La carta que le envió a Duque un testigo contra Uribe

Antes de que se conociera el nombre del nuevo mandatario y la investigación que ahora tiene contra las cuerdas al expresidente Uribe, uno de los dos testigos en su contra le escribió una singular carta a Iván Duque en la que deja entrever las razones de sus declaraciones judiciales.

La Corte Suprema de Justicia llamó a indagatoria al expresidente Álvaro Uribe por los delitos de soborno y fraude procesal. Archivo El Espectadorq

El pasado martes 12 de junio, cinco días antes de que Iván Duque fuera electo presidente de Colombia, desde el pabellón de alta seguridad de la cárcel de Cómbita, el detenido Pablo Herrán Sierra García, alias Alberto Guerrero, decidió escribirle al candidato del Centro Democrático. En esa carta de siete pliegos, que sus allegados hicieron circular en algunos medios de comunicación, el personaje decidió hacerle varias propuestas e iniciativas de paz al nuevo mandatario. El remitente es el mismo testigo en el proceso por el que la Corte Suprema de Justicia decidió hace algunos meses compulsar copias para que sea investigado el expresidente Álvaro Uribe Vélez.

(En contexto: En completo sigilo y con interceptaciones, así investigó la Corte Suprema al senador Uribe)

Sierra García, excomandante del bloque Cacique Pipintá, empieza por decir que su candidato fue Vargas Lleras pero que Duque les dio “pata y puño”. Que si pudiera votar no lo hubiera hecho en blanco “como los ficticios de Fajardo, Robledo y De la Calle que pelaron el cobre con su personalismo. Lo mismo que Juan Manuel Galán, de quien afirmó que ‘se tiró de la moto antes de disparar de Cambio Radical’”. En la misma misiva, critica también a Angélica Lozano, al tiempo que afirma que alias Guacho no creyó en los acuerdos de paz y por eso siguió en armas.

 

Según Sierra, su primera propuesta para Duque es fusionar la Ley de Justicia y Paz con la de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), y así darle igualdad a los tres exactores del conflicto: Estado, guerrilla y autodefensas, incluyendo a la Oficina de Envigado y a las Autodefensas Gaitanistas, pues el proyecto de ley de sometimiento que se tramita en el Congreso para las Bacrim es más de lo mismo: desigualdad política y jurídica, trampa, cárcel y extradición, “como dice mi coterráneo el diputado Rodrigo Mesa:  es echarle perfume a un bollo”.

(Le puede intersar: Llamado a indagatoria fue sorpresivo: defensa de Uribe Vélez)

La segunda propuesta es apoyar en el Congreso la continuidad de las culturas y las tradiciones de las minorías “que nos identifican en una pasión: las corridas de toros, las galleras y el coleo”. Y agregó que eliminar las galleras es acabar con una cuerda de un millón de gallos finos en toda Colombia y violar los derechos de las fiestas patronales. Sierra García dice que es tan cultural que por eso se hizo particular que en un cierre de un acuerdo o negocio se utiliza la frase: “palabra de gallero”.

El testigo del caso Uribe, insistió que prohibir las corridas de toros no es más que un capricho, orgullo y populismo de unos cuantos como el excandidato Gustavo Petro, “que dice ser animalista y si acaso tiene una mascota. Ir a una corrida de toros es más sano y cultural que ir a un estadio de fútbol donde sus hijos van a escuchar toda clase de palabras soeces y, sin su voluntad, se traban a lo pajarito con el humo de la marihuana. Mientras que, en una plaza de toros, la palabra más soez es: Ole”. Por eso, añade Sierra es matar las tradiciones ancestrales de un pueblo.

(Lea también: Los personajes claves del proceso contra el senador Álvaro Uribe Vélez)

La tercera propuesta es una consulta popular para legalizar los cultivos de marihuana y coca. Esa legalización, según él, sería fundamental para el fin sin retorno del conflicto armado, y significaría “un golpe de Estado para el general Diosdado Cabello y el dictador Nicolás Maduro, y además sería el bálsamo para la paz de México, Venezuela y demás países”. Esa consulta popular es necesaria porque, en su opinión, Colombia se está quedando sin autoridad política o moral para combatir las drogas, mientras que a los extranjeros los autorizar para cultivar y exportar cotizando en la bolsa de valores.

Sierra señaló en su carta a Duque que Bogotá tiene 10 millones de habitantes, y más de seis millones fuman marihuana. Igual en Medellín. Eso sin contar el resto del país donde altos funcionarios, personajes de la farándula y los medios, artistas y políticos, han reconocido haberse fumado un porrito. Y pone como ejemplos varias personalidades de todo el país. Alias Alberto Guerrero agregó que la erradicación de cultivos siempre será un fracaso porque “podrán matar a Guacho, pero vendrán 30 más al velorio, pues donde hay dinero ilícito, siempre va a ver bandidos, putas y ladrones”.

Las interceptaciones de la Corte que llevaron a investigar al senador Álvaro Uribe Vélez)

Después de las propuestas, el remitente le deseó éxitos en su carrera presidencial a Iván Duque, ya que ha sido el mejor candidato asesorado, rodeado y protegido, “independiente del expresidente Uribe”. Como la carta fue escrita antes de conocerse el desenlace en las urnas, Sierra García señaló que si ganara Petro se perdería el trabajo, la labor y el proceso de paz que se inició en el gobierno de Pastrana, y que “la sacaríamos más barata con una avalancha de Hidroituango que con Petro como presidente. Eso sería como recibir un batacazo con arena y sin saliva, como dice el refrán”.

La carta trae una posdata que dice: “Terminé hablando del expresidente Uribe porque al caer a la cárcel, me quedé sin enemigo para mantenerme vigente dentro del conflicto ya que no soy desmovilizado pero ya no con el fusil físico y mental, sino con una pluma que puede ser igual de buena o más letal que las armas con las que se le quita la vida a un ser humano, a pesar de mi poco grado de escolaridad, y porque Uribe va a naufragar en una de las tantas denuncias que tiene. Pero como él es un patriarca defensor de la patria y de todos los colombianos, de esos verracos que nacen cada 500 años, lo van a rescatar y en el rescate, me le pego de las manos y los pies. De lo que le den a él, me darán a mí, y por ende a todos los de las UAC, por derecho de igualdad”.

Sierra García termina la carta manifestando: “Soy más uribista que doña Lina”

Esta es la carta completa:

802230

2018-07-25T11:11:48-05:00

article

2018-07-25T19:54:03-05:00

mmedellin_1283

none

Redacción Judicial

Judicial

La carta que le envió a Duque un testigo contra Uribe

55

7586

7641