La jugada de Musa Besaile en la Corte Suprema de Justicia

El próximo viernes se discutirá el proceso colaboración eficaz para el exsenador del partido de la U a cambio de beneficios judiciales.

Musa Besaile es investigado por la Corte Suprema de Justicia por el cartel de la toga.Cortesía Revista Semana.

La Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia tiene en sus manos una decisión que podría cambiar el rumbo de los procesos que adelantan por el cartel de la toga, el escándalo de presunto direccionamiento de procesos a cambio de millonarias sumas de dinero en el Alto Tribunal. Se trata de la propuesta de colaboración eficaz que presentó el detenido exsenador Musa Besaile. El viernes se reunirán para evaluar la petición con la que busca obtener beneficios judiciales. (En contexto: Musa Besaile prendería el ventilador para obtener beneficios judiciales).

El procedimiento que en este caso se aplicaría es similar al expuesto hace algunos días por la defensa de Bernardo Miguel Elías, que consiste en aplicar procedimientos de otra norma (Ley 906) en el marco de la ley en que el senador es investigado (Ley 600). La Corte deberá evaluar la información que anunció Besaile y que entregó formalmente a través de su defensa. (Lea: El enredo en que terminó el congresista Musa Besaile por haber confesado su soborno)

El senador Besaile, quien se encuentra detenido en la cárcel La Picota, ya aceptó que pagó $2.000 millones al exfiscal Gustavo Moreno para que él, en compañía de exmagistrados de la Corte Suprema de Justicia, le “ayudaran” en su proceso por parapolítica. El congresista explicó que pagó el dinero pues Moreno lo extorsionó. Sin embargo, el exfiscal le ha explicado al alto tribunal que nunca ejerció ninguna presión en contra de Besaile y que este hizo el pago consiente del beneficio que iba a recibir.

Por eso, la Corte señala que “resulta exótico que ahora justifique su comportamiento con una explicación inadmisible en esa y en cualquier otra circunstancia (…) La coacción para pagar una suma de dinero con el fin de detener una decisión judicial es una disculpa inaudita. Por principio, la coacción supone el empleo de la violencia para impedir a la persona realizar un acto que la ley no prohíbe, que es precisamente lo que acá no ocurre”, explicó en su momento el alto tribunal.

Lo cierto es que la sola idea de que el Ñoño Elías y Musa Besailes, decidan colaborar con la justicia es causa de preocupación para muchos con los que tuvo negocios y podría impactar parte del panorama político nacional, a unos meses de las elecciones.