IV Encuentro de Liderazgos LGBT: A enfrentar el conservadurismo religioso

hace 1 día

Cabo del Ejército, a la cárcel mientras es investigado por muerte de Dimar Torres

El ministro de Defensa, Guillermo Botero, fue citado a un debate de moción de censura y dice que el perdón ofrecido por el general Diego Villegas no es institucional. En el pasado no obstante lo defendió ante críticas pues el oficial tiene un caso por “falsos positivos".

Las circunstancias que rodearon la muerte de Dimar Torres aún no han sido aclaradas por la justicia.Suministrada/Archivo El Espectador/Ejército Nacional

Al excombatiente de las Farc Dimar Torres lo asesinaron el pasado 22 de abril en zona rural de Convención, Norte de Santander, a manos del cabo Daniel Gómez, adscrito a la Fuerza Tarea Vulcano de las Fuerzas Militares. Esa es, por ahora, la única certeza de un crimen que ha generado indignación nacional. Los informes oficiales de necropsia confirmaron que recibió cuatro tiros y que el uniformado mintió en su versión ante las autoridades, porque el crimen no habría sido resultado de un forcejeo, como señaló. ¿Qué viene ahora?

El militar fue judicializado en Ocaña este martes por delito de homicidio en persona protegida por la Fiscalía General, que envió a la zona una fiscal desde Bogotá para que tomara cartas en el asunto. Hasta el momento las circunstancias de la muerte no han sido aclaradas por las autoridades. El fiscal Martínez aseguró que no es cierto la versión de que Torres hubiera sido castrado y señaló que las heridas que este presenta en sus genitales corresponden a una esquirla. ¿Cómo se originó el hecho? ¿Hubo alguna disputa ente ambos? ¿Por qué el soldado disparó en contra de Dimar Torres? ¿Fue una ejecución extrajudicial?

(En contexto: Imputarán cargos al militar que disparó en contra de Dimar Torres)

Las dudas son crecientes ya que la comunidad insistió, el pasado sábado ante la visita de la Comisión de Paz de Senado, que Dimar salió de la vereda Campo Alegre a la vereda Miraflores a comprar unas herramientas que necesitaba y, de regreso, fue detenido en un retén militar. El presidente de la Junta de Acción Comunal de Campo Alegre, narró el pasado sábado que el crimen no sucedió en un caño, como alegaba la versión del cabo Gómez, replicada a nivel nacional por el ministro de la Defensa, Guillermo Botero.

“Escuchamos disparos a la 5:20. Nos contamos el uno al otro y nos faltaba él”, narró el hombre. Según dijo, el Ejército se habría negado a darles información de su paradero. Y en la noche, decidieron meterse en los cambuches de los militares, hasta que encontraron un hueco que se había cavado en la tierra. “Nos desesperamos y encontramos el cuerpo”, señaló. Las molestias fueron grabadas por la comunidad y se volvieron virales rápidamente. La Comisión de Paz concluyó que fue una ejecución extrajudicial.

(Le puede interesar: Homicidio de Dimar Torres fue una ejecución extrajudicial: Comisión de Paz)

El ministro Botero, tras insistir en que sólo había replicado la versión del militar Gómez, sin hacerla propia, lanzó una explicación que generó más controversia aún en el país. Dijo, literalmente, a Caracol Radio, que “si hubo homicidio, tuvo que haber una motivación”. Las críticas no se hicieron esperar.  “Qué falta de humanidad, de humildad, de elemental respeto y de ética la de este señor. Guillermo Botero es una vergüenza para las Fuerzas Armadas, el Gobierno y el país. Moción de censura es poco para la sanción social y legal que debería recibir un Ministro que actúe así”, dijo la candidata a la alcaldía de Bogotá por la Alianza Verde, Claudia López.

En efecto, la moción de censura fue radica en la noche del lunes por la oposición. La representante Katherine Miranda asegura que en este caos pudo haber un intento de encubrir los hechos y que las actuaciones de Botero son una “falta de pericia” y una muestra de incompetencia para ejercer el cargo. A estos reparos, se suma que el ministro Botero, en entrevista con Noticias Caracol, desautorizó el pedido de perdón que hizo el pasado sábado ante la comunidad, el comandante de la Fuerza de Tarea Vulcano, general Diego Luis Villegas.

(Le puede interesar: Oposición radica moción de censura contra ministro Guillermo Botero ante la Cámara)

“Esa declaración no fue concertada, no fue autorizada, es una posición personal. Él puede decir lo que quiera, pero eso no es una posición institucional. Las posiciones institucionales las fija el Ejército de Colombia. Él tendrá que explicar la razón de su dicho, explicar sus circunstancias”, señaló. Ante preguntas de El Espectador, la oficina de prensa del Ministerio de Defensa aseguró que el general Villegas no está siendo objeto de investigación disciplinaria por parte de las Fuerzas Militares y que esas explicaciones se tendrán que dar en el marco de la línea de mando que existe en la institución.  Cabe recordar que el ministro Botero defendió al general Villegas cuando fue designado en la Fuerza de Tarea, ante los reparos de organizaciones sociales ya que el oficial está siendo procesado por su supuesta responsabilidad en un caso de ejecuciones extrajudiciales.

(En contexto: Piden avances en casos de generales cuestionados por ejecuciones extrajudiciales)

En efecto, Villegas es investigado por la muerte de Ómer Alcides Villada, ocurrida el 25 de marzo de 2008 en Montebello, Antioquia. En esa época era teniente coronel y comandaba el Batallón de Ingenieros No. 4 “General Pedro Nel Ospina”. Tropas de esa unidad presentaron a Ómer Alcides Villada como un delincuente común que había robado y extorsionado a vecinos de la vereda Palmitos de Montebello, Antioquia. No obstante, testimonios de personas del sector, recopilados por los abogados de la familia Villada, dicen lo contrario: que era un agricultor, algo introvertido y cuidaba a su abuela Margarita.

Incluso, el 5 de diciembre de 2016 un juzgado de Medellín ordenó la captura del oficial y aunque el abogado Germán Romero, que representa a la familia de Alcides Villada, presentó en 2017 varios derechos de petición al Ministerio de Defensa para que se hiciera efectiva la captura que estaba vigente contra Villegas y que lo separara del curso de ascenso que ya había empezado, esto no pasó.  La orden fue suspendida el 31 de junio de 2017 cuando el general pidió pista en la JEP. El 6 de febrero de 2018 firmó el acta de sometimiento. 

(En contexto: Ejército defiende ascenso de Diego Villegas Muñoz a brigadier general)

Ante los reparos, el ministro Botero defendió en varios medios de comunicación al oficial. “Él estaba en Medellín y desde Medellín se encargaba de proveer la comida, la munición, la gasolina todo lo que se necesitaba estando en Medellín, que allá en el campo de combate hubiera podido haber un delito, pues esa es una persona que en mi sentir está totalmente exenta”, dijo el ministro Botero, por ejemplo, a Caracol Radio el 6 de diciembre de 2018.

Y ante las publicaciones de este diario sobre el proceso contra Villegas, el Ejército publicó un comunicado el 18 de febrero pasado: "Es pertinente informar que el ascenso y permanencia en el cargo del señor brigadier general Diego Luis Villegas Muñoz, obedece a las capacidades personales y profesionales del oficial en mención, demostradas a lo largo de su amplia trayectoria en la institución”. Botero podrá hacer su defensa ante el Congreso. Entre tanto, la ciudadanía está a la espera de los resultados de las investigaciones.