A la cárcel jefe del Eln investigado por masacre en Carrá, Chocó

El integrante del Frente Che Guevara deberá responder por los delitos de desplazamiento forzado, homicidio en persona protegida y tentativa de homicidio

Eduardo Jesús Becerra Rodríguez, presunta cabecilla del Frente Che Guevara en el Chocó, se encuentra bajo medida de aseguramiento por la presunta participación en la masacre del Consejo Comunitario de Carrá en la región. Archivo

Eduardo Jesús Becerra Rodríguez, presunto jefe del frente Che Guevara del Eln, se encuentra detenido después de que el Juzgado 78 Penal de Bogotá ordenara su arresto preventivo. Becerra Rodríguez es, supuestamente, responsable de la masacre en el Consejo Comunitario de Carrá, en el litoral del río San Juan (Chocó).

Los hechos ocurrieron el 25 de marzo de 2017. Integrantes del frente Che Guevara del Eln entraron a las cuatro de la tarde, aproximadamente, al municipio de Carrá en el Chocó. Dieron la orden de que nadie se moviera y empezaron a disparar a la población. Muchos alcanzaron a escaparse por el río San Juan y otros corrieron hacia el monte. Así lo señaló La Dirección Especializada contra las Violaciones a los Derechos Humanos.

(Lea: Capturan a tres supuestos miembros del Frente Ernesto Che Guevara del Eln)

La fiscal que lleva el caso indicó que la población afectada no tenía ninguna relación con el conflicto armado y que, por el contrario, eran víctimas directas del desplazamiento forzado en la zona.  “Cinco hombres murieron y otros más quedaron heridos, entre ellos un menor de edad quien logró salvarse al lanzarse al río y la oportuna intervención de los medios de la región”, sostuvo la funcionaria.

Becerra Rodríguez es señalado de ser coautor del asesinato de Alcides Arboleda Salazar, Didier Arboleda, Jimmy Pinzón, Willington Hurtado y Julio César Pozo. Tras ser capturado, afirmó que hacía varios meses estaba vinculado al frente del Eln y quería desmovilizarse.

Según las autoridades, al frente Che Guevara se le atribuyen secuestros selectivos, cobro de gramaje de estupefacientes en fincas de cultivos ilícitos y labores de inteligencia para el cobro de extorsiones a comerciantes de la región. Asimismo, se le responsabiliza del secuestro de dos comerciantes en 2015. La Policía pudo establecer que esta organización recluta constantemente a la población de la zona y tiene el control de lugares estratégicos del Pacífico colombiano para el tráfico de estupefacientes.

También le puede interesar: Viaje al frente del Eln que destrabó la negociación