contenido-exclusivo

La mujer que espió al exfiscal Montealegre y habría ayudado a escapar a Aida Merlano

Se trata de la exfiscal Tatiana Oliveros, quien paga una condena de 21 años de prisión por haber colaborado para que personas al margen de ley obtuvieran beneficios judiciales. Conoció a la excongresista en la cárcel el Buen Pastor y, según otras reclusas, ella y su hijo habrían ayudado a Merlano a escapar. Esta es su historia.

La exfuncionaria del ente investigador fue condenada por sus nexos con Los Urabeños, hoy denominados como Agc o Clan del Golfo.Diario del Huila

En el mundo judicial de Colombia, el nombre de Tatiana Oliveros es bien conocido pues pasó a la historia por ser la fiscal que espió a Eduardo Montealegre cuando se desempeñaba como jefe del ente investigador. El tema fue noticia a finales de 2012. La propia Fiscalía prendió las alarmas y advirtió que los acercamientos de Oliveros al fiscal general habrían sido posibles luego que, uno de sus escoltas, le pasara a la mujer información privilegiada que solo una persona del círculo cercano de Montealegre podía saber. El hombre fue retirado del esquema de seguridad, pero la Fiscalía advirtió que la información que logró obtener podía ser utilizada con fines criminales. Tres años después, la fiscal fue condenada por ayudar a que personas al margen de ley obtuvieran beneficios judiciales. Esta sentencia la llevó a la cárcel El Buen Pastor en donde hace un poco más de un año conoció a la excongresista Aida Merlano.

(Le podría interesar: Caso Merlano: Fiscalía evalúa cambiar a los encargados de llevar la investigación)

Según la Fiscalía, Oliveros habría jugado un papel clave en la fuga de la exsenadora de Barranquilla, condenada a 15 años de cárcel por corrupción electoral, y quien se voló de sus guardianas el pasado 1°de octubre cuando estaba en una cita odontológica. Según testimonios que reveló el ente investigador durante la imputación de cargos en contra de Aida Victoria Merlan,la hija de Merlano, y Javier Cely, el odontólogo que visitó antes de fugarse, Oliveros se habría encargado de que la cuerda que la excongresista utilizó para lanzarse del tercer piso hacia la calle, estuviera lista en el consultorio médico. Una de esas versiones apunta a que el hijo de Oliveros la llamó y “ella le manifestaba que no se preocupara, que no iba a pasar nada, que solo iba a llevar la cuerda”. Al parecer, a cambio de este “favor”, se habría realizado una consignación de $10 millones a una de sus cuentas.

Blanca Jazmín Becerra fue la reclusa que le contó esta historia a la Fiscalía. Además, agregó que esa llamada entre Oliveros y su hijo se dio justamente el día que Merlano se fugó. Explicó también que la celda de la excongresista, que ocupaba ella sola, fue vaciada días antes de salir a la cita odontológica de la que no volvió, y que todos sus muebles aparecieron al día siguiente en la de Tatiana Oliveros y Margarita Díaz, otra reclusa. El joven, menor de edad, se presentó el pasado lunes en el búnker de la Fiscalía, luego de que en la audiencia de imputación de cargos en contra de la hija de Merlano y el odontólogo, la Fiscalía revelara el testimonio que lo vinculó al caso.

(Vea: “Me condenaron por todo”: odontólogo de Aida Merlano sobre su detención)

La entrevista realizada por los investigadores a la reclusa Becerra relata hechos que, en su criterio, son extraños. Primero, que los hijos de Merlano y sus amigas, no fueron a visitarla el domingo anterior al penal; que el exnovio de Merlano supuestamente se llevó buena parte de las pertenencias de la excongresista en bolsas durante su última visita, dejando prácticamente vacía la celda. Además, que Merlano en días antes de su fuga pasó de la celda que supuestamente tenía “para ella sola” al patio con el resto de reclusas. Bajo la lupa de las autoridades ya están varios funcionarios del Inpec que estuvieron a cargo de la custodia de la política conservadora. Por ejemplo, ayer martes fue capturado el encargado de la custodia y vigilancia de la cárcel El Buen Pastor en Bogotá, David Alexander Álvarez.

Además de revelar la supuesta participación de Oliveros en este denominado “plan de escape”, Becerra señaló que “Ella (Merlano) salió con un jean azul del centro carcelario. Cuando pasan la noticia, ella ya no lo tiene sino uno blanco, ese pantalón ella lo había llevado a la lavandería. En el video aparece en el escenario una mujer de chaqueta azul, al parecer con una peluca, la cual en el momento en que ella se cae de la cuerda la toma de la mano y la lleva hacia la moto y le hace la entrega de algo. Ella tiene la contextura física y su forma de caminar a Sonia León, la pude reconocer yo y otras compañeras que vieron la noticia”, narró.

Hasta el momento, la Fiscalía General no se ha pronunciado si incluirá en las investigaciones a Riveros por la fuga de la excongresista conservadora. Esta solo ha sido mencionado durante las primeras audiencias en contra de Merlano hija y el odontólogo Cely Barajas. Lo que sí se sabe, es que en marzo de 2018 la condena de la exfiscal aumentada por la Corte Suprema de Justicia. La Sala Penal de la alta corte añadió tres años más a la pena que el Tribunal de Bogotá le puso en primera instancia (19 años). El alto tribunal afirmó que “si se tiene en cuenta que la justicia no puede ser corrompida al representar un símbolo que repele la venalidad, la arbitrariedad, el interés individual”. 

La exfiscal fue condenada por los delitos de: concierto para delinquir agravado con fines de narcotráfico, concierto para delinquir agravado con fines de concusión, prevaricato por acción, prevaricato por omisión, falsedad en documento público, entre otros. Además fue inhabilitada por 10 años para poder fungir como fiscal. El expediente de Oliveros arrojó en su momento que “la funcionaria agotó contactos con autoridades y particulares para anunciarles que serían objeto de señalamientos de apoyo a grupos paramilitares en procesos penales con el fin de presionarlos, ya bien fuera en la toma de decisiones o para la entrega de dinero”.

La exfiscal Oliveros fue capturada el 2 de diciembre de 2012 en Neiva luego de ser señalada de colaborar con la banda criminal Los Urabeños (hoy conocida como Clan del Golfo o Autodefensas Gaitanistas) y la extinta guerrilla de las Farc. El ente investigador aseguró en su momento que la funcionaria eliminaba sus expedientes judiciales o presionaba para que se emitiera fallo absolutorio a cambio de dinero. Oliveros fue señalada de tener un nexo criminal directo el exjefe de Los Urabeños alias La Guagua, con quien coordinó operaciones relacionadas al narcotráfico. Al parecer, al extenso expediente judicial de la exfuncionaria judicial puede extenderse con los recientes hechos que se conocieron sobre el insólito escape de Merlano. La vuelta de Oliveros a los estrados judiciales es casi inminente para la Fiscalía General.

885192

2019-10-09T18:16:52-05:00

article

2019-10-10T07:56:08-05:00

jescobar_1284

none

Redacción Judicial

Judicial

La mujer que espió al exfiscal Montealegre y habría ayudado a escapar a Aida Merlano

86

7066

7152

1