En libertad modelo procesada por muerte de joven durante cirugía estética

Aura Tobón se declaró inocente de los delitos de homicidio culposo en calidad de determinadora y falsedad en documento público.

El juez segundo de control de garantías no aceptó la solicitud para cobijar con medida de aseguramiento a tres personas procesadas por los hechos que rodearon la muerte de María Alejandra Sánchez en hechos registrados en la madrugada del pasado miércoles mientras se practicaba un procedimiento estético en el norte de la capital de la República.

El funcionario judicial consideró que no se sustentó de manera debida la petición para emitir la medida en centro carcelario contra la modelo y empresaria Aura María Tobón, y en sus respectivos domicilios para John Alexander Clavijo y Geraldine Mahecha. Por esto ordenó que se dejarán en libertad de manera inmediata.

Ante esto señaló que no se presentaron argumentos para inferir que los procesados representan un peligro para la sociedad. Igualmente llamó la atención por la tipicidad del delito imputado puesto que el código de procedimiento penal no estipula una medida privativa de la libertad para el mismo.

En la diligencia, que se extendió hasta la madrugada de este viernes, los procesados se declararon inocentes de los delitos imputados por la Fiscalía General. Tobón rechazó los cargos de homicidio culposo agravado en calidad de determinadora y falsedad en documento público, puesto que presentó una cédula falsa al momento de su detención.

Mientras que Clavijo y Mahecha no aceptaron el delito de homicidio culposo en calidad de coautores. Según el ente investigador, el centro estético no contaba con la documentación actualizada y las personas que practicaron dicha intervención no tenían la experiencia exigida para el mismo.

La defensa de los familiares de la víctima, una joven estudiante de administración de empresas, presentó apelación en contra de esta decisión, no sin antes cuestionar el actuar de la Fiscalía General puesto que para ellos se debió imputar el delito de homicidio doloso puesto que conocían que los riesgos de su actuar.

La joven llegó a dicho centro estético, cuya página en internet fue cerrada después de los hechos, por recomendación de una amiga en un gimnasio. Según la investigación pagó un millón doscientos mil pesos para practicarse una liposucción.

Al final de la audiencia el juez ordenó compuslar copias para que se investigue "la omisión de la Fiscalía de la no procedencia de la detención preventiva frente al delito de homicidio culposo".