Juez le otorgó la detención domiciliaria al exconcejal Hipólito Moreno

El expresidente del Concejo de Bogotá es procesado por su participación en el 'carrusel de la contratación'.

El juez 64 de garantías le otorgó la detención domiciliaria al expresidente del Concejo de Bogotá, Hipólito Moreno , procesado por su presunta participación en el ‘carrusel de la contratación’ en la capital de la República.

El funcionario judicial aceptó los argumentos presentados por la Fiscalía General y la defensa del excabildante al considerar que presenta graves problemas de salud, por lo que se modificó la medida de aseguramiento que tenía desde el pasado 22 de mayo.

En la diligencia judicial celebrada este jueves, todos los sujetos procesales estuvieron de acuerdo con la solicitud presentada puesto que se consideró que el excabildante se encuentra en delicado estado de salud por lo que velar por su cuidado y facilitar su traslado, si es menester, a los centros médicos.

Moreno se encontraba recluido en el búnker de la Fiscalía General, sin embargo el pasado martes tuvo que ser trasladado a la clínica de El Country debido a diversos problemas de salud que presentó por lo que tuvo que ser hospitalizado. (Ver Trasladan a un centro médico al exconcejal Hipólito Moreno)

El pasado 21 de mayo, el expresidentes del Concejo de Bogotá aceptó los delitos de interés indebido en celebración de contratos y cohecho. Al aceptar los cargos recibirá un descuento de hasta el 50% en la pena que podría llegar a los 17 años de cárcel. (Ver "Hipólito Moreno padece una enfermedad mortal e incurable")

"Usted Hipólito Moreno obrando en coautoría con Zambrano y Tapia recibieron el 9 por ciento de comisión por la suma de 67 mil millones del contrato del servicio de ambulancias", dijo el fiscal del caso, Juan Vicente Valbuena, al revelar detalles de participación del expresidente del Concejo de Bogotá en el 'carrusel de los contratos'.

Es la primera vez que uno de los participantes en el sonado caso del carrusel de la contratación en Bogotá acepta explícitamente su participación en los hechos de corrupción que hoy tienen detenido entre otros al exalcalde Samuel Moreno, a su hermano Iván, a los empresarios Nule y al contratista Emilio Tapia, quien señaló a Hipólito Moreno de participar en un millonario negocio de ambulancias para la capital con el entonces secretario de Salud, Héctor Zambrano.

El exconcejal hace parte del grupo de al menos doce cabildantes que han sido señalados por Tapia y los demás involucrados en el mencionado carrusel de haber participado de los millonarios negocios y haber recibido comisiones.

Según los señalamientos de Tapia, de la torta de los contratos a Moreno le tocaron dos grandes tajadas. La primera fue el contrato de las ambulancias de Bogotá por 67 mil millones de pesos y la asignación de la unidad encargada de la malla vial de Bogotá.

Según la misma administración del Distrito entre 2009 y 2010 por la unidad de mantenimiento vial (que se encarga del reparcheo de las calles) pasaron cinco contratos que superan los 168 mil millones de pesos.

"Iván Hernández e Hipólito se ganaban el 10 por ciento en cada uno de esos contratos", le dijo Tapia en una declaración a la Fiscalía. Hernández, a juicio de Tapia, era el hombre clave en la repartición de los contratos de la malla vial en la ciudad. Lo más grave, dijo, es que algunos de esos contratos a última hora se les hicieron adiciones hasta de un 50% del valor inicial.

En el caso de las ambulancias, la Fiscalía señaló que Hipólito Moreno se puso de acuerdo con el exsecretario Héctor Zambrano -hoy preso en la cárcel La Picota de Bogotá- para adjudicar la licitación para la operación de ambulancias en la ciudad a una compañía que no cumplía los requisitos mínimos para tal efecto. Por ese acuerdo habría recibido una comisión del 9% de los 67 mil millones que valía el contrato.

Desde su primera comparecencia ante las autoridades Hipólito Moreno había negado cualquier participación en estos hechos de corrupción, pero poco a poco se fueron acumulando los señalamientos, no solamente de Tapia, sino también de Germán Olano y Julio Gómez, otros dos protagonistas de las investigaciones por el escándalo más grande de corrupción de los últimos años en el país.

En su momento el exconcejal argumentó que los señalamientos tenían un origen netamente político porque sus detractores no habían aceptado que el partido de la U, al que renunció en medio del proceso, respaldara los programas de la alcaldía de Samuel Moreno.