La historia de la delatora del hermano de la vicepresidenta

Noticias destacadas de Judicial

Se trata de Alejandra Vargas Osorio, una odontóloga colombiana que estuvo prófuga de la justicia de los Estados Unidos durante 16 años. Ella señaló a Bernardo Ramírez como el jefe de una operación de tráfico de drogas desde la isla de Aruba.

Luego de que se conociera que hace 22 años Bernardo Ramírez, hermano de la vicepresidenta Martha Lucía Ramírez, fue condenado a cerca de cinco años de prisión por delitos de narcotráfico en Estados Unidos, ahora se empiezan a conocer nuevos detalles sobre esas capítulo hasta ahora conocido y que tiene a la segunda al mando del gobierno de Iván Duque dando explicaciones. El periodista Gerardo Reyes de Univisión reveló que la delatora de Bernardo Ramírez, Alejandra Vargas Osorio estuvo prófuga durante 16 años, luego de haber pagado una fianza dentro de la investigación de un envío de droga desde la isla de Aruba.

Vea: El hermano de la vicepresidenta Ramírez y su condena por narcotráfico de hace 22 años

En 1997, La DEA conoció que Bernardo Ramírez, a través de otros dos colombianos, entre ellos Vargas Osorio, hicieron de correos humanos para meter heroína a Estados Unidos por el aeropuerto de Miami en julio de ese año. Así lo contó el agente Shaun Perry, quien recibió esa información de una fuente humana. Según Univisión, que tuvo acceso a todo el expediente judicial, dice que la odontóloga colombiana fue la que señaló al hermano de la vicepresidenta como el cerebro de esa operación. El abogado de ella también le dijo a ese medio que decidió fugarse “por el temor a los poderosos aliados’ que tenía en el gobierno de Colombia la persona a quien ella delató”.

"La fuga de la acusada, precipitada por el miedo y otras preocupaciones emocionales, incluyendo que el objetivo de su cooperación, quien tenía poderosos aliados en el gobierno de Colombia, representaba una amenaza en contra de ella viviendo sola en Miami Beach", escribió Richard C. Klugh, abogado de Vargas a portal web de Univisión. Lo que le dijo Vargas y otra de las personas que participaron del envío de heroína fue que Bernardo Ramírez quien los condujo a Aruba por la droga y era a él a quien debían contactar en Miami para que les recibiera la droga, una vez llegaran a Estados Unidos

Entonces, el 18 de julio de 1997, la DEA preparó una entrega en un centro comercial de Miami con Ramírez. Cuando este recibió la droga las autoridades lo detuvieron. Dos días antes de este operativo, la odontóloga Vargas fue abordada por el agente de la DEA en su apartamento de Miami Beach. Minutos antes ese agente había interrogado a Miguel José Aguilera, la otra persona que transportó en su estómago las cápsulas con heroína. El integrante de la Drug Enforcement Administration tenía la certeza de que Vargas tenía condones llenos de la droga al interior de su cuerpo.

“Perry y sus compañeros arrestaron a los viajeros y los llevaron al cercano hospital Mount Sinaí. Vargas expulsó 65 cápsulas, Aguilera 35. Al día siguiente los agentes descubrieron 30 condones más en una bolsa de viaje de Aguilera. Al leerle sus derechos, antes de ser llevados a prisión, Vargas y Aguilera decidieron cooperar. Ambos identificaron a Bernardo Ramírez como la persona que recibiría la droga y quien los envió a Aruba a recogerla. Vargas se encargó de hacer las llamadas a Ramírez mientras los agentes grababan”, señaló Univisión.

Según el expediente, la odontóloga le preguntó a Ramírez, vía telefónica, cuánto le iban a pagar por esa vuelta. La reunión, en la que se entregaría la heroína, quedó pactada en el centro comercial de Aventura, en North Miami Beach. “Varios agentes grabaron con cámaras el encuentro. A las 7:52 pm Vargas y Ramírez se reunieron dentro del centro comercial. Ella le dijo a Ramírez que la acompañara a entregarle la droga que estaba dentro de su automóvil en el parqueadero. Ramírez se situó a una distancia del carro de Vargas mientras ella retiraba la droga. Vargas se dirigió hacia Ramírez. Hubo una discusión. Los dos fueron arrestados y llevados al Centro de Detención Federal”, dice Univisión.

A los tres días, Ramírez fue llevado a juicio por delitos de narcotráfico, este se declaró “no culpable” y el juez de la corte federal le ordenó que se reportara dos veces a la semana con ese despacho judicial, luego de que su hermana pagara una fianza. Marta Lucía Ramírez para entonces era presidenta de Invercolsa y estuvo acompañada de su esposo el empresario inmobiliario Álvaro Rincón. Ellos dos se hicieron cargo de los USD$150.000 que el juzgado le impuso como multa para quedar libre bajo la figura de “deudores solidarios”. Al final, Bernardo Ramírez colaboró con la justicia, recibió una baja en la condena y enero de 1998 fue condenado a cerca de cinco años de prisión.

En cuanto a Vargas, Univisión encontró que fue declarada fugitiva en agosto de 1998. La garantía de pago que su madre había puesto para que fuera dejada en libertad en su momento fue confiscada. “De acuerdo con el memorando presentado por su abogado, durante los años de fuga, Vargas trató de superar una fuerte adicción a las drogas y el licor que afectaron su exitosa vida profesional y la llevaron a dedicarse al narcotráfico. Luego superó la adicción y se dedicó a la ortodoncia y la cirugía reconstructiva en Colombia a tiempo que cuidaba de sus padres

En abril de 2014, Vargas fue sentenciada por la justicia de los Estados Unidos a 29 meses luego de que el fiscal del caso pidió una reducción de la condena por su cooperación con la investigación del caso. Vargas salió de prisión el 26 de enero de 2016 y hoy se desconoce su paradero.

Comparte en redes: