En libertad patrullero procesado por crimen del joven grafitero

Coincidencialmente este jueves la Fiscalía y la Procuraduría solicitaron que se emita fallo condenatorio contra Wilmer Antonio Alarcón por el delito de homicido.

Archivo

Al resolver un recurso de apelación el juez 47 de conocimiento ordenó la libertad del patrullero de la Policía Metropolitana de Bogotá Wilmer Antonio Alarcón, procesado por presuntamente haberle disparado al joven Diego Felipe Becerra Lizarazo en la noche del 19 de agosto de 2011 en la calle 116 con Avenida Suba en el norte de la capital de la República.

En decisión de segunda instancia el funcionario judicial consideró que se presentó un vencimiento de términos en el proceso que se adelanta contra Alarcón por el delito de homicidio agravado. Debido a esto el uniformado, quien se encuentra privado de su libertad desde febrero de 2012 en una guarnicion militar en Facatativá, recuperará su libertad en la próximas horas.

Coincidencialmente este jueves inició la etapa final del proceso penal contra Alarcón. En la audiencia judicial los delegados de la Fiscalía y la Procuraduría General solicitaron que se emita fallo condenatorio en contra del patrullero Alarcón al considerar que existen elementos materiales probatorios suficientes para demostrar su responsabilidad.

Consideraron que en el desarrollo del juicio se allegaron elementos materiales probatorios, entre documentos y testimonios, que revelan que el patrullero le disparó con su arma de dotación al joven de 16 años después de retenerlo junto a dos amigos menores de edad. 

En hechos que aún son materia de investigación el patrullero retuvo al joven y después de caminar con él algunas cuadras Becerra Lizarazo salió corriendo. En ese instante le disparó por la espalda causándole una herida que le causó la muerte horas después en la Clínica Shaio. 

El patrullero al dar aviso a sus superiores sobre lo ocurrido se dio la orden de buscar una pistola en el mercado negro. La misma fue disparada en un canal de aguas cercano por dos suboficiales y la trasladaron antes que llegaran los agentes del CTI para hacer el respectivo informe.

La Fiscalía General ha sostenido que con esto se buscaba afectar el curso de la investigación con el fin de acusar a Becerra Lizarazo de haber amenazado con el arma de fuego al patrullero Alarcón quien en defensa propia respondió atacando al joven de 16 años.

En su testimonio aseguró que minutos antes había sido alertado sobre un asalto a un bus de servicio público por parte de Becerra y dos amigos. Sin embargo, las pruebas forenses establecieron que el arma ubicada no servía, además el joven no tenía rastros de pólvora en sus manos y en su maletín únicamente se encontraron aerosoles.

La Procuraduría General destituyó e inhabilitó por 10 años para ocupar cargos públicos al patrullero Alarcón por su responsabilidad en la muerte del joven grafitero, Diego Felipe Becerra en hechos registrados el 19 de agosto de 2011.