El testimonio de Julio Elías Vidal
contenido-exclusivo

Julio Elías Vidal da su testimonio en proceso por supuesto cartel dentro de la Fiscalía

El Espectador revela el testimonio de Julio Elías Vidal, hermano del exsenador Bernardo "Ñoño" Elías, en el marco de las investigaciones por presuntas irregularidades en la Dirección de Extinción de Dominio de la Fiscalía. Los hermanos Alfredo y Carlos Raúl Mendoza Fortich, esperan que esta declaración se convierta en una carta en su favor. ¿Qué dijo Elías Vidal? Esta es la historia.

La declaración de Julio Elías señala que tanto él como su hermano conocían a los hermanos Mendoza, pero no pactaron ningún acto ilegal. / Congreso
La declaración de Julio Elías señala que tanto él como su hermano conocían a los hermanos Mendoza, pero no pactaron ningún acto ilegalCámara de Representantes.

Tras la captura de los hermanos Alfredo y Carlos Raúl Mendoza Fortich, y su vinculación a las indagaciones sobre un supuesto cartel para recuperar bienes incautados por la Fiscalía, varios exfuncionarios de la entidad resultaron mencionados. Entre ellos el exvicefiscal Jorge Perdomo y el exdirector del CTI Julián Quintana, quienes han afirmado que sus nombres se usaron para cometer delitos y que su único pecado fue reunirse con los Mendoza Fortich para discutir si asumían la defensa del excongresista Bernardo Ñoño Elías. Los Mendoza Fortich también sostienen que son inocentes, que no pidieron plata a Otto Bula, como él ha denunciado, y en su favor quieren usar una nueva pieza: el testimonio del hermano de Elías, Julio Alberto Elías, al cual tuvo acceso El Espectador.

Durante las audiencias de judicialización de los hermanos Mendoza Fortich, la Fiscalía mostró pruebas en las que se mencionaban los nombres del exvicefiscal Perdomo, el hoy abogado litigante Julián Quintana y la exdirectora de la Unidad de Extinción de Dominio Andrea Malagón. En entrevista con este diario, Malagón aseguró que todo se debía a una venganza de Otto Bula en su contra. Por su parte, tanto Perdomo como Quintana le contaron en su momento a este diario que la relación con los hermanos Mendoza Fortich solo obedeció a un par de reuniones en la oficina del exfiscal Eduardo Montealegre para debatir la defensa de Ñoño Elías en la Corte Suprema de Justicia.

(En contexto: ¿Un cartel para recuperar bienes incautados al interior de la Fiscalía?)

Agregaron que nunca tuvieron negocios de ningún tipo con los Mendoza Fortich, ya que ellos eran solo un puente con el exsenador Elías y su familia. En estos supuestos encuentros con los hermanos cordobeses también habría estado Julio Alberto Elías Vidal, hermano de Ñoño Elías, quien está en la Cámara de Representantes en reemplazo de Sara Piedrahíta Lyons, ausente por licencia de maternidad. Elías Vidal fue entrevistado por un investigador encargado de la defensa de Alfredo Mendoza y este diario tuvo acceso a sus declaraciones. El 8 de febrero de este año, mismo día en el que fueron capturados los Mendoza Fortich, entregó su versión acerca de sus vínculos con los capturados y la relación que sostenían.

Una de las primeras preguntas que se le hizo a Elías era si conocía a Alfredo Mendoza Fortich, a lo que respondió que sí. “Nos conocemos hace más de 20 años, en razón de que somos coterráneos y nos une una muy bonita amistad desde hace mucho tiempo, la cual lo llevó a acercarse mucho a mi familia y yo a la de él. Conocí a su abuela, que falleció hace poco, a su papá, que falleció hace poco, y a la mamá, que también falleció”, afirmó. Elías agregó que tenía las mejores referencias de Mendoza Fortich y resaltó sus cualidades personales y profesionales.

(En contexto: “Manifestaciones de Otto Bula son solo venganza”: exdirectora de Extinción de Dominio)

Se indagó si su hermano, el excongresista Bernardo Miguel, conocía a Mendoza Fortich, a lo que respondió afirmativamente. Después, el investigador quiso indagar si Ñoño Elías le había solicitado a Alfredo Mendoza que le consiguiera una asesoría jurídica respecto de su caso en la Corte Suprema. “Sí. En alguna oportunidad, a mediados del año pasado aproximadamente, en una ocasión que visité a mi hermano (…) él me pidió el favor de que estuviera pendiente porque Alfredo Mendoza iba a conseguir una reunión con los abogados Montealegre, Perdomo y Quintana en sus oficinas en Bogotá y me solicitó que cuando se diera la reunión estuviera presente”, dijo Elías.

El hermano de Ñoño Elías también relató que dicho encuentro se había efectuado en el segundo semestre de 2018, en las oficinas de Montealegre, y contó que entre los asistentes se encontraban el exfiscal Montealegre, el exvicefiscal Perdomo, Julián Quintana, Erick Morris, suegro de Bernardo Elías, y Alfredo Mendoza. “La reunión fue extensa, se trató el caso de mi hermano, donde se analizó la resolución de acusación que había proferido la Corte, y las posibilidades de buscar la aplicación de un principio de oportunidad, ya que el doctor Montealegre decía, recuerdo, que él era como el precursor de esa figura jurídica en el país, y de esa forma buscaría una situación jurídica más beneficiosa para mi hermano”, afirmó Julio Alberto.

(Le puede interesar: Exvicefiscal Perdomo pide ser reconocido como víctima de supuesto cartel de la Fiscalía).

Por asumir esta defensa, Montealegre les cobraba $2.000 millones, cifra que fue imposible de pagar para la familia del exsenador Elías. El investigador le preguntó al hermano del excongresista si en dicha reunión había percibido que alguno de los abogados presentes o el mismo Mendoza manifestaron que tenían algún tipo de influencia en la Fiscalía o en la Corte para tramitar este proceso. Julio Elías dijo que en ningún momento evidenció este tipo de manifestaciones y que, por el contrario, estimaba que por la calidad de los abogados no consideraba que necesitaran algún tipo de influencia.

Esta declaración coincide con la versión entregada por los abogados Perdomo y Quintana a este diario, en donde aseguran que se reunieron por lo menos en dos ocasiones con Alfredo Mendoza Fortich en búsqueda de asesoría jurídica para asumir la defensa de Elías Vidal. Según ellos, estas reuniones se efectuaron entre los meses de junio y julio del año pasado. Sin embargo, no se pudo llegar a ninguna negociación. Para la defensa de los hermanos Mendoza Fortich, todos estos elementos demuestran que en este caso no se puede configurar el delito de concierto para delinquir, ya que ninguno de los mencionados concretó alguna negociación para realizar actos ilegales.

Además señala que no se puede hablar de un cartel en el interior de la Dirección de Extinción de Dominio de la Fiscalía, ya que la única funcionaria capturada por estos hechos, Érika Tatiana Rivera, ni siquiera hacía parte de esta dirección, pues fungía como fiscal de inasistencia alimentaria. Finalmente, la defensa de los Mendoza Fortich duda de la veracidad de la denuncia presentada por Otto Bula —que es la génesis del escándalo—, argumentando que no solo está siendo investigado por recibir sobornos de Odebrecht, sino también fue condenado por pagarle al exfiscal Rodrigo Aldana para que lo favoreciera en un proceso de extinción de dominio.