la posible comisión de lavado de activos de los que en su momento fueron los gestores del Premium que lo usaron, manipularon y tendrían que responder por lo que hicieron.

¿Por qué no fueron incluidos como víctimas en esta primera etapa del caso Interbolsa?

Nosotros le pedimos a la Fiscalía y al juez que nos permitiera participar por tres razones. La primera porque denunciamos estos hechos. Segunda porque el Fondo Premium está afectado en la medida en que hay US$61 millones en acciones de Fabricato que fueron infladas artificialmente por la maniobra por la maniobra que justamente se está imputando. Y tercero, que uno de los principales actores del proceso, que es Corridori, se financió con los recursos del fondo. Es un contrasentido que no podamos estar. Ante la oposición de la Fiscalía, de que tenemos que ir en audiencia separada, tenemos que acatar la decisión del juez que es esperar hasta el mes de octubre, dejando mientras tanto a los 1.261 inversionistas en el aire.

¿Qué es lo que le piden los inversionistas?

Que se repare y se reintegran los más de US$100 millones que están en riesgo. Repito, hasta este momento que hablamos, ni un sólo centavo se ha visto.

Temas relacionados