Investigan si magistrados del Consejo de Estado están 'chuzados'

Gustavo Gómez Aranguren, de la Sección Segunda del alto tribunal, estudia el recurso extraordinario de súplica presentado por la Procuraduría contra la decisión que le otorgó medidas cautelares al alcalde de Bogotá, Gustavo Petro.

Por solicitud de la presidente del Consejo de Estado, Claudia Rojas Lasso, agentes del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía General ingresaron el pasado miércoles para analizar el computador del despacho del magistrado Gustavo Gómez Aranguren, pues según primeras informaciones, se habrían borrado algunos archivos importantes de manera remota.

La presidente de la Corporación hizo esta solicitud, debido a que Aranguren tiene a su cargo el estudio del recurso extraordinario presentado por la Procuraduría General en contra de la decisión tomada por el togado Gustavo Arenas que le otorgó medidas cautelares al alcalde de Bogotá, Gustavo Petro suspendiendo así la sanción disciplinaria consistente en destitución e inhabilidad por 15 años para ejercer cargos públicos.  

Gómez Aranguren fue además el ponente de la decisión que anuló el fallo emitido por el MInisterio Público en contra del exalcalde de Medellín, Alonso Salazar al considerar que el organo de control disciplinario se había extralimitado en sus funciones y no había valorado de manera correcta las pruebas presentadas en la investigación contra el exmandatario antioqueño por presunta participación en política. 

Según informó Noticias RCN Rojas decidió solicitar la ayuda del CTI debido después de que se presentaran movimientos irregulares en el equipo del despacho del magistrado, hecho por el cual los investigadores se llevaron un computador y varias memorias USB para que sean analizadas técnicamente.

Se ha podido establecer que el computador del consejero se prendia y se apagaba sin que nadie lo controlara, los archivos se borraban o algunos párrafos de las decisiones eran manipulados cambiándolos de orden o manipulando palabras claves en las sentencias. La primera hipótesis de los investigadores está dirigida a un manejo del computador del magistrado por medio de control remoto.

La magistrada Claudia Rojas dijo a la emisora La F.M. que están preocupados porque desde hace “algún tiempo hemos sentido que los fallos son filtrados y conocidos por terceros, con comillas y todo, antes que sean analizados por la Sala plena lo que nos tiene muy preocupados”.

Se espera que en los próximos días agentes del CTI expertos en informática y delitos informáticos presenten el primer informe en el marco de las investigaciones dirigidas a establecer si ‘hackers’ estarían manipulando, borrando y alterando la información del computador del magistrado a distancia o si en el mismo se instaló un software malicioso con el fin de modificar los fallos.