"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 10 horas

Este jueves se retoma debate sobre adopción homosexual con recusaciones de fondo

El presidente de la Fundación Marido y Mujer radicó recusaciones contra seis de los nueve magistrados que tienen en sus manos dicho debate.

Ana Leiderman y Verónica Botero esperan ansiosas el fallo de la Corte. / Archivo particular

 Las voces en contra de la adopción por parte de parejas homosexuales se siguen alzando en el marco del debate que continúa este jueves. El miércoles el presidente de la Fundación Marido y Mujer, Javier Suarez, radicó recusaciones en contra de seis de los nueve magistrados que deben definir el caso.
Suarez busca que Jorge Ignacio Pretel, María Victoria Calle, Jorge Iván Palacio, Luis Ernesto Vargas y Mauricio González se declaren impedidos debido a que, señala, estos fueron denunciados ante la Comisión de Acusación de la Cámara por haber hecho parte del fallo que permitió que personas del mismo sexo contrajeran matrimonio ante un notario.

Se trata de un nuevo capítulo en el debate de la adopción homosexual, debido a que si los magistrados se apartan del debate, la corporación deberá nombrar conjueces. A los argumentos de Suarez se suma que este señala que la tutela no es el mecanismo para modificar o crear figuras jurídicas, resaltando que ésta es competencia del Congreso de la República.

Este miércoles el procurador General Alejandro Ordóñez se sumó a los contradictores de la adopción de parejas del mismo sexo, en una carta al alto tribunal aseguró que la adopción es una medida de protección de los menores y no un derecho de los adoptantes “por lo cual las normas demandas no atentan contra los derechos de las parejas del mismo sexo”.

Así mismo reiteró que “la adopción es una institución jurídica establecida para proteger el interés superior del niño en situación de vulnerabilidad, y por ello solo la familia que tiene su origen en las relaciones heterosexuales resulta idónea para cumplir con los fines que el ordenamiento jurídico ha definido”.

La ponencia a discutir gira en torno a la titánica lucha de Ana Elisa Leiderman y Verónica Botero quienes ante la imposibilidad de formalizar su matrimonio en Colombia, en noviembre de 2005 firmaron su unión civil en Núremberg, Alemania. Dos años después la pareja inició el proceso para que Ana Elisa Leiderman fuera inseminada artificialmente con un esperma donado por una persona conocida por la pareja. Años después las mujeres se radicaron en Colombia y Leiderman dio a luz el 4 de febrero de 2008 en Medellín. Después de haber documentado ante una notaría su unión marital de hecho, el 6 de enero de 2009, Verónica Botero presentó solicitud de adopción ante la Defensoría de Familia de Rionegro.

Según la ponencia, el impedimento por parte del Estado para que Verónica pueda adoptar a la bebé por el carácter homosexual de la pareja, “sí puede vulnerar tanto sus derechos como los de su madre y su compañera”. De mantenerse la tradicional tesis de que las parejas gais no puedan acceder a este derecho, en criterio de Luis Guillermo Guerrero (líder de la ponencia) se concreta “el desconocimiento de los derechos de la niña”.