Leonardo Espinosa se posesionó como fiscal ad hoc de caso Odebrecht

El abogado tomó juramento ante el presidente Iván Duque esta tarde, en una ceremonia privada. Los reflectores están puestos sobre las decisiones que vendrán en este controversial caso.

Leonardo Espinosa, nuevo fiscal ad hoc para el caso Odebrecht, se posesionó en Casa de Nariño.Presidencia

Leonardo Espinosa ha construido su carrera en la academia, principalmente en la Universidad Sergio Arboleda, en donde llegó a ocupar uno de los cargos más importantes de esa entidad educativa: la decanatura de Derecho. Aunque forjó su experiencia en las aulas, lejos del agite propio de investigar y juzgar delitos, ahora tiene en sus manos un reto mayúsculo: asumir las investigaciones de las que tanto el fiscal Néstor Humberto Martínez como la vicefiscal María Paulina Riveros han tenido que apartarse por conflicto de intereses. 

(En contexto: Archivan investigación a Gina Parody y Cecilia Álvarez por Odebrecht)

En una ceremonia privada que se realizó esta tarde en el palacio presidencial, ante el mandatario Iván Duque -también egresado de la Sergio Arboleda-, Espinosa juró "por Dios y por la Patria" que haría el mejor trabajo posible en este escándalo, que se encuentra de nuevo en punto de ebullición luego de que se conocieran grabaciones de algunas conversaciones entre el fiscal Martínez y  el excontroller de la concesionaria Ruta del Sol II, Jorge Enrique Pizano, quien murió el pasado 8 de noviembre por un infarto, certificó Medicina Legal.

Esas grabaciones confirmaron que Martínez, quien era abogado del Grupo Aval y de Corficolombiana, supo de posibles irregularidades cometidas por la concesionaria desde antes que llegara al cargo de fiscal general. Martínez, por su parte, ha asegurado que él hizo lo que debía hacer: notificar al Grupo Aval, incluido al propio Luis Carlos Sarmiento, de la información que le entregó Pizano. Las críticas, sin embargo, han llovido. Al punto que hace unas semanas protagonizó un controversial debate de control político en el Congreso. 

(Vea Grabación de agosto de 2015: ecos de un diálogo sobre el caso Odebrecht)

Es por eso que la posesión de Espinosa tiene tanta relevancia. Será el fiscal ad hoc de un caso sensible y fundamental para la lucha contra la corrupción, y llevará las riendas de expedientes ante los cuales la opinión pública parece tener solo desconfianza y resquemores. Odebrecht aceptó haber pagado sobornos en Colombia para obtener contratos millonarios con el Estado; su socio Episol (de Corficolombiana, es decir, del Grupo Aval), ha negado haber participado en ese esquema. La labor de la Fiscalía es esclarecer si Episol se involucró o no.  

En 2017, el escándalo de Odebrecht reventó en toda América Latina, Colombia incluida. Luego de que la empresa hiciera un acuerdo con la justicia estadounidense, y de que su presidente, Marcelo Odebrecht, fuera condenado en Brasil, los tentáculos de la red de corrupción que fomentó esta multinacional empezaron a develarse. En el país fueron capturados el exsenador Otto Bula, el exviceministro Gabriel García Morales) y empresarios de la Costa Caribe como los hermanos Enrique y Eduardo Ghisays. 

Este año, los avances parecían haberse adormilado y las investigaciones, estancado. El giro que tomó el caso, gracias a la información que trascendió con las grabaciones de Pizano, es la promesa de que en 2019 la expectativa sobre lo que ocurra con Odebrecht será toda. Agregando, además, las investigaciones sobre la muerte del propio Pizano y de su hijo Alejandro, pues ese tema no está del todo cerrado. Las dudas sobre la inspección que la Fiscalía hizo en casa de Pizano y el manejo de Medicina Legal en este proceso han revestido este caso de dudas que aún no se resuelven. 

(Puede interesarle: Fiscalía presentará tutela ante decisión de juez de declarar ilegales pruebas de caso Pizano)

Desde antes de posesionarte ya Espinosa tiene los reflectores puestos sobre sus actuaciones. A tan solo días de haberse sabido que la Corte Suprema lo escogió como fiscal ad hoc, la columnista María Jimena Duzán reveló que Espinosa había tenido una relación laboral previa con Néstor Humberto Martínez, dándole un contrato para que actuara como defensor de la Sergio Arboleda en un proceso ante un juzgado civil de Bogotá. Espinosa fue elegido para mostrar independencia ante Martínez y eso es lo que tendrá que mostrar en lo que está por venir.