Juez decidirá el viernes medida de aseguramiento de Samuel Moreno

En su exposición la defensa del suspendido alcalde de Bogotá consideró que éste no es un peligro para la sociedad y que siempre ha asistido a las diligencias judiciales.

Al considerar que existe un "nutrido" material probatorio presentado en estos dos días por la Fiscalía y la defensa del suspendido alcalde de Bogotá, Samuel Moreno Rojas, el juez 28 de garantías aplazó para el próximo viernes 23 de septiembre su decisión sobre si cobija o no con medida de aseguramiento al burgomaestre en el proceso que se le adelanta por el llamado 'carrusel de las contrataciones'. 

El juez maniestó que "para garantizar los derechos de ambas partes y tomar una decisión acorde, es necesario aplicar el código de Procedimiento Penal" que manifiesta un plazo de tres días para tomar una decisión.

En la audiencia que duró más de 11 horas, la Fiscalía solicitó medida de aseguramiento en un centro de reclusión en contra del burgomaestre señalando que es un peligro para la sociedad, además de tener el poder y los contactos para obstruir a la justicia y modificar los testimonios de los testigos. 

Para el delegado del ente acusador, Moreno Rojas al tener estatus de ciudadano estadounidenser por haber nacido allá, tiene la amplia posibilidad de abandonar el país con facilidad. 

Mientras tanto la defensa del alcalde manifestó durante su intervención que no existe ninguna prueba ni testigo que involucre a su cliente con los delitos imputados por la Fiscalía, y que en todo momento Moreno Rojas se ha presentado a las dligencias judiciales.  

"Este proceso es una venganza personal"

Durante más de siete horas de intervención, el abogado el abogado Mauricio Alarcón, quien defiende los intereses del suspendido alcalde señaló que no existe ninguna prueba documental ni testimonial que permita inferir que su cliente ofreció y recibió comisiones a un grupo de contratistas con el fin de buscar beneficios políticos.  

El jurista manifestó que tampoco existen pruebas que señalen que Moreno Rojas es un peligro para la sociedad, ni que eviatará asistir al proceso judicial que se le adelanta en su contra si es dejado en libertad. "Mi cliente siempre se ha presentado a todos los llamados hechos por la Fiscalía, la Procuraduría y la Contraloría, por lo que sería ingenuo decir que de continuar en juicio se marchará del país".

Alarcón buscó desvirtuar la tesis de la Fiscalía en la que se señaló que el alcalde Mayor tiene nacionalidad estadounidense pues nació allá, lo que le facilita mucho una salida del país ante un inminete juicio por su presunta responsabilidad en las irregularidades durante su administración en la entrega y control de obras viales en la capital de la República. 

"Nacer en Miami no lo hace norteamericano. Claramente la cédula de ciudadanía de mi cliente dice 'ciudadano colombiano'. Él no tiene la menor intención de abandonar el país, siempre ha sido recto en su forma de actuar", precisó el abogado quien en repetidas oportunidades señaló que todo este proceso juicial es "un montaje" producto de una venganza personal de los miembros del Grupo Nule.

Según el jurista su cliente "fue y es la única persona que desenmascaró las irregularidades en las obras de Bogotá y los atrasos del Grupo Nule, y en un acto político denunció todos esto, por lo que les quitó el contrato de la fase III de Transmilenio dadas los graves atrasos que se estaban presentando. Hecho por el cual se ganó su odio y resentimiento".

Igualmente, y aduciendo que no existe ningún testimonio "certero" que vincule a Samuel Moreno Rojas de reunirse en la sala VIP del puente aéreo de Bogotá con Miguel Nule en la que se acordó el pago de una comisión de 5 mil millones de pesos para solucionar los problemas de la cesión del contrato de la fase III de Transmilenio, buscó restarle mértio a una de las princiapales pruebeas de la Fiscalía en contra del alcalde con la que argumentó su prevaricato por apropiación

El jurista aclaró que dicho encuentro sí ocurrió, sin embargo todo se trató de una "casualidad" que se puede presentar en este tipo de lugares. "Ni la presentadora Viena Ruiz, ni su esposo, Juan Carlos Ortiz quienes declararon haber visto a Samuel Moreno y a Miguel Nule señalaron el hecho de que el alcalde le pidiera esta suma de dinero al contratista".    

Alarcón señaló que "también pudo decir que es una casualidad el hecho de que nosotros nos encontremos en esta audiencia y los Nule se encuentren en una sala cercana en otra diligencia. Eso puede pasar por muchas cosas, yo no sé".

El abogado Mauricio Alarcón, quien defiende los intereses del suspendido alcalde de Bogotá, Samuel Moreno Rojas, señaló que existen un plan para desprestigiar a su cliente montado desde la Fiscalía con "testigos falsos", los cuales no tienen ninguna prueba contra el burgomaestre que permita afirmar que cometió actividades irregulares durante su administración, más precisamente en funciones relacionadas con la contratación.

Según el jurista, tanto el ex subdirector técnico del IDU Inocencio Meléndez, como los primos Nule han mentido en sus declaraciones motivados por intereses personales con  los que buscan desprestigiar a Samuel Moreno Rojas y a su hermano el senador, Iván Moreno, para consguir beneficios por parte de la Fiscalía  como reducción en las penas "por delitos que ellos sí cometieron".

Cuestionó el hecho de que Meléndez aceptará que recibió un apartamento, un carro y cerca de 150 millones de pesos por parte del Grupo Nule para que los ayudará a la adjudicación de contratos: "Si tenían a Inocencio dentro del IDU antes de la administración de Samuel Moreno, entonces no se puede descartar que le hayan  pedido otros favores cuando veían complicada su situación jurídica".

Señaló además que "no existen pruebas" sobre la presunta reunión que se realizó en Miami entre los primos Nule y los hermanos Moreno Rojas en los que se habría acordado el pago de millonarias comisiones para la entrega de contrataciones. "Es muy difícil demostrar la verdad cuando hay tantas personas en contra, pero yo si tengo que decir que las pruebas de los aeropuertos y de las aerolíneas demuestran las contradicciones de las fechas de los supuestos viajes".

Entre las pruebas presentadas por la defensa del suspendido burgomaestre mostró un video en el que Miguel Nule señalaba "que hay que eliminar a los Moreno Rojas (Samuel e Iván)", por lo que manifestó que esto es una prueba reina que confirma que se buscó la manera para desprestigiarlos. Ante este hecho aclaró que "ahora tiene más sentido la frase de Miguel Nule señalando que su mejor amigo era el Procurador General".

Fiscalía solicitó medida de aseguramiento 

Al considerar que el suspendido alcalde de Bogotá, Samuel Moreno Rojas continua teniendo poder político y económico lo que podría conllevar a una manipulación de testigos o funcionarios de la administración distrital que pudieren declarar contra él, la Procuraduría General consideró que lo más efectivo para la justicia sería cobijar al burgomaestre con medida de aseguramiento.

Los delitos imputados son de la mayor gravedad, puesto que atentaron contra la administración pública”, señaló la delegada del Ministerio al considerar que Moreno Rojas cometió serias irregularidades en sus funciones como representante público, “más aún si se tiene en cuenta que ostentaba el segundo puesto de elección más importante del país”.

Cuestionó además el hecho de que “la persona que fue elegida por los bogotanos y que debía salvaguarda de los recursos públicos haya sido el presunto responsable de su defraudación, el accionar del aquí imputado ha llevado a que la sociedad desconfié del servidor público”.

La procuradora delegada señaló además que no es descabellado pensar que si Samuel Moreno tiene nacionalidad estadounidense pueda salir del país “con un destino garantizado” para omitir sus compromisos con la justicia.

Considerando que se corre el riesgo de que el suspendido alcalde de Bogotá, Samuel Moreno Rojas no se presente al juicio o cumpla con la sentencia que se podría emitir en su contra, el fiscal Ricardo González le solicitó al juez 28 de garantías que cobije con medida de aseguramiento al burgomaestre.

Señaló además que debido a la gravedad de los tres delitos imputados, Moreno Rojas es "un peligro para la sociedad", al mismo tiempo que podría obstruir el proceso que se adelanta en su contra.

La Fiscalía le imputó al suspendido alcalde los delitos de prevaricato por acción, concusión e interés indebido en la celebración de contratos dentro del proceso por el carrusel de las contrataciones.

Durante la presentación de los argumentos jurídicos para  la solicitud de medida de aseguramiento, el fiscal tercero delegado ante la Corte Suprema, Ricardo González señaló que el suspendido alcalde de Bogotá, Samuel Moreno Rojas incurrió en diversas fallas en sus funciones en los procesos de contratación.

Según el fiscal el alcalde manifestó el pasado lunes antes de ingresar a la audiencia que no se había presentado a las diligencia judiciales que lo habían citado “por x o y razón”, sin embargo para la Fiscalía es “evidente que fueron maniobras dilatorias y no fue hasta que le advirtió la figura de la contumacia (juzgarlo como persona ausente) para que se presentara”.

Por medio de este mecanismo, el delegado del ente acusador señaló que no se puede descartar que Moreno Rojas no se presente en las próximas citaciones en los que ya se hablará de un juicio en su contra, “un riesgo que no se puede correr debido a la trascendencia del proceso”.

Para argumentar esta solicitud se señaló el hecho de que el suspendido alcalde tiene además la nacionalidad colombiana, el estatus de ciudadano norteamericano, “lo que le puede facilitar la salida del país. Esto no se puede permitir”.

Según la exposición de la Fiscalía, Moreno Rojas buscó beneficiar a un grupo de contratistas que apoyaron su campaña a la Alcaldía de Bogotá, así como la de su hermano, Iván Moreno al Congreso de la República, "por lo que tenía intereses" para presionar al IDU para que se le fueran entregados multimillonarios contratos entre los que se destaca la fase III de Transmilenio y la reparación de la malla vial.

En estos contratos se buscó beneficiar al empresario Julio Gómez para que se le entregaran los contratos "pese a que sus proyectos no contaban con los requisitos exigidos, sin embargo el alcalde Samuel Moreno ejerció presiones para que se la licitación fuera para ellos".

Para argumentar esto se refirió a los argumentos de el Ex subdirector jurídico del IDU Inocencio Meléndez y la ex directora del Instituto Liliana Pardo que señalaron las presiones ejercidas por Moreno Rojas.