José Miguel Narváez seguirá preso a pesar de que tumbaron su condena por chuzadas

El Tribunal Superior de Bogotá, que hace un mes había ratificado la sentencia contra el exsubdirector del DAS por seguimientos ilegales, dejó sin validez el fallo que le daba ocho años de prisión al argumentar que se había prescrito el crimen.

José Miguel Narváez, exsubdirector del DAS/ Archivo

A pesar de que el pasado 18 de noviembre el Tribunal Superior de Bogotá había ratificado la condena de ocho años de cárcel contra el exsubdirector del DAS, José Miguel Narváez, por los seguimientos ilegales que se hicieron desde el DAS entre 2004 y 2005, la misma corporación tumbó la sentencia argumentando que los crímenes prescribieron. Es decir, que Narváez quedó libre de culpas por la demora de la justicia en procesarlo por las chuzadas del DAS. Sin embargo, seguirá preso, pues en su contra se adelantan múltiples investigaciones como el asesinato de Jaime Garzón.

El magistrado Javier Agudelo Parra, el mismo que lo había condenado por los delitos de concierto para delinquir agravado y utilización ilícita de equipos transmisores y receptores, resolvió una tutela presentada por Narváez en la que argumentaba que ya no podía ser condenado por hechos que ya habían prescrito. El pasado 15 de diciembre el magistrado decidió darle la razón al exsubdirector del DAS y ordenó la cesación del procedimiento penal y su libertad. En pocas palabras, luego de haber vencido en juicio a Narváez, de haber logrado la condena el pasado 26 de julio en primera instancia y de que fuera ratificada en segunda por el Tribunal de Bogotá hace un mes, todo se fue al suelo.

Para Luis Guillermo Pérez, abogado las víctimas de las chuzadas y seguimientos ilegales durante el gobierno de Álvaro Uribe, se trata de una nueva afrenta contra los dirigentes políticos, líderes sociales, periodistas, defensores de derechos humanos y miembros de la oposición que fueron perseguidos por el DAS. Además, que se trata una vergüenza para la justicia, pues no es posible que luego de demostrar que Nárvaez y su grupo de operaciones ilegales G3 amenazaron y torturaron a decenas de personas, se haya dado trámite a una tutela cuando el único recurso que quedaba era la casación penal.

“Repudiamos que toda la estrategia desarrollada por Narváez de extender su juicio se esté dando con complicidad de otras autoridades judiciales”, precisó Luis Guillermo Pérez. Agregó que solo hasta ayer fueron notificados y que al acudir a la Secretaría General para obtener el fallo se encontraron con la sorpresa de que el despacho del magistrado Agudelo no había dejado copia. Según Pérez, les tocará esperar hasta el 12 de enero, cuando acabe la vacancia judicial -es decir, las vacaciones de los funcionarios de la Justicia, entre ellos los magistrados- para conocer los argumentos con los que el Tribunal de Bogotá tumbó el fallo de las chuzadas del DAS durante el primer gobierno del expresidente Uribe.

José Miguel Narváez no quedará en libertad, como lo ordenó el magistrado Agudelo. La Fiscalía adelanta cuatro investigaciones más en su contra. Una de ella es por el asesinato de Jaime Garzón, caso por el que Narváez sabrá si en pocos meses es condenado luego de que el juicio finalizara este año ante el Juzgado Séptimo de Bogotá. Según la Fiscalía, Narváez le habría entregado información e inteligencia en la que supuestamente se demostraba que Garzón era colaborador de la guerrilla y por eso insistió en que lo mataran. Sin embargo, en ese momento, la labor del humorista era humanitaria y de servir como enlace para la liberación de secuestrados. 

Asimismo, tiene expedientes abiertos por la tortura sicológica de la que fue víctima la periodista Claudia Julieta Duque, el secuestro de Piedad Córdoba y el magnicidio de Manuel Cepeda Vargas. “Sería ya muy irregular que le dieran la libertad con tantos casos por responder”, puntualizó el abogado Luis Guillermo Pérez, quien también es abogado de las víctimas en algunos de estos procesos por los que aún tiene que responder Narváez.