Las nuevas reglas para elegir tutelas en el despacho del magistrado Carlos Bernal

Para este integrante de la Corte Constitucional, temas relacionados con pensiones, suministro de insumos médicos o pretensiones de vendedores ambulantes son asuntos de baja relevancia. En cambio, sí lo son expedientes sobre la competencia de la JEP y temas tributarios.

Carlos Bernal Pulido fue elegido como magistrado el 3 de mayo de 2017 con 59 votos en el Senado.Cortesía Revista Semana

La revisión de una tutela en la Corte Constitucional es, en la gran mayoría de casos, la última salida que tienen millones de personas para que la justicia proteja los derechos que consideran vulnerados y para que el alto tribunal en materia de derecho constitucional imparta órdenes directas a quienes violan sus derechos fundamentales. Todos los fallos de estos recursos llegan a la Corte y, de las 40 mil que se alcanzan a examinar cada mes, solo 60 pasan los filtros para ser revisadas por los magistrados.

(Le puede interesar: Carlos Bernal Pulido, ¿impedido para actuar en la Corte Constitucional en temas de paz?)

Cada togado imparte sus reglas para establecer cuáles casos deben pasar a sus despachos y cuáles no. Aunque hay tres criterios claros para determinar cuáles expedientes pasan el filtro, cada magistrado impone sus reglas de selección. Las que hoy tiene el jurista Carlos Bernal levantaron polémica dentro de la corporación, pues varias de sus nuevas reglas tienen que ver con los temas más demandados en el país y que más atención requieren de las autoridades por sus insistentes irregularidades.

Para Bernal, quien hace parte de la Sala de Selección 1, junto con el magistrado José Fernando Reyes, para la selección de tutelas hay que tener en cuenta los asuntos relevantes, temas, quiénes presentan los recursos y en qué lugar. Pero hay 12 criterios que, dice, son de baja relevancia para esa escogencia. El primero son los asuntos pensionales (solo en 2018 se presentaron 19.896 recursos por ese asunto), aunque Bernal hace la aclaración de que serán relevantes cuando involucren casos de corrupción. El segundo criterio es que la tutela tenga que ver con el suministro de insumos médicos. 

(Le recomendamos esta columna de opinión: El caso fácil del magistrado Bernal)

Según cifras del alto tribunal, este tipo de tutelas representan la segunda causa que más se demanda en el país en temas de salud. La supera por poco los recursos que buscan la práctica oportuna de procedimientos médicos. Otro de los temas que para Bernal no tienen tanta importancia son: tribunales de arbitramento (donde se manejan altísimas sumas de dineros y que muchas veces tienen que ver con recursos del Estado); pretensiones relativas a animales (un tema usual en la Corte como en el caso del oso Chucho, las corridas de toros o la caza deportiva, por ejemplo); o tutelas promovidas por personas jurídicas. 

La lista de asuntos de baja relevancia para Bernal sigue: asuntos económicos o empresariales, tutela contra providencias judiciales sin relevancia constitucional, asuntos promovidos por firmas de abogados prestigiosos, procesos que no cumplen requisitos de procedencia, pérdidas de investidura o nulidad electoral o carencias actuales de objeto. El último de los criterios, quizás el más polémico, tiene que ver con los asuntos que involucren pretensiones de vendedores ambulantes. Lo paradójico es que la propia Corte ha insistido en varios fallos que esta población es sujeto de especial protección constitucional.

(Lea también: Nuevos magistrados: más allá de la religión de Cristina Pardo y Carlos Bernal)

Aunque es claro que cada magistrado determina los criterios que usa para seleccionar tutelas, el reglamento de la Corte Constitucional señala que hay tres reglas claves. La primera tiene que ver con los filtros objetivos relacionados con la unificación de jurisprudencia, asuntos novedosos, necesidad de pronunciarse sobre una determinada línea jurisprudencial, una exigencia de aclarar el contenido y alcance de un derecho fundamental o una posible violación o desconocimiento de un precedente del alto tribunal.

El segundo está relacionado con los criterios subjetivos, como la urgencia de proteger un derecho fundamental o la necesidad de materializar un enfoque diferencial. Y el tercero lleva el nombre de complementarios. Allí están temas como la lucha contra la corrupción, el examen de pronunciamientos de instancias internacionales judiciales o cuasijudiciales, o tutelas contra providencias judiciales en los términos de la jurisprudencia constitucional, preservación del interés general y grave afectación del patrimonio público.

Sobre los temas y derechos que sí son de alta relevancia para Bernal están: la protesta social; asuntos relativos a líderes sociales; derechos sociales fundamentales y restricciones al acceso al servicio público de energía eléctrica por falta de pago –por razones involuntarias-, en el caso de sujetos de especial protección constitucional; cambio climático; efectos de normas declaradas inexequibles en materia tributaria; y el ejercicio de libertades –no relacionados con la materia laboral– por integrantes de la fuerza pública.

Para Bernal también son importantes las tutelas relacionadas con personas desmovilizadas en el marco del Acuerdo de Paz, las competencias de la Jurisdicción Especial de Paz, la discriminación y los asuntos novedosos con poco o nulo desarrollo jurisprudencial. También que sean menores los que presenten los recursos o personas que estén en clara situación de desprotección o de extrema vulnerabilidad y que provengan de ciudades intermedias o en zonas de conflicto. 

Al margen de sus consideraciones y las de su despacho, dos de sus pautas para escoger tutelas son polémicas: el tema de los vendedores ambulantes y el de los abogados conocidos que presentan tutelas.

904513

2020-02-14T06:10:33-05:00

article

2020-02-14T10:10:33-05:00

mmedellin_1283

none

Redacción Judicial

Judicial

Las nuevas reglas para elegir tutelas en el despacho del magistrado Carlos Bernal

81

6177

6258