Juan Sebastián Correa saldrá en libertad tras acogerse a un principio de oportunidad

La Fiscalía suspende las investigaciones contra el exfuncionario de la ANI por tres de cuatro delitos. Irá a juicio por abuso de función pública y será testigo de la Fiscalía en las investigaciones por los sobornos de Odebrecht.

Juna Sebastián Correa, exfuncionario de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI).Mauricio Alvarado - El Espectador

El Juzgado 12 de Garantías de Bogotá acaba de avalar el principio de oportunidad que la Fiscalía solicitó en favor Juan Sebastián Correa, uno de los protagonistas en la repartija de dineros de Odebrecht. Con esta decisión, el ente investigativo suspende –por un año– tres de los cuatro delitos por los cuales él estaba siendo investigado: tráfico de influencias, amenaza a testigo y falso testimonio, y saldría libre en las próximas horas porque el delito que quedó en pie, abuso de función de pública, tendrá que ser probado en juicio. (Le puede interesar: A la cárcel exasesor del presidente de la ANI por caso Odebrecht)

Correa, como parte de esta negociación, deberá ser testigo y contar todo lo que sabe en los procesos que adelanta el ente investigativo por los sobornos que pagó la multinacional brasileña en el país. De hecho, parte de sus declaraciones tienen en aprietos a la persona con la que trabajó hasta hace poco como su enlace en el Congreso: Luis Fernando Andrade, exdirector de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), a quien una juez determinó que deberá continuar en su residencia detenido mientras avanza su proceso judicial.

Las investigaciones detallan que Correa cuadró una reunión entre Andrés Giraldo, amigo personal de Roberto Prieto –gerente de las campañas de elección y reelección de Juan Manuel Santos– y Otto Bula, testigo de la Fiscalía y quien admitió haber recibido US$1 millón por parte de la constructora brasileña. Bula, después, le contó a la Fiscalía que de ese dinero a él solo le habían correspondido $200 millones y que el dinero sobrante se lo había entregado a Giraldo con Prieto como destino final. Tanto Prieto como Giraldo han negado esa versión.        

La hipótesis del organismo investigativo es que Otto Bula no recibió US$1 millón sino US$4,6 millones de parte de la constructora para conseguir una adición al contrato Ruta del Sol II, que se habían ganado en diciembre de 2009, también con sobornos, Odebrecht y sus socios. Pero esa obra luego generó sobrecostos, Odebrecht demandó y, buscando información para su pelea, llegó a Otto Bula. Y por ahí, a Juan Sebastián Correa. (Lea: “La función de Correa era la de ser enlace con el Congreso”: ANI)

Por su posición aventajada para conocer información de la ANI, y con base en llamadas y chats, entre otras cosas, es que la Fiscalía dice que Correa abusó de la función pública. Su beneficiario no habría sido solamente Bula, sino también el senador Bernardo Ñoño Elías, quien, como le contó Luis Fernando Andrade a la Fiscalía -y reveló este diario-, invitó a Andrade a su casa o lo visitó en su oficina más de una vez, tratando de tender puentes con los altos ejecutivos de Odebrecht cuando la constructora estaba en pleito con la ANI por el tema de los sobrecostos, así como presentándoles a los ejecutivos de Afa Vías, la empresa que se iba a unir a Odebrecht en el contrato del Río Magdalena.