Jessy Quintero seguirá siendo procesada por el delito de falso testimonio

El Tribunal Superior de Bogotá rechazó la apelación presentada por la defensa de la joven.

La Sala Penal del Tribunal Superior de Bogotá rechazó el recurso de apelación presentada por la defensa de la estudiante de Jessy Quintero con el cual se buscaba el retiro del delito de falso testimonio en el proceso que se le adelanta por su presunta responsabilidad en la muerte de Luis Andrés Colmenares. 

Según la decisión tomada por el magistrado José Joaquín Urbano, la pretensión presentada por la defensa de Quintero no estaba basada en los tres casos que exige la ley, hecho por el cual rechazó la solicitud presentada por los abogados.

El magistrado explicó que la joven fue procesada por los delitos de encubrimiento y falso testimonio, pero que "en la investigación Jessy Quinteto no estaba acusada por la autoincriminación, y su situación es diferente a la de Laura Moreno".

De acuerdo con la explicación del magistrado José Joaquín Urbano, la controversia presentada entre la defensa de Jessy y la fiscalía deberá dirimirse en juicio y no en una instancia procesal anterior, puesto que a su juicio los actos investigativos realizados por el ente acusador no pueden generar responsabilidad penal a título de falso testimonio, conforme lo ha expresado la defensa de Quintero.

“Para el Tribunal es claro que las causales invocadas por la defensa de Jessy Mercedes no se apoyan en circunstancias objetivas sino subjetivas, y además, que remiten a valoraciones jurídicas ajenas a una preclusión de la actuación impropias del debate probatorio”, explicó el jurista.

Así mismo, el Tribunal consideró que la preclusión sobre el delito de falso testimonio que pesaba contra Laura Moreno no podía hacerse extensiva a Jessy por cuanto que mientras la una no podía testificar en su contra respecto al cargo de homicidio agravado, la otra habría faltado a la verdad respecto a los hechos registrados el 31 de octubre de 2010.

Puesto que sobre Jessy pesa la acusación por su presunta responsabilidad en los delitos de falso testimonio y encubrimiento de manera que a juicio de la Fiscalía habría faltado a la verdad sobre sus declaraciones, el Tribunal consideró que a diferencia de Laura su derecho a no declarar en su contra siempre estuvo garantizado en la medida que en su contra no pesa el delito de homicidio, del que por el contrario si se responsabilizó a Laura.

“La situación procesal de Laura Milena es muy distinta a la de Jessy Mercedes”, puntualizó el magistrado Urbano, reiterando que por tal motivo Jessy no podía estar amparada por el privilegio de la autoincriminación, de tal manera que la determinación que se adoptara a favor de Laura en el pasado no podía hacerse extensiva a Quintero.

Según la solicitud presentada por los defensores de la joven de 20 años, su cliente no puede responder por este delito puesto que en tres entrevistas y una declaración juramentada le dijo a la Fiscalía lo que sabía sobre los hechos que se presentaron el día en que murió Luis Andrés en calidad de testigo en el marco de la investigación que se adelantaba.

Ante esto, se señala que la joven no puede declarar en contra de sí misma puesto que esto violaría la Constitución Política, el derecho penal, las normas y la ley. “Ella no puede pasar de testigo a indiciada”, precisó uno de los abogados.

Para la defensa de la estudiante, la Fiscalía está violando el debido proceso, puesto que en el escrito de acusación existen irregularidades y contradicciones en la participación de su cliente en los hechos que son materia de investigación.