“‘Kiko’ Gómez no ha quedado libre”: Fiscalía

Esto, pese a que el juez 22 civil de Barranquilla le dio el visto bueno a un “hábeas corpus” presentado por el exgobernador de La Guajira, investigado por varios homicidios, para quedar en libertad.

Juan Francisco Gómez, exgobernador de La Guajira. / Óscar Pérez - El Espectador
Al conocerse de la decisión del juez 22 civil de Barranquilla, Abelardo Tercero Andrade, de concederle un hábeas corpus al exgobernador de La Guajira Juan Francisco Gómez Cerchar y dejarlo en libertad, el vicefiscal Jorge Fernando Perdomo salió a decir en entrevista con Blu Radio que el ente investigador se encontraba “sorprendido” por este fallo.
 
El mismo vicefiscal dio a conocer que, pese a la decisión del juez 22, Gómez no va a quedar en libertad debido a que en su contra hay una orden de captura y una citación a interrogatorio dentro del proceso por el asesinato del profesor José María Benjumea.
 
Y agregó que la Fiscalía no sólo iba a “tomar las medidas procesales para evitar que esta decisión pueda ser ejecutada, sino que vamos a iniciar una investigación judicial para valorar si las decisiones que se tomaron en Barranquilla son ajustadas o no en derecho”. De hecho, el CTI de la Fiscalía inspeccionó ayer el despacho del juez 22 en búsqueda de pruebas de un posible prevaricato, pues, según el ente investigador, el funcionario no tenía la competencia para tomar tal decisión.
 
En su fallo, el juez 22, que ya en el pasado ha sido cuestionado por decisiones tan controversiales como esta, sostuvo que el exmandatario local, investigado por cerca de siete homicidios y por sus supuestos nexos con Marcos Figueroa García, alias Marquitos, se encontraba “en una privación ilegal de su libertad, dentro de una negligencia del Estado, lo que vulnera su derecho al debido proceso” y, por ello, le concedió el cuestionado hábeas corpus. 
 
A Gómez se le investiga no solo por el asesinato del profesor Benjumea, sino, además, por los homicidios del concejal de Barrancas (La Guajira), Luis López Peralta, ocurrido en ese mismo municipio —cuna y fortín político de Gómez— en 1997 y los de los ciudadanos Luis Alejandro Rojas y Rosa Mercedes Cabrera Alfaro, perpetrados el 7 de julio de 2000 en Mamonal, zona rural de Fonseca (La Guajira). 
 
Igualmente, se le acusa por los homicidios de Henry Ustáriz Guerra, perpetrado el 2 de abril de 2008; la de su esposa, la exalcaldesa de Barrancas Yandra Brito Carrillo, cometido el 28 de agosto de 2012, en Valledupar, y la de Dinora Hernández Sierra, mejor conocida como la Chachi Hernández, el 20 de noviembre de 2012. 
 
Sin contar que a mediados del año pasado la Fiscalía compulsó copias para que se investigara la posible participación de Gómez en otros asesinatos, entre ellos los de Dailer Molina, alias la Caja Negra, y un trabajador de la Unidad Municipal de Asistencia Técnica (Umata) de La Guajira, Gabriel Alesama.
 
El mismo fiscal Eduardo Montealegre dijo que al exgobernador de La Guajira se le compulsaron copias “en más de 15 homicidios que tiene documentados la Fiscalía General de la Nación y sobre los cuales existen algunos elementos de juicio para pensar o sospechar que él puede estar involucrado en esos delitos”.
 
Gómez fue capturado el pasado 12 de octubre en su natal Barrancas y luego trasladado a Bogotá. El 12 de febrero del año pasado fue destituido e inhabilitado por 17 años por la Procuraduría General de la Nación por no evitar serias irregularidades en tres contratos. Por ahora, el exmandatario local permanecerá en prisión y en proceso por su presunta participación en varios delitos cometidos en La Guajira. Acusaciones que llevaron a algunos a considerarlo “un gobernador de miedo”.