Jorge Enrique Pizano, pieza clave en el escándalo de Odebrecht, murió de un infarto

El exgerente del Acueducto y excontroller de la Concesionaria Ruta del Sol padecía cáncer. La Fiscalía iba a imputarle cargos por supuestas irregularidades en contratación en la empresa de aguas.

Jorge Enrique Pizano, ingeniero civil, fue uno de los principales responsables del control y monitoreo de la información financiera y contable de la Concesionaria Ruta del Sol. Archivo

Jorge Enrique Pizano falleció esta mañana en su finca en Subachoque (Cundinamarca) a raíz de un infarto. El exgerente de la empresa de Acueducto de Bogotá y excomptroller de la Concesionaria Ruta del Sol, cuyo socio mayoritario era Odebrecht, resultó ser una pieza clave en el escándalo de corrupción que rodea a la multinacional brasileña y a varios funcionarios públicos. 

(En contexto: Las alertas de corrupción que no fueron oídas en la Ruta del Sol)

Desde hace varios años, Pizano luchaba contra un agresivo cáncer. Sin embargo, la causa de la muerte habría sido un ataque cardiaco. En octubre del año pasado, la Fiscalía anunció que le imputaría cargos por supuestas irregularidades en la contratación del proyecto Tunjuelo-Canoas. Pero la audiencia, en donde el ente investigador le iba a imputar los delitos de peculado por apropiación, cohecho e interés indebido en la celebración de contratos, nunca suceció. 

Sin embargo, Pizano era una pieza clave en la investigación por el entramado de corrupción en que Odebrecht pagó sobornos a varios funcionarios públicos y otros empresarios a cambio de quedarse con millonarios contratos en Colombia. Según la versión que le entregó Pizano a las autoridades, desde 2012 existían reportes de que algo andaba mal dentro de la Concesionaria Ruta del Sol.  En su función de comptroller conoció de contratos que se pagaron sin justificación alguna, por lo que alertó a los directivos de Corficolombiana y Odebrecht sobre posibles irregularidades. 

(Lea también: “Fui una piedra en el zapato para los accionistas de la Ruta del Sol 2": Luis Fernando Andrade)

Pizano entregó documentación, tanto a la Fiscalía, la Procuraduría, la Superintendencia de Industrica y Comercio y un Tribunal de Arbitramento, que evidenciaría los pagos irregulares y que los directivos del Grupo Aval conocían estas alertas. Entre las pruebas que Pizano tuvo en su poder hay correos electrónicos, facturas y comunicaciones con funcionarios de la concesionaria. 

Además de estos proceso, Pizano presentó una demanda en contra de la Concesionaria Ruta del Sol por su despedido, según él injustificado, de su puesto como comptroller . Su argumento es que ante las alertas emitidas, se convirtió en una persona incómoda al interior de la sociedad.