Juez niega libertad de exdirectora del CTI

La exfuncionaria había presentado el recurso basándose en el fallo absolutorio emitido por la Procuraduría.

La juez 31 de garantías negó la solicitud de libertad presentada por la defensa de la exdirectora del CTI, Marilú Méndez Rada, procesada por el llamado escándalo de Fondelibertad. 

Según la decisión judicial, no se cumplieron los requisitos exigidos para revocar la medida de aseguramiento que tiene la exfuncionaria, advirtiendo que no se demostró que hayan desaparecido los presupuestos con los que se impuso la medida de aseguramiento.

"El defensor solo se limita a que ese peligro para la sociedad ya desapareció, pero no indica cuáles fueron las argumentaciones de la juez cuando impone la medida", aclaró la administradora de justicia.

Igualmente hizo la aclaración que una cosa es el proceso disciplinario como el de la Procuraduría y otra muy diferente es un proceso penal. "El proceso disciplinario se habla de sanción y en el penal de pena", aclaró.

En la mañana de este martes, la Procuraduría General absolvió a la exfuncionaria al considerar que no se presentaron pruebas documentales o testimoniales que permitieran inferir que Méndez Rada ejerció algún tipo de presión sobre el entonces director de Fondelibertad, Harlan Henao, para que le fueran entregados contratos a ella y miembros de su familia.

Lo que sí pudo hallar la Procuraduría en este caso, es que los contratos que recibieron el exmarido de la funcionaria, así como su hermana e hijo fueron ganados de manera legal, puesto que cumplieron con todos los requisitos legales para que les fueran adjudicados.

Méndez, quien fue cobijada con medida de aseguramiento domiciliaria diciembre pasado, será procesada por los delitos de peculado por apropiación, tráfico de influencias y falsedad ideológica en documento público, cargos a los cuales no se allanó.

Según el ente acusador, la exdirectora del CTI habría presionado al entonces director de Fondelibertad Harlan Henao para que le entregara dos contratos por un valor de 160 millones de pesos para la capacitación del Gaula a las empresas de Fares e Idrobo Asociados, esta última propiedad de su exesposo.

Es de recordar que el peculado del que es acusada asciende a un monto de 2 millones 800 mil pesos pesos destinados al transporte y a los viáticos de los empleados de Méndez que trabajaron para su esposo sin que hubiera una orden de la Fiscalía de por medio, sin embargo, este dinero ya había sido reintegrado por la exfuncionaria.

Temas relacionados