Isla Múcura, un paraíso para los narcos

Este paradisíaco escenario ha sido ocupado por varios narcotraficantes y jefes paramilitares.

La isla Múcura ubicada en el archipiélago de San Bernardo, a dos horas de Cartagena, ha sido el centro de atención, en los últimos días, por la reciente captura de alias ‘Fritanga’, quien se dio el lujo de alquilar una de las lujosas propiedades para celebrar su matrimonio. Ver la historia de Isla Múcura.

Esta isla es un lugar que por sus paisajes exóticos de aguas traslúcidas, arena blanca, palmas y manglares no tiene nada que envidiarle a lo que podría ser el Edén. Sin embargo, guarda un pasado oscuro.

Según registros históricos consultados por El Espectador, desde 1589 la isla Múcura, estuvo en la mira de los particulares. Alonso Quadrados o Jacobe de Arriaga, entre otros, aparecieron como los primeros propietarios. Para ello acreditaron supuestas cédulas reales otorgadas por el Cabildo de Cartagena. Posteriormente, hacia 1938, la Oficina de Registro de Instrumentos Públicos de Cartagena acreditó como dueño a Julio Espinosa. Y luego de varios negocios, en los últimos años aparecieron como propietarias en los registros algunas familias antioqueñas.

Entre los años 2000 y 2003, este paraíso tropical fue ocupado por José Israel Guzmán, alias ‘El arquitecto’, quien años después pagó con este predio una deuda de $5 millones de dólares que tenía con paramilitares.

Para ese entonces varios particulares ya habían invertido cuantiosos recursos para hacer de esta isla un exclusivo, recóndito y paradisiaco lugar dedicado a la recreación y el descanso privado, a 40 millas náuticas de Cartagena, que se recorren en hora y media.

La isla Múcura está dividida en seis predios: Punta Faro, Puerto Viejo, Club 100, Casa de Tabla, Caserío-Pueblo y El Rolo. Precisamente Punta Faro se convirtió en un hotel considerado como una de las joyas del Caribe colombiano y fue declarado parque nacional. En otra zona de la isla, Puerto Viejo, se construyó una amplia casa de recreo. Y a pocos metros se edificó una de las más llamativas, el Club 100, una mansión en un terreno de cerca de 3 hectáreas, edificada en dos pisos, una laguna para encuentros sociales, piscina, zona para la ubicación de lanchas, helipuerto y 10 suites con jacuzzi. Una edificación que según registros del Incoder fue reformada 10 veces.

La toma de Mancuso

El mar de varias tonalidades, la suave brisa, un paisaje único, la paz que produce la naturaleza, una sofisticada infraestructura y su ubicación estratégica, cerca de los departamentos de Bolívar, Sucre y Córdoba, llamaron la atención de Mancuso y sus hombres. Según le relataron a El Espectador algunos abogados y funcionarios públicos, hacia 2002 el jefe paramilitar llegó a isla Múcura y se posesionó del predio Club 100.

En desarrollo de su proceso ante la justicia, Mancuso se presentó por primera vez ante un fiscal de Justicia y Paz en Medellín el 19 de diciembre de 2006. En versiones posteriores a la Fiscalía reconoció su participación en 87 hechos criminales, entre masacres, secuestros y tráfico de armas. Y en esos tribunales ofreció la entrega de bienes, entre ellos el Club 100 en la isla Múcura del archipiélago de San Bernardo, con el propósito de reparar a sus víctimas.

Finalmente, el Gobierno ratificó que es un baldío, por lo que nadie puede reclamarlo como propio. Sin embargo, en ese lugar, varios narcotraficantes y paramilitares pasaron plácidas temporadas de vacaciones.
 

Temas relacionados

 

últimas noticias