Interpol emite circular roja a María del Pilar Hurtado

La exdirectora del DAS al parecer se encuentra en Panamá.

La Secretaría General de Interpol emitió circular roja contra María del Pilar Hurtado, quien se encuentra prófuga de la justicia, luego de que el gobierno de Panamá negara el estatus de refugiada a la exdirectora del DAS, investigada por el escándalo de las 'chuzadas'. (Lea: Panamá niega estatus de refugiada a María del Pilar Hurtado)

Con esta circular roja, Hurtado se convierte en una de las personas más buscadas, ya que su nombre fue incluido en las bases de datos de las agencias de inteligencia del mundo.

Hurtado es acusada en Colombia de peculado por apropiación, falsedad ideológica en documento público, abuso de función pública, violación ilícita de comunicaciones y concierto para delinquir.

La exjefa de inteligencia se asiló en Panamá en 2010, pero perdió esa condición después de que en mayo pasado la Corte Suprema de Justicia declarase inconstitucional el decreto mediante el cual el Ejecutivo le concedió ese derecho de la justicia internacional.

En agosto pasado el Gobierno de Juan Carlos Varela notificó a Colombia que había negado una petición de extradición de Hurtado, la segunda presentada.

Panamá argumentó que las leyes panameñas y convenios internacionales le impedían "conceder una extradición que ha sido negada anteriormente con los mismos fundamentos y respecto a la misma persona, tal como fue el caso en mención".

A Hurtado, que fue directora del ahora desaparecido Departamento Administrativo de Seguridad (DAS, organismo de inteligencia), se le vincula a una trama de escuchas ilegales de la que fueron víctimas magistrados, políticos y periodistas durante el Gobierno de Álvaro Uribe (2002-2010).

Las autoridades panameñas han manifestado que desconocen el paradero de Hurtado, quien se encuentra de forma ilegal en ese país, ya que el Gobierno colombiano le canceló el pasaporte.

En caso de que la exjefa de inteligencia acudiera a las autoridades migratorias panameñas, éstas tendrían que tomar cartas en el asunto, debido a la orden internacional de captura que está vigente en su contra.