Fiscalía archiva investigación por muerte de Alejandro Pizano

Alejandro Pizano, hijo del excontroller de la Concesionaria Ruta del Sol Jorge Enrique Pizano, falleció el pasado 10 de noviembre tras beber cianuro de una botella de agua que se encontraba en la oficina de su padre.

El 8 de noviembre del año pasado Jorge Enrique Pizano falleció de un infarto. Dos días después murió su hijo Alejandro. Archivo.

El fiscal Néstor Humberto Martínez entregó nuevos detalles de la muerte de Alejandro Pizano Ponce de León, hijo de Jorge Enrique Pizano excontroller de la Concesionaria Ruta del Sol y considerado el testigo estrella en el escándalo de Odebrecht. El jefe del ente investigador reveló que la botella de agua saborizada que contenía el cianuro que bebió Alejandro Pizano fue comprada y manipulada por Jorge Pizano y que las dudas frente al caso ya quedaron resueltas por lo que dispuso archivar la investigación que se adelantaba en este caso.

Este es el video del momento en el Pizano compra varias botellas de agua en una tienda de Subachoque

(En contexto: Con cianuro murió Alejandro Pizano, hijo de testigo clave en caso Odebrecht)

“La señora fiscal de conocimiento estableció que el señor Jorge Enrique Pizano tuvo control de la botella de agua saborizada hasta antes de su muerte, así lo demuestran las evidencias recaudadas”, aseguró el fiscal. Según las investigaciones y los videos revelados por la entidad, la compra de la botella se realizó el 14 de octubre del año pasado en Subachoque (Cundinamarca).   

“Hay evidencias biológicas que dan cuenta que en esa botella hubo contacto del padre de la persona fallecida con la botella del señor Jorge Enrique Pizano”, señaló Martínez. Adicionalmente, uno de los testimonios de una de las empleadas de servicio también habría sido clave para esclarecer la muerte del hijo del excontroller.

“El día miércoles 7 de noviembre de 2018, día anterior al deceso del doctor Pizano lo vio acercarse a la cocina y sacar una cuchara de palo de uno de los cajones mientras llevaba en su mano una botella de agua. Según la declaración, el señor (Jorge Enrique) Pizano Callejas llevó los dos objetos a un baño del segundo piso y se encerró allí durante varios minutos. En ese mismo baño, días después, se encontró un pote de cianuro de potasio”, agregó el fiscal general.  

(Lea también: Jorge Enrique Pizano, pieza clave en el escándalo de Odebrecht, murió de un infarto)

Otro elemento que habría sido clave para los investigadores habría sido una carta que habría dejado Pizano a su familia en la que deja escritos algunos asuntos pendientes. El escrito se titula “tareas por hacer” y señala 11 actividades pendientes, “ilustra sobre el lugar donde se encuentra documentación que interesa a la familia, como escrituras, pasaportes, etc. Da cuenta de detalles bancarios y obligaciones monetarias de la familia y hace referencia a otras obligaciones dinerarias que estarían al día”, contó Martínez.

Tras la muerte de Pizano, aseguró el fiscal, ninguna persona visitó la finca entre el 9 y el 11 de noviembre, hasta cuando Alejandro Pizano llegó en compañía de otros familiares y sucedió el accidente en el que bebió agua de la botella que contenía cianuro, lo que causó su muerte. “Los testimonios del circulo familiar de Alejandro Pizano dan cuenta que el 11 de noviembre de 2018, tres días después de la muerte de Jorge Enrique Pizano, la familia realizó una visita póstuma a la finca El Ático en Subachoque. Se trato de una visita que según el dicho de los propios familiares no fue divulgada más allá del circulo cercano de la familia al punto que los cuidanderos del inmueble solo conocieron de la visita cuando se hicieron presentes en la finca los familiares, particularmente la madre, el doctor Alejandro Pizano, su esposa y sus dos hermanas”