Juez cobijó con medida de aseguramiento al contratista Emilio Tapia

El empresario no aceptó el delito de lavado de activos imputado por la Fiscalía General.

El juez 27 de control de garantías cobijó con medida de aseguramiento en centro carcelario al contratista Emilio Tapia, en el marco del proceso que se le adelanta por su presunta participación en el delito de lavado de activos.

En su decisión, el funcionario judicial señaló que el empresario cordobés representa un peligro para la sociedad y en libertad podría afectar la recta administración de justicia, avalando así la solicitud presentada por el ente investigador.

En este punto clave se avaló el argumento esgrimido sobre una carpeta hallada en uno de los allanamientos frente al pago de altas sumas de dinero a funcionarios judiciales (jueces, fiscales, investigadores) por lo que existe un gran riesgo de que el proceso se vea afectado puesto que la información que reposa en el mismo podría ser manipulada y alterada.

En la audiencia que se extendió hasta la madrugada de este miércoles, el juez de garantías le llamó la atención al procesado sobre el hecho de que en el marco del preacuerdo que firmó con la Fiscalía por el denominado carrusel de la contratación no se le prohibió hacer negocios ni abrir cuentas bancarios realizó estas actividades con empresas fachadas y terceras personas.

Igualmente tuvo en cuenta el hecho que indica que hasta la fecha el contratista no ha hecho el reintegro completo de los dineros apropiados de manera irregular en la celebración de contratos viales en la capital de la República durante la administración de Samuel Moreno Rojas.

En la investigación se señaló que mediante varias empresas y la participación se terceros, se habrían ocultado más de 4 mil millones de pesos producto de actividades ilícitas.

“Fue una traición”

El contratista no aceptó el delito de lavado de activos imputado por la Fiscalía General, indicando además que todo se trató de una “traición” por parte del ente investigador ya que él estaba adelantando un proceso de colaboración en las investigaciones por el llamado ‘carrusel de la contratación’, situación que le costó varias amenazas contra su integridad y la de su familia.

Rechazó además los señalamientos sobre la continuidad de su actividad delictiva, sin embargo no dio más detalles sobre las actividades que estaba adelantando en los últimos meses. "Tapia sigue con la actividad ilícita y a pesar de los beneficios judiciales que se le concedieron siguió delinquiendo", señaló la fiscal del caso al considerar que el procesado aprovechó su libertad para realizar actividades ilícitas.

En la imputación de cargos la representante del ente investigador presentó varias pruebas testimoniales –la de los contratistas Julio Gómez, Guido Nule y Mauricio Galofre- que fueron la base de la apertura de la investigación hace seis meses por las actividades irregulares que habría adelantado Tapia Aldana.

En los testimonios se señaló que el empresario tenía un plan dirigido al ocultamiento y compra de bienes, entre los cuales se destacan casas, lotes, vehículos, helicópteros y yates, para no dejar ningún registro de sus actividades por lo que habría incluso usado la figura de testaferrato.

Se espera que este miércoles se reanude la audiencia en la cual la defensa de Tapia Aldana presentara su recurso de apelación en contra de la decisión del juez. El contratista se encuentra en el búnker de la Fiscalía General esperando que se le defina su lugar de reclusión puesto que el ente investigador solicitó que sea enviado a un centro distinto a La Picota o la Escuela de Carabineros de la Policía puesto que ahí se encuentran recluidas varia personas relacionadas con este proceso de corrupción administrativa.