“Iván Márquez” y “Romaña” llegan al Meta para disputarle las rutas del narcotráfico a “Gentil Duarte”

Noticias destacadas de Judicial

El reciente decomiso de media tonelada de cocaína en Puerto Concordia, sur de ese departamento, evidenció que la Segunda Marquetalia contactó a viejas fichas de las Farc para comprar cocaína y venderla a carteles mexicanos y mafias europeas.

En la constante lucha por los corredores del tráfico de cocaína en Colombia, las disidencias de la Segunda Marquetalia (el grupo armado que retomó las armas en agosto de 2019, liderado por alias Iván Márquez) han permanecido en constante movimiento por extender sus tentáculos por todo el país con el fin de no quedarse atrás con respecto a otros grupos criminales que compiten por adueñarse del lucrativo negocio. Una reciente incautación de la Dirección Antinarcóticos de la Policía reveló cómo los hombres que dieron la espalda al Acuerdo de Paz ya están moviéndose en los Llanos Orientales para empezar a ganarle terreno al frente Primero de las disidencias de Gentil Duarte, que se apartó de los diálogos desde julio de 2016.

El Espectador conoció detalles de ese operativo, que ocurrió el pasado 7 de diciembre en Puerto Concordia, un municipio en el sur del Meta que colinda con otro que es considerado como uno de los bastiones de las disidencias de Gentil Duarte: San José del Guaviare. Miembros de la Policía recibieron información de un desmovilizado de las Farc, a través de una llamada a la línea antidrogas 167, sobre la ubicación de una caleta de media tonelada de cocaína que iba a ser vendida a alias Romaña, uno de los integrantes de la Segunda Marquetalia (junto a Santrich y el Paisa) que fue designado para expandir sus estructuras de narcotráfico como una de las formas de financiar al grupo criminal.

Al parecer Iván Márquez, jefe de la Segunda Marquetalia, delegó a Romaña la tarea de incursionar en Guaviare y Meta, zona considerada el centro de operaciones de esta disidencia. Henry Castellanos o Romaña es un curtido guerrillero del bloque Oriental de la desaparecida guerrilla, quien por décadas hizo de la serranía de La Macarena una de sus principales retaguardias. “La dificultad de ingresar con su organización criminal de manera directa a los Llanos lo hizo buscar otra estrategia: incursionar por medio de aliados narcotraficantes, quienes le continúan pagando el gramaje a Gentil Duarte, pero le venden la totalidad de la droga a Márquez para que fortalezca sus alianzas con carteles mexicanos y europeos”, dice un funcionario de la Policía. (Lea también: Tras la pista de policías aliados con narcos y de fuga de información reservada)

Los investigadores lograron establecer que la cocaína provenía de al menos tres laboratorios ubicados en Guaviare y Meta, donde trabaja un experimentado químico cercano a Romaña, conocido en el mundo criminal con el alias de Cusumbo. Asimismo, se conoció que el acopio y transporte de los cargamentos a Venezuela, a través de Arauca, están bajo la responsabilidad de alias La Yola, uno de los principales contactos de Romaña para el narcotráfico. Esta mujer guarda un vínculo de varios años con las Farc, pues facilitaba instalar laboratorios en sus predios en la Uribe, Meta. Ella se ocultó durante décadas de las autoridades bajo la fachada de una próspera ganadera de la región, asegura la Policía.

Como reveló este diario en octubre pasado, existen fuertes choques entre Iván Márquez y Gentil Duarte por absorber las estructuras residuales que están asentadas en regiones claves en la producción de cocaína y su transporte. La Policía señala que hay una guerra a muerte en las zonas que ambicionan como Putumayo, Nariño, Catatumbo y Cauca. Con esta incautación también se conoce que alias el Paisa no fue el único designado para armar el andamiaje narcotraficante. Este líder disidente, quien estuvo a cargo de la temida columna móvil Teófilo Forero de las Farc, logró pactar una alianza con gente de La Constru en Putumayo, la organización de origen narcoparamilitar que nació en 2006 como una oficina de cobro en el sur y occidente del país.

El Paisa también habría forjado una alianza con el frente 48 de las disidencias, entrando en disputa con la estructura Carolina Ramírez, alineada con el frente Primero Gentil Duarte. Alias el Paisa, según los organismos de seguridaddel Estado, mantiene contactos con narcos extranjeros, que compran la droga en plena zona de producción a un precio que los beneficia a todos. Además, toman el 30 % de ganancias de los envíos al exterior, según la investigación de Antinarcóticos de la Policía. Esta pesquisa también ha determinado que Romaña maneja la parte operativa del narcotráfico de la Segunda Marquetalia: desde pistas clandestinas en territorio venezolano hasta la alineación de estructuras criminales en Nariño que se quieren aliar.

Sobre las rutas de Márquez se ha identificado que si la droga tiene como destino Europa, se utiliza el río Caquetá, que enlaza los centros de producción de cocaína en Caquetá y Putumayo, conectando directamente hacia Brasil. Ya en territorio brasileño se une con el río Amazonas que, a través de transporte escalonado (en puntos ya establecidos por las disidencias), traza una ruta de salida al océano Atlántico. Cuando los alijos de cocaína tienen como destino Centroamérica -para luego enviar a EE. UU.-, la trasladan desde el Putumayo a territorio ecuatoriano por vía terrestre hasta las ciudades de Manta y Esmeraldas, donde la droga es enviada en lanchas rápidas o contenedores. (Le puede intersar: Capturan a alias “Álvaro Boyaco”, jefe financiero de la disidencia de “Gentil Duarte”)

Se han identificado pistas en el estado venezolano de Apure, las cuales se utilizan para la salida de aeronaves hacia Guatemala, Honduras y México, con cargamentos que oscilan entre 700 y 1.200 kilos de cocaína. Sus principales aliados extranjeros son el cartel mexicano Jalisco Nueva Generación y el Primer Comando Capital en Brasil. Este último, según el portal Insight Crime, es una organización criminal conformada por prisioneros que organizaron grupos para defenderse en el violento sistema penitenciario de Brasil. Surgió en San Pablo en los años 90 y ha librado una sangrienta batalla por el dominio en todo el país. Se cree que es el grupo criminal más grande y organizado de Brasil.

En noviembre pasado, la disidencia de Márquez perdió a uno de sus hombres destinados a operar en el oriente de venezolano: Olivio Iván Merchán, alias Loco Iván, muerto durante un operativo militar venezolano en el municipio de Angostura de Bolívar, al oriente de Venezuela y fronterizo con Brasil. Durante 2020 La Segunda Marquetalia también perdió a otras dos fichas claves en su plan para ganarle terreno a los grupos criminales en el narcotráfico. En julio fueron capturados alias Ariel y Hermes, quienes eran los encargados de manejar los negocios ilícitos de la estructura en el norte de Antioquia y sur del Huila, respectivamente.

Comparte en redes: