Investigan presuntas irregularidades en construcción de megacolegio en Casanare

Cinco personas, entre los que se encuentran funcionarios de la Gobernación del Casanare, contratistas e integrantes de la Unión Temporal Megapaz, habrían defraudado a la Nación por $2.025 millones.

La Fiscalía estableció que la obra también presentaba falencias en cuanto a los diseños, planeación y servicios públicos.Archivo particular.

La Fiscalía General capturó a cinco personas señaladas de cometer posibles irregularidades en la construcción de un megacolegio en el municipio de Paz de Ariporo (Casanare), en el que se habría defraudado el erario público por un valor de $2.025 millones. Entre los capturados se encuentran exfuncionarios de la Gobernación del Casanare, contratistas  e integrantes de la Unión Temporal Megapaz.

De acuerdo con las investigaciones, el ente investigativo capturó a Rodrigo Tadeo Flechas Ramírez, exjefe de la unidad de contratación de la Gobernación de Casanare; Cristian Gómez Mejía, Gerente de Ingecol; y Orlando Javier Sanabria Mejía, representante legal de Unión Temporal Mega Paz, empresa encargada de la construcción del megacolegio.

Luego, ante el juzgado primero penal de Yopal, la Fiscalía le imputó cargos Tadeo Flechas por los delitos de peculado por apropiación a favor de terceros, celebración de contratos sin cumplimiento de requisitos legales y prevaricato por omisión. Sin embargo, el exfuncionario se declaró inocente.

En cuanto a Gómez Mejía y Sanabria Mejía, el ente investigativo les imputó peculado por apropiación y contrato sin cumplimiento de requisitos legales, pero también se declararon inocentes. El juez, por su parte, los dejó en libertad pero con restricciones para salir del país y deberán presentarse cuando la autoridad los solicite.

Dentro de la investigación, la Fiscalía escuchó en interrogatorio a otros dos contratistas y ordenó la práctica de pruebas grafológicas porque, al parecer, existe duda de su autoría toda vez que habrían falsificado firmas y documentos. De acuerdo con la investigación, dentro del contrato 0210 de 2011, que tenía por objeto la construcción del megacolegio por un valor de $9.499 millones, se realizó un anticipo del 50% cuando, inicialmente, se había establecido el 40% del valor.

Igualmente, la Fiscalía estableció que la obra presentaba falencias en cuanto a los diseños, planeación y servicios públicos. Además la Corporación Autónoma Regional de la Orinoquía (Corporinoquía) no otorgó los permisos ambientales para la construcción, pues al parecer el colegio iba a estar ubicado cerca de una laguna.