La historia del emisario de los "narcos" que habría amenazado a Gustavo Moreno

José Ignacio Mira Peña, a quien apodan Capitán Mira o Gafas, es señalado de estar detrás de las amenazas de muerte en contra de Luis Gustavo moreno, exdirector anticorrupción de la Fiscalía.

Luis Gustavo Moreno, exfiscal de la unidad Anticorrupción de la Fiscalía.Mauricio Alvarado - El Espectador

José Ignacio Mira Peña, más conocido como Gafas, no tiene cuentas pendientes con la justicia, aunque su nombre atraviesa muchos procesos judiciales que van desde homicidio, narcotráfico y ahora las más recientes amenazas de muerte de las que fue víctima el exfiscal Luis Gustavo Moreno, principal testigo en el escándalo de corrupción en la Corte Suprema de Justicia.

Gafas es un misterioso personaje relacionado con los principales narcotraficantes del norte del Valle. Su carrera original la inició en el Ejército Nacional. Es un capitán condecorado y en retiro, además fue abogado de Javier Antonio Calle Serna, alias Comba. De acuerdo a los registros de la Fiscalía, fue uno de los emisarios ante el Gobierno para plantear una propuesta de sometimiento a la justicia que incluía la salida del narcotráfico de los Rastrojos, la Oficina de Envigado y el Clan Úsuga.

La fallida entrega de los ‘narcos’

Los mediadores eran el abogado fallecido José Ignacio Londoño y José Mira. El proyecto se presentó entre 2010 y 2011 del cual participaron los capos del narcotráfico: Javier Antonio Calle Serna, alias Comba, Diego Rastrojo, entre otros, que adelantaron aproximaciones con el gobierno para desarticular sus redes. Como intermediario participó el asesor J. J. Rendón. (En contexto: La oferta secreta de los narcos para entregarse).

El proyecto fue conocido por el alto gobierno, la exfiscal Vivian Morales, la dirección de la Policía, funcionarios de la Embajada de Estados Unidos, los intermediarios del proceso y el presidente Juan Manuel Santos. En esencia, el documento planteaba la propuesta de que las cabezas del narcotráfico y sus hombres abandonaran el negocio a cambio de la no extradición y la exclusión de sus familias de procesos penales.

Según Javier Antonio Calle Serna, al entonces asesor político de Santos le entregaron US$12 millones para que desarrollara la fórmula de esta propuesta de sometimiento a la justicia y se la transmitiera al jefe de Estado. Sin embargo, Calle Serna advirtió que la iniciativa no prosperó porque se exigió un acompañamiento del gobierno americano que nunca llegó.

De otro lado, el expresidente Álvaro Uribe denunció que parte de ese dinero que se le habría entregado a J.J. Rendón, específicamente US$2 millones, había sido destinado para financiar la campaña de Santos en 2010. Tales acusaciones llevaron a la Fiscalía a abrir una investigación el 10 de mayo de 2014 contra Rendón y otro hombre que resultó salpicado por, supuestamente, ser un intermediario: Germán Chica, exconsejero presidencial. El proceso fue archivado por el ente investigador que no encontró evidencia alguna que soportara las denuncias de Uribe al determinar que no existieron pruebas testimoniales ni documentales que pudieran concluir que sí hubo dinero del narcotráfico en la cruzada de Santos para llegar la Casa de Nariño.

El asesinato de Nacho Londoño

El abogado José Ignacio Londoño Zabala, más conocido como Nacho, se presentó en Cartago con la intención de aspirar a la Alcaldía. Nacho fue asesinado el 20 de julio de 2015 cuando salió de la sede de publicidad de su campaña de dicho municipio y fue atacado por un sicario quien le disparó por la espalda. (Le puede interesar: Ignacio Londoño, ¿crimen sin pistas?).

Las investigaciones apuntan que las razones del crimen se derivaron de una pelea por el control político de Cartago y que en esa disputa el único contradictor con el peso para pelearle de tú a tú ese poder era alias Gafas. A la fecha la Fiscalía no tienen ningún capturado por este crimen. Lo cierto es que el plan para matar al abogado pudo venir de los enemigos de sus clientes, de sus posibles adversarios políticos y hasta de alguno de sus clientes.

En 2011 el político y abogado vallecaucano fue llamado a dar su versión sobre su supuesta participación en el asesinato del dirigente conservador Álvaro Gómez Hurtado, después de que el 14 de junio de ese año el extraditado narcotraficante Hernando Gómez Bustamante, alias Rasguño, se despachara en su contra y afirmara, ante la Comisión de Acusación de la Cámara de Representantes, que investiga la supuesta participación del expresidente Ernesto Samper en el crimen, que Londoño fue partícipe y pieza clave en el magnicidio. También fue implicado en reiteradas ocasiones por sus presuntos nexos con el cartel del norte del Valle. Entre otros polémicos personajes a los que defendió el abogado se encuentra, además, el hacker Sepúlveda, el espía cibernético que habría interceptado las comunicaciones del equipo negociador del Gobierno en el proceso de paz en La Habana (Cuba).

El escándalo de la Fiscalía

En 2015 este diario reveló un anónimo en el que se acusaba al fiscal Álvaro Sarmiento haber recibido sobornos de narcos. Sarmiento para ese entonces dirigía la Dirección de Fiscalías Especializadas contra el Crimen Organizado. En este episodio vuelve a tener protagonismo José Ignacio Mira Peña. “Ha recibido gruesas sumas de dinero por intermedio de alias Gafas, a fin de dejar en la impunidad miles de crímenes cometidos por el grupo ilegal conocido como ‘Los Rastrojos’, a cargo de alias Los Comba. Dentro de esos pagos recibidos por el doctor Álvaro Sarmiento de manos de alias Gafas, se destaca uno por valor de quinientos mil (500.000) dólares, pactado en una de las muchas visitas realizadas por José Ignacio Mira a la oficina del doctor Sarmiento, en el búnker de la Fiscalía General de la Nación en Bogotá”, revelaba la carta. (Lea:El anónimo que incomoda en la Fiscalía).

Con el anónimo que acusa al fiscal Álvaro Sarmiento de actos de corrupción, se repite un poco el mismo escenario: los Rastrojos buscando beneficios penales a través de emisarios del Estado. Sin embargo, a la fecha no existe proceso penal contra Sarmiento, quien ya no trabaja para la Fiscalía. 

Las amenazas a Gustavo Moreno

En un intercambio de versiones se ha convertido la denuncia de las amenazas contra el exfiscal anticorrupción Luis Gustavo Moreno, quien se encuentra detenido en el Centro de Reclusión Militar de la Escuela de Artillería del Ejército Nacional. (Capitán que habría amenazado a Gustavo Moreno tenía permiso para visitarlo: Ejército).

Las denuncias de presuntas amenazas se conocieron por un comunicado de prensa emitido por el mayor retirado del Ejército Juan Carlos Rodríguez Agudelo, alias Zeus, y quien estaba preso por falsos positivos en ese mismo centro de reclusión militar hasta hace unos días, cuando fue trasladado a la reclusión militar de Apiay.

El uniformado aseguró que detrás de las intimidaciones estaría el capitán retirado del Ejército, José Ignacio Mira Peña. “Cuando se denunció, ante funcionarios del CTI de la Corte Suprema de Justicia, la presencia del Capitán Mira, exempleado de Wilber Alirio Varela Fajardo, (alias ‘jabón’), en la sede del CRM (Centro de Reclusión Militar) de la Escuela de Artillería, donde amenazó a Gustavo Moreno, como enviado por Leonidas Bustos y Francisco Ricaurte”.

Por su parte, el Ejército Nacional emitió un comunicado en el que señala que se hizo una visita a la reclusión de Moreno y que las condiciones de seguridad sí están siendo garantizadas. Además, afirma que de acuerdo al protocolo de seguridad de Moreno hay 41 personas autorizadas por él y la Fiscalía para visitarlo, entre quienes se encuentra el presunto autor de las amenazas. “José Ignacio Mira Peña ingresó al Centro de Reclusión Militar el pasado 23 de octubre luego de verificar que su nombre aparecía en el listado autorizado por la Fiscalía, además de contar con el consentimiento y previa autorización del recluso Gustavo Moreno quien fue enterado de la visita”, se lee en el comunicado.

Ante esta versión, el abogado de Moreno le explicó a este diario que están a la espera de los resultados de la investigación."Eso dice el comunicado. No significa que sea cierto. Esperen la investigación”. La Fiscalía ya está realizando las diligencias pertinentes para aclarar lo sucedido. Se estudia el traslado de centro de reclusión al exfiscal anticorrupción Luis Gustavo Moreno.En este episodio hay más preguntas que respuestas.