Investigación formal contra Gabriel García

La captura del exviceministro de Transporte desató una seguidilla de acusaciones y pronunciamientos.

@rafaelperezb

Anoche se adelantaba en el complejo de Paloquemao, en Bogotá, la audiencia imputación de cargos (para iniciar la investigación formal), de legalización de captura y solicitud de medida de aseguramiento contra Gabriel García, quien fue el viceministro de Transporte del expresidente Álvaro Uribe, por presuntamente haber recibido un soborno de US$6,5 millones para entregarle al gigante de la construcción brasileño, Odebrecht, el contrato para adelantar las obras de la Ruta del Sol II. (Lea: ¿Qué obras y qué líos tiene Odebrecht en Colombia?)

Si bien la Fiscalía esperaba realizar la audiencia para legalizar su captura e imputarle cargos el viernes al mediodía, por problemas de hipertensión de García dicha solicitud tuvo que ser aplazada hasta las 10:30 p.m. Durante la mañana y la tarde, el exviceministro estuvo recluido en el búnker de la Fiscalía, a la espera de la continuación de su proceso.

A raíz de esta captura, el pasado viernes aparecieron en micrófonos y pantallas los personajes que de una u otra manera podrían ser salpicados por el escándalo de corrupción en el que se encuentra metida la firma Odebrecht. La reacción de políticos y funcionarios públicos no era para menos: la detención del exviceministro y exdirector encargado del Instituto Nacional de Concesiones (Inco) fue la primera en el país por este escándalo internacional.

“No hay derecho a que personas como Gabriel García reciban sobornos. Persona que venía con la más alta recomendación”, dijo en una carta pública el expresidente y senador Álvaro Uribe al referirse a quien fuera su viceministro de Transporte. Uribe apuntó su dedo hacia Silvana Giamo, quien fuera directora ejecutiva de la Cámara de Comercio de Cartagena, y dijo que él siguió su recomendación. Giamo, por su parte, se defendió y explicó que recomendó al hoy capturado por su “formación académica, su trayectoria profesional y en la estructura moral que se conocía de su familia”.

Pero eso no es todo. Las entidades estatales también se manifestaron. La Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) señaló en un comunicado: “Celebramos la celeridad y los resultados que viene teniendo la investigación de los confesos sobornos de Odebrecht en Colombia por parte de la Fiscalía”. El ministro de Transporte, Jorge Eduardo Rojas, declaró que las investigaciones por el escándalo debían continuar. “No queremos que las cosas queden en entredicho y (queremos) que se individualice. Que caiga el que tenga que caer”.