Más conocido como "Lobo Feroz"

"Juan Carlos Sánchez es un sociópata, no le importa la gente”: psiquiatra infantil

La experta Olga Albornoz dice que casos como el de Sánchez suelen pasar desapercibidos. No hay característica para identificarlos. La protección de los niños depende de la educación que reciban desde que nacen.

Juan Carlos Sánchez, o "Lobo Feroz", habría abusado sexualmente de por lo menos 270 menores de edad. Cortesía Policía

Para Olga Albornoz, psiquiatra infantil y experta en temas de adolescencia, los abusadores sexuales siempre van a existir en todos los niveles de la sociedad. Esta semana, por cuenta de escabroso caso de Juan Carlos Sánchez, un presunto abusador en serie que se daba a conocer como Lobo Feroz, el tema volvió a conmocionar al país, que se pregunta: ¿cómo reconocer a este tipo de personas? Eso es lo difícil. La experta señala que los abusadores son personas como cualquier otra, y no tienen una característica especial que los identifique.

“Esa es una falencia que todo el mundo cree, que estas personas son rarísimas, y no. Ese es el problema, que si tuviera alguna característica especial se detectaría rápidamente, pero son gente común y corriente. No hay una característica que diga ¡éste es!”, dice Albornoz. No obstante, sí tienen particularidades en cuanto a su relación con el objetivo. “Generalmente son muy empáticos con los niños, es decir, saben manejarlos, atraerlos y buscan, obviamente, niños que sean vulnerables”. (Le puede interesar: Fiscalía busca llamar a juicio a “Lobo Feroz” por caso de 2008)

Precisamente estos niños vulnerables, explica la psiquiatra infantil, tienen problemas relacionados con aspectos emocionales, bajos apoyos familiares y permanecen solos o tristes. Y son infantes que, comenta, se relacionan muy fácilmente en busca de afectos. Estos niños “quieren acercarse a una persona que les ofrezca algo de afecto y ese afecto puede ser un dulce, un helado, porque así comienzan las cosas”. Acercamientos, señuelos como los que habría usado Lobo Feroz para ganar la confianza de sus víctimas y luego abusar de por lo menos 270 menores de edad. De esos son los que hay registro en video. 

Olga Albornoz manifiesta que los abusadores son personas con un desarrollo emocional desviado. “Se sabe que tienen una carga genética que predispone esto y, por cuestiones de su infancia temprana o media, se dispara la genética y, más el medio ambiente, hacen que estas personas tengan unos desarrollos sexuales y emocionales muy desviados. Todo el mundo cree que por ser abusador sexual la parte más importante es la sexual y no, es la sensación de dominar y someter”.

Cuenta que estas personas saben detectar exactamente la vulnerabilidad de un niño y cuál acepta el afecto de extraños. “Como especie somos animales y el depredador sabe cuál es su presa. Hay algunos abusadores sexuales que no tienen la situación de ser sociópatas, entonces presentan culpa ante una situación. Juan Carlos Sánchez es un sociópata, no solo no presenta culpa, sino que comercializa pornografía, vende y se ufana de la situación. Simplemente va en busca de su placer y le importa un frito el resto de la gente”, agrega la psiquiatra. (Lea: Las maniobras con las que “Lobo Feroz” habría engañado a menores de edad)

El escabroso caso de Juan Carlos Sánchez, finalmente dice Olga Albornoz, es un caso más de los que aún no se conocían y pasan desapercibidos. “Tenemos que llegar al meollo del asunto. Soluciones no hay, pero sí existe la prevención. Depredadores sexuales habrá siempre, lo que tenemos que hacer es educar a nuestros niños en prevención. Que el niño no permita ser la presa de un depredador sexual. Tener en cuenta que él es el único que se puede defenderse a través de lo que sus padres hagan para protegerlo. Esto debe comenzar desde que (la niña o el niño) nace”.