Juicio contra Luis Fernando Andrade por caso Odebrecht, a punto de empezar

Noticias destacadas de Judicial

Hoy se realizó la audiencia preparatoria contra el exdirector de la ANI por presuntas irregularidades en la adjudicación del proyecto Ruta del Sol II, en la cual la Fiscalía y la defensa del procesado presentaron su teoría del caso ante el Juzgado 25 Penal del Circuito de Bogotá. Para el ente investigador, Andrade es un protagonista del entramado corrupto de Odebrecht en Colombia. El alto exfuncionario, por su parte, reitera que nada tuvo que ver con esas coimas.

La construcción de la Ruta del Sol II, que conectará el centro del país con la costa Caribe y que estará completa en un estimado de cinco años, es todo un ejemplo de la mano corrupta de Odebrecht en la infraestructura colombiana. Por la adjudicación del tramo Ocaña-Gamarra a la constructora brasileña y sus socio, que para la Fiscalía fue irregular, el expresidente de la Agencia Nacional de Infraestructura, Luis Fernando Andrade, fue acusado de interés indebido y contrato sin cumplimiento de requisitos legales. Aunque el exfuncionario se declara inocente, para la Fiscalía cometió los delitos de interés indebido en la celebración de contratos y falso testimonio en favor de Odebrecht, Episol (del Grupo Aval) y CCS Constructores, para que se quedaran con la adjudicación del tramo Ocaña-Gamarra de la Ruta del Sol II.

Lea también: “Estoy colaborando con autoridades de EE. UU.”: Luis Fernando Andrade

“Aproximadamente entre los años 2009 y 2014, Odebrecht hizo y causó que se hicieran pagos corruptos por más de $US 11 millones en Colombia para asegurar que le fueran adjudicados contratos de obra pública (…) se tiene establecido planamente que el contrato Ruta del Sol II fue adicionado por la ANI, en cabeza de Luis Fernando Andrade, a través de los otrosíes 3 y 6, para incluir el trayecto Ocaña-Agua Clara-Gamarra-Puerto Acapulco”. Con afirmaciones de esta naturaleza, la Fiscalía sostendrá en el juicio que Andrade debe ir a prisión por su presunta responsabilidad en el caso de corrupción más controversial de la historia reciente de Colombia. A través de todo un compilado de supuestas pruebas técnicas y testimoniales, el ente acusador se comprometió a demostrar la culpabilidad del expresidente de la ANI.

En la teoría del caso presentada por la Fiscalía ante el Juzgado 25 Penal del Circuito de Bogotá, se destaca que Luis Fernando Andrade habría conocido del actuar corrupto de Odebrecht -multinacional que ha afrontado problemas similares en 11 países del mundo, y admitió responsabilidad ante el Departamento de Justicia de EE.UU. en 2016- durante la adjudicación del tramo Ocaña-Gamarra de la Ruta del Sol II. El problema radica en que esa adición al contrato de Ruta del Sol II, que no fue otorgada mediante concurso sino de forma directa, se consiguió -dice la Fiscalía hoy- a través de sobornos desembolsados por Odebrecht a congresistas y funcionarios públicos. El exsenador Bernardo Ñoño Elías reconoció su responsabilidad en los hechos, y por eso está pagando una condena desde 2018.

“Las reuniones llevadas a cabo en el apartamento del senador Bernardo Miguel Elías Vidal, conocido como Ñoño Elías, eran coordinadas con Juan Sebastián Correa Echeverry, para la época funcionario público de confianza de Andrade (…) fueron cenas en las que se trabajaron temas del orden oficial, relacionadas directamente con las funciones del aquí acusado, encaminadas a favorecer los intereses de la multinacional Odebrecht (…) siempre con miras a cumplir esa adición y no cumplir una licitación pública”, expuso La Fiscalía. Según la Fiscalía, tras esas reuniones, Luis Fernando Andrade como presidente de la ANI habría direccionado a favor de Odebrecht los otrosíes de los contratos que le permitieron a la constructora brasileña quedarse con una obra que no estaba en los planes iniciales del megaproyecto y que costó más de $700.000 millones.

En contexto: ¿Por qué la Procuraduría está en desacuerdo con la imputación a Luis Fernando Andrade?

“Esas actuaciones contractuales y esos argumentos normativos, además de las evidencias descubiertas en el transcurso de este proceso, y las pruebas decretadas, han indicado categóricamente que la suscripción de los otrosíes 3 y 6, adición Ocaña-Gamarra, lo que hicieron fue habilitar la posibilidad no permitida en el acuerdo matriz de la Ruta del Sol II. De que la concesionaria utilizara los estudios de diseños y la construcción de una obra que, por demás, no estaba incluida en las previstas por dicho contrato”, agregó la Fiscalía.

Tras hora y media de lectura de la teoría del caso, la Fiscalía aseguró que Luis Fernando Andrade tenía pleno conocimiento de lo que hacía, por lo cual no sería un chivo expiatorio como lo ha denunciado la defensa del expresidente de la ANI. “El señor Luis Fernando Andrade Moreno sabía (…) al direccionar el trámite y celebración de los otrosíes 3 y 6 del contrato. Y quiso hacerlo, lesionando la administración pública, sin que se pueda establecer causal que justifique su actuar. Tenía capacidad para comprender que no debía interesarse en provecho de ningún tercero y que debía intervenir por razón de su cargo. Era consciente de la ilicitud de su conducta”, concluyó el ente investigativo.

Luego de una pequeña pausa, el abogado Héctor Escobar, quien fue designado como defensor suplente por Jesús Albeiro Yepes, apoderado principal de Luis Fernando Andrade, entró sin titubeos a la audiencia preparatoria con las siguientes afirmaciones: "La Fiscalía se ha comprometido con una teoría del caso que no podrá probar en juicio”. Escobar aseguró, entre otras cosas, que la evidencia del ente acusador no fue decretada para el juicio, es decir, no habría sido aprobada en instancias anteriores para ser utilizada en contra de Luis Fernando Andrade.

Más sobre este tema: “Andrade era una de mis estrellas en el Gobierno”: expresidente Santos

En la teoría del caso que maneja la defensa de Andrade, en todo momento se hizo referencia a su hoja de vida incorruptible. Los abogados Escobar y Yepes se comprometieron a demostrar que, contrario a lo que afirma la Fiscalía, el expresidente de la ANI es víctima de Odebrecht. “Hoy nuevamente la Fiscalía obra de espaldas al rigor que las más novedosas jurisprudencias dictan para todos estos actos procesales (…). Odebrecht aprendió del doctor Luis Fernando Andrade que es un funcionario incorruptible”, aseguró el penalista Escobar.

“En las pruebas documentales y testimoniales se demostrará que el tramo Ocaña-Gamarra, objeto de la adición contractual, siempre se valoró como esencial para unir la zona oriental del país con el corredor vial que compone la Ruta del Sol II. Así, no será difícil entender que la adición cuestionada era una obra planeada con mucha anticipación, pensada para conectar los principales centros de producción económica con las líneas fluviales, férreas y de transporte terrestre de personas y mercancías”, agregó la defensa, en relación con el mapa enseñado por la Fiscalía.

Finalmente, la defensa de Luis Fernando Andrade aseveró que quien realmente está detrás del entramado de corrupción es Juan Sebastián Correa Echeverry, quien fue la mano derecha de Andrade en la ANI, pues era su enlace con el Congreso de la República. “Demostraremos que Juan Sebastián Correa era el informante, el infiltrado, el hombre que a espaldas de Luis Fernando Andrade ponía al tanto de todas las gestiones adelantadas en la ANI. Le llevaba el ‘corre, ve y dile’ a Bernardo el Ñoño Elías y por esa gestión recibió dinero. Él es realmente el hombre de Odebrecht en la ANI”, concluyó Escobar.

¿Cómo llegó la Fiscalía a Luis Fernando Andrade?

La multinacional brasilera Odebrecht ha sido todo un dolor de cabeza en instancias nacionales e internacionales. De acuerdo con el Departamento de Justicia de Estados Unidos, desde hace 20 años la constructora ha venido pagando sobornos a altos funcionarios de 12 países alrededor del mundo para adjudicarse obras de infraestructura y beneficiarse de contrataciones públicas. En Colombia, el megaproyecto Ruta del Sol fue contaminado por el accionar corrupto de Odebrecht. Por irregularidades en la contratación de Ruta del Sol II, el expresidente de la ANI Luis Fernando Andrade dirime este pleito en la justicia.

La Fiscalía, en su momento encabezada por Néstor Humberto Martínez, aseguró que Luis Fernando Andrade fue una pieza fundamental para que la Agencia Nacional de Infraestructura adjudicara a dedo el tramo Ocaña-Gamarra. Le habría entregado sin licitación tal proyecto a la concesionaria Ruta del Sol, integrada por Odebrecht, Episol -de Corficolombiana- y CSS Constructores, a través de una adición al contrato original firmado a principios de 2010 por un valor de $2,4 billones. Con el nuevo acuerdo, firmado presuntamente a través de dos otrosíes de Andrade, a la concesionaria le llegaron $799.000 millones más.

Le puede interesar: ¿Tendrá Luis Fernando Andrade un juicio justo?

Para otorgarle tal contrato a la concesionaria, Odebrecht habría pagado sobornos a personalidades del Congreso, como el exsenador Bernardo Ñoño Elías, quien está preso desde 2018 por estos hechos y está pendiente de un tramite de principio de oportunidad por una presunta corrupción en un contrato del Fondo Financiero de Proyectos de Desarrollo. De acuerdo con las investigaciones, Elías habría mantenido una decena de reuniones con Luis Fernando Andrade, tanto en su oficina como en sus respectivas casas, lo que significaría que el expresidente de la ANI abusó de su posición para tomar decisiones que beneficiaran intereses particulares.

“La tarea del presidente de la ANI es llegar a un entendimiento con todos los políticos. Con el Congreso, con los gobernadores, con los alcaldes, porque los proyectos que se gestan son de enorme importancia para el país. Yo tuve miles de reuniones en esa época, solo con políticos entre los años 2013 y 2014 tuve 500 reuniones. Muchas reuniones fueron en eventos o en hoteles. No hay absolutamente nada de ilegal en tener una cena con un Senador (Ñoño Elías), ¿Qué pude ser un poco ingenuo? Sí. Pero eso tampoco es un delito”, aseguró Andrade en entrevista con Noticias Uno.

Por las presuntas irregularidades en Ruta del Sol II, la Fiscalía le imputó a Andrade el deliro de interés indebido en la celebración de contratos en calidad de autor; ocultamiento, alteración o destrucción de elementos materiales probatorios, como coautor, y falso testimonio en calidad de determinador. El exdirector de la ANI prometió declarase inocente de todos los crímenes que le adjudiquen y, además, asegura que la adición Ocaña-Gamarra se realizó con base en razones técnicas. Mientras el juicio avanza, Luis Fernando Andrade responde desde Estados Unidos -tiene la ciudadanía-, donde siente que “no puede ser perseguido por la Fiscalía”, sobre todo luego de que el antiguo fiscal general, Néstor Humberto Martínez, lo acusara de “conspirar” en su contra durante una intervención en el Congreso de la República.

El proceso paralelo por Ruta del Sol III

Luis Fernando Andrade, expresidente de la ANI, ha respondido ante la justicia en todas las instancias por las cuales ha sido llamado por presuntas irregularidades en la concesión de la Ruta del Sol. En un proceso paralelo, la Fiscalía le imputó cargos el 29 de julio de 2019,. El ente acusador demoró más de medio año en hacer efectiva tal diligencia, pues la anunció por primera vez en septiembre de 2018. En aquella oportunidad, la Fiscalía recibió un fuerte llamado de atención por parte de la jueza del caso, dado que su exposición de los hechos resultó confusa.

La Fiscalía señaló en la imputación por el tramo Ruta del Sol III que Luis Fernando Andrade se habría reunido con Roberto Prieto Uribe, gerente de la campaña de reelección del expresidente Juan Manuel Santos, para hablar sobre un envío de dinero para cubrir unos déficits en la campaña de 2014. Con el objetivo de tapar estos huecos, de acuerdo con el ente investigador, se tenía que entregar parte de la obra a Yuma Concesionaria, liderada por el grupo industrial italiano Impregilo.

“Todo eso estaba debidamente planeado desde la ANI, como desde la concesionaria (Yuma), para que este proyecto le fuera entregado a Consultores Unidos (del ingeniero Eduardo Zambrano) quien estaba recomendado por Roberto Prieto para que a su vez le entregara los dineros que Roberto requería supuestamente para cubrir un hueco en la campaña”, señaló la fiscal del caso en la audiencia de imputación por Ruta del Sol III. Estos dineros habrían sido disimulados en el contrato de construcción de un segundo puente en el Plato, Magdalena.

La empresa de Eduardo Zambrano, Consultores Unidos, según las investigaciones que ha hecho la Fiscalía en el caso Odebrecht, hizo parte de una conspiración para lavar dineros de Odebrecht. Para el ente acusador, Luis Fernando Andrade “fue determinante y dirigido a recoger recursos económicos para Roberto Prieto (...) porque como servidor público se interesó indebidamente en provecho de un tercero”. Sin embargo, el exdirector de la ANI se ha declarado inocente de todos los delitos que se le imputan y de sus relaciones, presuntamente, irregulares.

Además, la concesionaria Yuma, a la cual se le habrían entregado la obra para tapar los huecos en la campaña de Santos, ha sido tajante en decir que no tuvieron relación alguna con Roberto Prieto. “En los acuerdos a que hubiere llegado Prieto con la Fiscalía, y en su aval por parte de los jueces, no participó Yuma Concesionaria S.A., por lo que los mismos, de acuerdo con la ley penal, no le son oponibles de ninguna manera a dicho cuerpo o ente societario (…) Hasta la fecha, a ningún funcionario de Yuma Concesionaria S.A. se le ha imputado delito alguno por parte de la Fiscalía en relación con los hechos que involucran a Prieto”, respondió a una acción popular.

El pasado 12 de febrero, finalmente la Fiscalía anunció que llevaría a juicio a Luis Fernando Andrade por su presunta participación en la entrega irregular del contrato de la Ruta del Sol III. En el escrito de acusación, la Fiscalía asegura que el exdirector de la ANI habría direccionado la entrega de un millonario contrato para el beneficio de Yuma Concesionario.

Andrade, de acuerdo con el ente acusador, habría direccionado de forma irregular la firma del otrosí 1 de la Ruta del Sol III, que cruzará los departamentos de Cesar, Magdalena y Bolívar, y el otrosí 5 para la adjudicación de estudios para la construcción del Puente Plato en Magdalena. Por estos hechos, el 21 de mayo de 2019, Roberto Prieto fue condenado, a través de un preacuerdo, a cinco años de detención por los delitos de interés indebido en la celebración de contratos, tráfico de influencias y falsedad en documento privado. El exdirector de la ANI ha negado categóricamente su relación con Roberto Prieto y con Eduardo Zambrano, incluso, asegura ser víctima de una persecución de la Fiscalía.

Comparte en redes: