Investigan responsabilidad disciplinaria de alcalde por muerte de toro en Turbaco

La Procuraduría inició el acopio de material probatorio que permita establecer si hubo responsabilidad disciplinaria en este reciente caso de maltrato animal.

Luis Pérez / Flickr

Tras conocerse un video que evidencia el brutal ataque del que fue víctima un toro en las corralejas de Turbaco, (Bolívar), la Procuraduría General de la Nación anunció que adelanta la recopilación de los elementos de juicio para establecer la posible responsabilidad disciplinaria del alcalde Mayron Martínez Ramos.

De acuerdo con el Ministerio Público, se logró determinar que en desarrollo de las corralejas se violó el Estatuto Nacional de Protección de los Animales, por lo que requirió al mandatario para que informe las medidas adoptadas para garantizar que situaciones que induzcan al maltrato animal no se vuelvan a repetir.

“En este estatuto se presumen como hechos dañinos y actos de crueldad para con los animales, entre otros, herir o lesionar a un animal por golpe, quemadura, cortada o punzada o con arma de fuego; causar la muerte innecesaria o daño grave a un animal obrando por motivo abyecto o fútil y causar la muerte inevitable o necesaria a un animal con procedimientos que originen sufrimiento o que prolonguen su agonía”, aseguró la entidad a través de un comunicado de prensa.

Adicionalmente, el Ministerio Público solicitó a los alcaldes del país el cumplimiento de la normativa que regula las juntas protectoras de animales y del Estatuto Nacional de Protección de los Animales.

Indignación nacional

Los defensores de animales advierten que el alcalde y organizadores de las corralejas podrían entrentarse a posibles acciones penales por el ataque y muerte del toro.

Fanny Pachón, integrante de una de estas organizaciones en contra del maltrato animal, afirmó en Blu Radio que el hecho va en contra de la Constitución.

“Eso va en contra de la Constitución, a un animal no se le debe producir dolor. Ellos (asistentes a corralejas) hacen todo lo contrario… Es una histeria de sangre. Se han pasado la ley por la faja”, aseveró.