Investigarán predios de los hermanos Hernández de la Cuesta

Jorge Enrique Vélez, superintendente de Notariado y registro, confirmó que se adelantarán investigaciones sobre la compra de la finca Flor del Monte, propiedad de los Hernández.

Superintendente de Notariado y Registro, Jorge Enrique Vélez. /Archivo

El superintendente de Notariado y Registro, Jorge Enrique Vélez, confirmó en Caracol Radio que las autoridades investigarán las denuncias sobre los predios que reclaman un grupo de víctimas en el Urabá y que les pertenecen a los hermanos Jorge, Juan Carlos y Ricardo Hernández de la Cuesta.

“Aparentemente, sí hay unas denuncias por estos predios. Hemos revisado los certificados y la tradición y ellos son terceros compradores”, aseguró el superintendente.

Según las declaraciones de Vélez, el proceso investigativo será el que defina las circunstancias de la compra de una finca de 736 hectáreas en el Urabá, de parte de los hermanos Hernández de la Cuesta, hijos del exsenador conservador Jorge Hernández Restrepo.

La familia Hernández es dueña de la mitad de El Colombiano. En la investigación publicada por este diario en su última edición dominical, se trata de un predio, ubicado en Blanquicet, vereda de Turbo (Antioquia), en donde se han presentado dos reclamaciones desde 2012. (Lea: Reclaman tierras de los Hernández de la Cuesta)

Según la investigación realizada por El Espectador, la totalidad de los predios, que compraron primero Raúl Mora Pérez y su padre Raúl Mora Abad, pasaron a nombre de los hermanos Hernández en 2001, cuando hicieron de estas tierras la finca ganadera Flor de Monte. Diez años más tarde, el primer problema se les presentó a los dueños del predio por una denuncia de un “presunto despojo por vía jurídica”.

En un informe presentado por la Superintendencia de Notariado en agosto de 2011, la entidad registró 769 casos de posibles irregularidades sobre los predios rurales en el Urabá. Flor del Monte aparecía dentro del documento, pero el supernotariado concluyó que los reclamantes no tenían relación con los predios.

Este diario consultó a la familia Hernández sobre el tema, quienes señalaron que al momento de la compra de los predios, no existía ningún tipo de reclamación y que tampoco tenían conocimiento de la expansión paramilitar en la zona.

Además de adelantar la investigación sobre estos predios, el superintendente señaló que se ha incrementado el número de falsas víctimas en los procesos de restitución de tierras. “La ley no la podemos volver un negocio para ciertos tipos de delincuentes que no solo se están tratando de aprovechar de las tierras sino también involucrando a los campesinos que nada tienen que ver con estos problemas” concluyó Vélez.