'Kiko' Gómez vio clasificar a Colombia

El gobernador de La Guajira rindió indagatoria por su presunta participación en tres crímenes y nexos con ‘paras’.

Juan Francisco Gómez Cerchar rindió indagatoria ayer en la Fiscalía General de la Nación./ Andrés Torres

El pasado jueves 10 de octubre, 48 horas antes de que se hiciera efectiva una orden de captura en su contra por sus presuntos nexos con las autodefensas y por su supuesta autoría intelectual en tres homicidios, el gobernador de La Guajira, Juan Francisco Gómez Cerchar, estuvo en Bogotá. Con sus abogados visitó la sede principal de la Procuraduría para indagar por los avances de varios expedientes en contra suya y ese mismo día viajó a Barranquilla, porque tenía entradas para ver el juego de la selección ante Chile. Allá celebró el emocionante 3-3 y la clasificación de Colombia al mundial de Brasil.

Al día siguiente viajó a Barrancas, en La Guajira, donde celebraba las fiestas municipales cuando agentes del CTI llegaron hasta la casa en la que se encontraba y le reportaron que tenían una orden de detención. Lo demás es historia conocida: la supuesta obstrucción por parte de algunos policías denunciada por la Fiscalía, los súbitos problemas coronarios de Kiko Gómez, su demorado traslado a Bogotá, etcétera. El abogado de Gómez, el penalista Iván Cancino, le confirmó a El Espectador que la orden de captura se expidió el jueves en la mañana. “¿Por qué esperaron hasta el sábado para detenerlo?”, se preguntó.

“Esto demuestra que se quería hacer de la captura de él un espectáculo”, añadió el abogado y dijo: “Nos parece muy extraño que se haya querido montar un show con la captura del gobernador, cuando estuvo en Bogotá y siempre ha estado dispuesto a presentarse ante cualquier requerimiento judicial ”. Según esta versión, mientras Kiko Gómez celebraba en el Metropolitano la clasificación al mundial, ya se había ordenado su captura. Fuentes de la Fiscalía explicaron que no podían realizar ese operativo en el Metropolitano.

Ayer justamente rindió indagatoria el mandatario regional y la Fiscalía destapó sus cartas: lo acusó de los homicidios de Luis Alejandro Rojas Frías y Rosa Mercedes Cabrera Alfaro, perpetrados el 7 de julio de 2000 en La Guajira, y el crimen del concejal de Barrancas Luis López Peralta, ocurrido en 1997. Además, lo sindicó de pertenecer al bloque Resistencia Wayuu que comandaba Rodrigo Tovar, alias Jorge 40 y de tener vínculos con el señalado capo del narcotráfico Marcos Figueroa, alias Marquitos. Salvatore Mancuso y alias Pablo lo acusaron de ser el gran promotor de la violencia paramilitar en la región.

 

 

[email protected]

@jdlaverde9