“La ley Zidres es totalmente complementaria de lo pactado en La Habana”: Mininterior

En la audiencia convocada por la Corte Constitucional para discutir la constitucionalidad de la ley de las Zonas de interés de Desarrollo Rural (Zidres), el ministro defendió la propuesta gubernamental.

El ministro Juan Fernando Cristo defendió las Zidres ante la Corte Constitucional. / Foto: Archivo.

En la mañana de este jueves 15 de septiembre se dio inicio a una de las audiencias públicas más esperadas de este año. Se trata de la audiencia que convocó la Corte Constitucional, para escuchar las posturas en contra y a favor de la ley 1776 de 2016, o la ley que aprueba la creación de las Zonas de Interés de Desarrollo Rural (Zidres).

El primero en intervenir fue el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, quien además, fue el ministro de agricultura ad hoc durante el trámite de la ley en el Congreso. Durante su intervención, Cristo destacó dos aspectos fundamentales en contra de las dos demandas que hay estudia la Corte Constitucional y que dicen, esta ley violaría la ley de baldíos.

“Esta ley debe considerarse como la apuesta más ambiciosa para el desarrollo económico y productivo del campo colombiano, para aquellas zonas rurales que no han logrado un desarrollo que garantice una vida digna a los campesinos que las habitan”,  señaló Cristo durante su intervención.

El Ministro defendió la constitucionalidad de la ley con cuatro argumentos fundamentales, que contradecían los planteamientos de las demandas contra las Zidres. En primer lugar, señaló el ministro, la ley Zidres no debía someterse a consulta previa para su aprobación, pues esta  “es de carácter eminentemente abstracto e involucra a todos los colombianos por igual, y su expedición no afecta a ninguna persona, territorio o comunidad en particular”.

Además, dijo Cristo, la ley “no modifica, ni evade o se esconde la ley de las consultas populares. El artículo 39 de esta ley prohibe de hecho crear Zidres en territorios colectivos de las comunidades afro y resguardos indígenas, así como en las zonas de reserva campesina”.

Sobre la supuesta modificación del régimen de tierras baldías que advierte la demanda, el ministro aseguró que esta es una interpretación “parcial, fragmentada y sesgada”, pues la ley no aplica para todos los predios baldíos, sino exclusivamente para aquellos que estén en territorios alejados de los centros urbanos y que históricamente hayan sido excluidos del desarrollo agropecuario.

“El objetivo de esta ley es constituir un nuevo modelo de desarrollo económico y por eso se ajustaron puntos concretos del régimen de baldíos para zonas específicas, pero no se modificó el Régimen General de los Baldíos en el país”, recalcó el ministro.

Además, dijo Cristo, de ninguna manera la ley Zidres pone en manos de grandes capitales los baldíos que hoy pertenecen al Estado, uno de los argumentos más fuertes de los opositores a la legislación. “La ley Zidres permite la explotación de bienes de la nación, pero no entrega la propiedad de los mismos. El Estado sigue conservando la propiedad sobre ellos y su entrega a particulares se hace mediante alquiler, con el único fin de adelantar proyectos productivos”, explicó el jefe de cartera.

Finalmente, Juan Fernando Cristo criticó los argumentos de los demandantes, pues según él, son exactamente iguales a los que propusieron cuando demandaron varias normas del Plan Nacional de Desarrollo de 010 - 2014 y que la Corte falló a favor de los mismos. 

Para la formulación y aprobación de la ley 1776, se tuvo en cuenta, dijo Cristo, aquellos artículos declarados inexequibles por la Corte, pues mantiene la prohibición de acumulación de bienes adjudicados como baldíos y no altera la limitación de superficies fijada para las Unidades Agrícolas Familiares, así mismo, habría tenido en cuenta la seguridad alimentaria del país. 

Por último Cristo señaló que esta ley, contrario a lo que en varios escenarios se ha afirmado, no se contradice con lo pactado en La Habana sobre el punto de desarrollo rural. Por el contrario, para el Gobierno las Zidres se complementan  con lo allí acordado, pues “en el posconflicto vamos a ver en el desarrollo del campo mucho esquemas asociativos como el que aquí se propone, veremos a reincorporados trabajando con campesinos, con pequeños productores y con grandes capitales, con los beneficios que contempla esta ley”. 

Señaló además que las zonas que podrían ser Zidres, “son también las zonas del conflicto, del Meta para abajo, de la Costa Atlántica, son las zonas mas pobres de Antioquia, las zonas del Catatumbo (Norte de Santander) en donde estoy seguro, y lo digo después de conocer el acuerdo, allí, con la Cooperativa que se contempla constituirán los reincorporados de las Farc, terminarán asociados a la sociedad civil con los capitales, ya sin la amenaza de la violencia por parte de los mismos señores que han empuñado las armas”. 

Temas relacionados