contenido-exclusivo

La versión del abogado Alex Vernot sobre el caso Odebrecht

Desde la cárcel, Vernot escribió el libro “¡Sepulcros blanqueados! La verdad del fiscal general en el caso Odebrecht”, en el que señaló quiénes, para él, han evitado conocer los alcances que tuvo la multinacional brasileña en Colombia. Vernot está preso y llamado a juicio por el entramado de corrupción llamado caso Hyuindai.

Álex Vernot terminó de escribir el libro en septiembre del año pasado en la cárcel La Picota. La editorial Oveja Negra se encargó de imprimirlo.Cortesía

El abogado Alex Vernot no pierde el tiempo en la cárcel. Allá llegó a parar en septiembre de 2018, luego de que la Fiscalía lo capturara porque, supuestamente, le ofreció $2 millones de dólares a un abogado a cambio de que no testificara en contra del millonario empresario Carlos Mattos, a quien Vernot defendía. Luego de dos meses de estar tras las rejas, el jurista comenzó a escribir las primeras páginas de un libro que acaba de salir de las impresoras de la editorial Oveja Negra. Lo tituló "¡Sepulcros blanqueados! La verdad del fiscal general en el caso Odebrecht", y en él hizo un análisis de los hechos, “el poder y los intereses ocultos” de lo que considera el caso de corrupción más grande de la historia de Colombia. 

(Le puede interesar: Caso Hyundai: Alex Vernot denuncia al fiscal Néstor Humberto Martínez)

Su trabajo se lo dedicó a Jorge Enrique Pizano y a su hijo Alejandro, quienes murieron en noviembre de 2018. Para Vernot, ambos son testigos “inmolados de la corrupción”. Pizano fue controller (una especie de auditor) del concesionario Ruta del Sol, y uno de los primeros en alertar que algo andaba mal dentro de la sociedad (integrada por Odebrecht, Episol y CSS Constructores), pues encontró que los brasileños estaban detrás del mal manejo de los dineros para la construcción de este importante corredor vial. El ingeniero murió de un infarto, pero Vernot no está convencido de eso pues, asegura en su libro, la investigación por su muerte tuvo varias irregularidades por parte de la Fiscalía, dirigida en ese momento por Néstor Humberto Martínez. 

El papel del exfiscal Martínez en la investigación del entramado de corrupción es el foco de Vernot. Para él, nada en las pesquisas de la Fiscalía de Martínez es válido, ya que, durante años, fue el “abogado de confianza” de Luis Carlos Sarmiento y asesor del Grupo Aval, el socio colombiano de Odebrecht para la construcción de la obra a través de Episol. “Debido a los intereses que defendía como abogado, las acciones de la Fiscalía bajo su mando resultaron viciados por el mismo modus operandi que también caracteriza la intervención de Martínez en otros casos en los que tenía un conflicto de interés: inacción cuando debía perseguir a sus favorecedores e inescrupulosa diligencia para encubrirlos y protegerse a sí mismo”, escribió Vernot. 

(En contexto: ¿Qué es el caso Hyundai?

El abogado mencionó uno a uno los “lunares” de la investigación en cabeza de Martínez y los conflictos de intereses que presentó el exfiscal, que se demoró en aceptar ante la Corte Suprema de Justicia. Por ejemplo, Vernot recordó que fue el exfiscal el que asesoró al Grupo Aval y al concesionario para la firma de varios documentos, entre ellos un contrato de estabilidad jurídica y un contrato de transacción para, entre otros aspectos, resolver las dudas de Pizano sobre los sospechosos desembolsos a terceros, “innecesarios para el desarrollo y correcta ejecución del proyecto”. 

Ese pacto, recordó Vernot, se firmó en abril de 2016, un mes después de la condena de Marcelo Odebrecht en Brasil, una de las primeras pistas que conoció el mundo de que algo no andaba bien en la multinacional. El exfiscal Martínez explicó en su momento que la empresa se vio obligada a reintegrar a la concesionaria $33.000 millones de los contratos cuestionados. En el documento se lee que las partes renunciaron a cualquier acción o reclamación entre sí y que quedaron obligadas a guardar confidencialidad. Al respecto, el autor recordó que Pizano le planteó a la periodista María Jimena Duzán una pregunta que, para Vernot, es clave: ¿Por qué se pactó un acuerdo por $33.000 millones, si el valor de los pagos irregulares ascendía a más de $60.000 millones? 

(Lea también: La ruta Odebrecht entre el fiscal Martínez y Pizano)

El interés de Vernot en el tema de Odebrecht no es casual. Desde que fue capturado en 2018, el abogado ha insistido en que su proceso judicial es un montaje en su contra, pese a que el principal testigo (Luis David Durán Acuña) ha insistido en que tiene pruebas de que sí recibió presiones y ofrecimientos de Vernot para cambiar su versión sobre Carlos Mattos. Esta historia tiene que ver con el llamado caso Hyundai, otro caso de corrupción que involucra a Mattos. Según las investigaciones, Mattos habría pagado a jueces para que lo beneficiaran en procesos judiciales, en medio de una pelea para quedarse con la representación de la marca surcoreana Hyuindai en Colombia, luego de que esta, en 2015, le pidiera el "divorcio" a Mattos tras 25 años de relación comercial.

Según Vernot, “todas las demandas, acciones y medidas cautelares” interpuestas en el caso Hyundai, que estalló en septiembre de 2016, “fueron ideadas, planeadas y ejecutadas por él (el fiscal Martínez)”. Todo esto, según el abogado, podría considerarse prevaricato (actuar en contra de la ley), dado que “guardó ilegalmente silencio absoluto” sobre su nexo laboral con Carlos Mattos “ante la Corte Suprema de Justicia, ante la justicia penal y ante la opinión pública”. Vernot ya denunció al exfiscal en la Comisión de Acusaciones. Y, al igual que en el caso Odebrecht, el abogado asegura que detrás de todo ha estado Martínez beneficiando a sus antiguos clientes.

(En contexto: Lo que Alex Vernot (abogado del empresario Carlos Mattos) le dijo a la ONU sobre su caso)

Otro de los “lunares” que recordó Vernot en su libro es el que tiene que ver con el otrosí que logró la concesionaria para construir la vía Ocaña-Gamarra, sin necesidad de presentarse a una nueva licitación. En este caso, el exfiscal se declaró impedido pues, como abogado, en septiembre de 2012 aportó un concepto de viabilidad al Grupo Aval y sus socios. Al final, en calidad de ministro de la Presidencia en el segundo gobierno Santos, cargo que ocupó entre 2014 y 2015, participó en la aprobación del documento Conpes 3817 de octubre de 2014, que declaró de importancia estratégica el corredor vial Ocaña-Gamarra y le permitió a Odebrecht y sus socios quedarse con el contrato.

El lío en este caso, reseña Vernot, es que en esa aprobación del Conpes participaron también las exministras Cecilia Álvarez y Gina Parody y Martínez, como fiscal, abrió una investigación en contra de las dos exfuncionarias por supuestas irregularidades en la firma de documento, pero al poco tiempo, ordenó su archivo. Este caso fue uno de los expedientes que recibió el fiscal ad hoc Leonardo Espinosa, cuando la Corte Suprema de Justicia ordenó que debía existir un fiscal alterno en tres investigaciones del escándalo, de cara a los impedimentos presentados por Néstor Humberto Martínez. Espinosa fue el llamado a recibirlos y, antes de dejar su cargo, en mayo de 2019 (tras la renuncia de Martínez a la Fiscalía), dejó lista la imputación de cargso en contra de las exminstras, quienes se han declarado inocentes. 

(En contexto: ONU cuestiona papel de exfiscal Néstor Humberto Martínez en proceso contra Alex Vernot)

Para Vernot, la investigación de Martínez en contra de Álvarez y Parody tenía varias inconsistencias y había las suficientes pruebas para vincularlas oficialmente a la investigación. El caso sigue sin solucionarse pues, hasta ahora, no se ha resuelto si la Fiscalía sigue el camino que dejó trazado Espinosa o vuelve a archivar el caso. El fiscal ad hoc no alcanzó a llamarlas a la audiencia de imputación de cargos, pues la súbita renuncia del exfiscal lo dejó por fuera del ruedo. Vernot dejó claro en su libro que la salida de Martínez de la Fiscalía fue la consecuencia de la presión que ejercieron congresistas como el senador Jorge Enrique Robledo y varios medios de comunicación, quienes denunciaron sin descanso sus impedimentos. Martínez, por su parte, ha dicho una y otra vez que salió de la Fiscalía por la decisión de la JEP de no extraditar al exjefe guerrillero Jesús Santrich y que nunca hizo nada ilegal en cuanto a Odebrecht.

Vernot sigue preso en La Picota, pese a que el  Grupo de Detenciones Arbitrarias de Naciones Unidas dijo el año pasado que su detención era arbitraria y le solicitó al gobierno colombiano su inmediata liberación. “En medio de mi vivencia personal entiendo que la justicia colombiana está atravesando una de las peores crisis de su historia, mas no pierdo la esperanza y la fe en que personas funestos para el país, como lo ha sido Néstor Humberto Martínez, sean castigados ejemplarmente y queden revelados el cinismo y la hipocresía de tantos sepulcros blanqueados que nos gobiernan desde hace décadas”, concluye el abogado en su libro, que terminó de escribir en septiembre del año pasado.

904195

2020-02-12T10:00:00-05:00

article

2020-02-12T10:13:26-05:00

mmedellin_1283

none

Redacción Judicial

Judicial

La versión del abogado Alex Vernot sobre el caso Odebrecht

59

10143

10202

1