¿Por qué las largas filas en el Consejo de Estado?

Al alto tribunal llegaron multitudes de personas para radicar una serie de documentos porque, supuestamente, se estaba discutiendo una acción de grupo que les permitiría a los reservistas acceder a beneficios económicos.

Christian Garavito

Un rumor, que se extendió en cuestión de días, empezó a generar eternas filas a la entrada del Palacio de Justicia. Por un familiar, amigo, conocido o vecino, quienes hacían esta demorada peregrinación se enteraron que los reservistas podían acceder a beneficios económicos si radicaban una serie de documentos en el Consejo de Estado. La razón, les informaron, es que en ese alto tribunal se discutía una acción de grupo que, de ser concedida, podría remunerarlos con dinero. Una información que según funcionarios de esta corporación es falsa. (Vea la galería: Las eternas filas del Consejo de Estado)

Si bien al Consejo de Estado llegó, efectivamente, una acción de grupo “formulada por soldados voluntarios y profesionales en actividad o retirados”, este recurso judicial se encuentra en una eventual revisión de sentencia definitiva. Es decir, que ni siquiera ha sido escogida para ser debatida en el alto tribunal, por lo que cabe la posibilidad de que no se considere y todo el esfuerzo y el dinero invertido en radicar estos documentos sería inútil.

Precisamente, además del tiempo que una persona se puede demorar haciendo la fila –el cual oscila entre una y tres horas dependiendo del momento del día–, se venden formularios como chicles y se anuncia que éstos son necesarios para radicar los documentos. Cada uno cuesta $500 y, según dicen quienes los promocionan, “usted necesita comprar dos: uno para el Consejo de Estado y otro para que se quede con el comprobante. Sin eso no le dan la platica”. Ni hay “platica” de por medio ni es necesario entregarle este documento al alto tribunal. Ni este ni ninguno.

En un comunicado de prensa, expedido en la tarde de este miércoles, “una vez se decida sobre la selección o no de la acción de grupo, el Consejo de Estado informará el procedimiento a seguir”. Es decir, que como no se ha elegido el recurso aún no opera ningún proceso para hacer parte de él y “recibir sus beneficios”. Los funcionarios de la corporación también informaron que no existe ningún plazo para vincularse, pues se puede hacer antes, durante o después de la acción de grupo. Eso sí, hasta hoy se recibieron los documentos por razones de orden administrativo. Cada vez era más gente y la situación se estaba volviendo caótica.

De acuerdo con lo que le explicaron a este diario, el Consejo de Estado estaba en la obligación de recibir estos documentos, así no fueran necesarios, porque según el Código Contencioso Administrativo “a las autoridades les está especialmente prohibido negarse a recibir las peticiones o expedir constancia sobre las mismas”. Por lo tanto, están obligados a hacerlo. Todos los documentos que se han entregado al alto tribunal se han guardado hasta que haya una decisión sobre si se va a estudiar o no la acción de grupo, y en caso de que no se adopte la revisión se archivarán.

Lo que el Consejo de Estado aún no se ha podido explicar es de dónde salió la información sobre la necesidad de realizar todo este trámite, de que se requería un formulario especial y que los reservistas se iban a beneficiar, si el recurso sólo cobija a los soldados profesionales y voluntarios en actividad o retiro. Por eso se insistió en que no se debe creer en la mala información emitida “por personas ajenas a la Corporación que los están citando para estos efectos”.

De hecho, la magistrada del Consejo de Estado María Claudia Rojas le dijo a El Espectador que “a las personas las han asaltado en su buena fe” y que “se han creado falsas expectativas”, pues aún tiene que correr un término legal para que el alto tribunal se pronuncie sobre la acción de grupo. La cual se interpuso ante el Juzgado 37 Administrativo de Bogotá que accedió parcialmente algunas de sus pretensiones. Luego se fue para el Tribunal en revisión, y allí revocaron la decisión. Ahora, en el Consejo de Estado lo que se buscará, si es elegida, es unificar jurisprudencia al respecto.

Además, la también magistrada del Consejo de Estado, Stella Conto Díaz, explicó en la mañana de este miércoles, que “la gente sigue insistiendo en que tiene que venir a presentar unos papeles que no se necesitan y que no se han pedido (…) Empezaron a inundarnos e peticiones. El Consejo de Estado les ha informado que no se necesitan, no estamos pidiendo papeleos”. Muchas de las personas que hacen fila insisten en entregar los papeles para asegurar "no quedarse sin nada si esa tal decisión sale”.

[email protected]spectador.com

Temas relacionados

 

últimas noticias