En libertad policía procesado por dispararle a una joven en un retén

Esta decisión fue apelada por la defensa de los familiares de la víctima.

Un juez de garantías de Bogotá no aceptó la solicitud presentada por la Fiscalía General de cobijar con medida de aseguramiento en centro penitenciario al patrullero de la Policía, Didier Fabián Patiño, procesado por su presunta participación en los hechos que rodearon la muerte de Adriana Jiménez registrada el pasado 8 de marzo.

En la diligencia judicial, el juez consideró que la Fiscalía General no presentó argumentos que permitieran inferir que el procesado representara un peligro para la sociedad o que pueda obstruir a la justicia en el marco del proceso que se le adelantará por su presunta participación en el delito de homicidio doloso agravado.

Esta decisión fue apelada por la defensa de los familiares de la víctima y la Procuraduría General al considerar que debido a la gravedad del delito imputado es menester que se le cobije con una medida preventiva privativa de la libertad.

Johana Jiménez Aabella, hermana de la víctima aseguró que existen testigos y pruebas que indican que Adriana murió a causa del disparo realizado por un patrullero de la Policía en un retén ubicado en la avenida Boyacá con primera de mayo.

Según Johana, su hermana salió esa noche con un primo que venía de Cúcuta a dar un paseo por la ciudad. "Ellos vieron un retén y Julián el que iba manejando el vehículo se asustó porque llevaba sobrecupo iban siete personas. Antes de pasar el retén se desviaron y se metieron hacia el barrio".

En ese momento una patrulla de la Policía inició la persecución del vehículo. Cuando se detuvieron todos los ocupantes se bajaron y consideraron que lo mejor era que las mujeres continuaran en el vehículo y los que se bajaron continuaran en un taxi. "Quedaron de verse en la casa, en el barrio El Tunal".

Después de eso el vehículo continuó su marcha, pero pocas cuadras más adelante se tuvieron que detener por Andrea estaba muy nerviosa. En ese momento se percataron de la presencia de la patrulla nuevamente en la zona.

"La patrulla inició otra vez la persecución y cuando ellos sintieron fue que algo les partió el vidrio del carro y mi hermana cayó acostada en las piernas de Andrea. Ella empezó a sentir húmedo y se dio cuenta que era la sangre de mi hermana", narró.

Rápidamente desviaron su curso y se dirigieron al Hospital de El Tunal, sin embargo los médicos no pudieron hacerlos porque Andrea llegó sin signos vitales. "Al parecer la muerte fue instantánea".

Según los testigos fue el patrullero Patiño el que le disparó al vehículo en el que se movilizaba la joven diseñadora gráfica de 25 años con sus amigos y familiares. "El policía dice que fue un tiro que se le escapo, pero no entiendo cómo uno puede dar tan certeramente".

Igualmente indicó que la escena del crimen fue manipulada puesto que cuando llegaron los agentes del CTI no encontraron el 90 por ciento de los vidrios tampoco encontraron la ojiva.

Los familiares de la víctima indicaron que los uniformados quisieron encubrir este crimen, puesto que se hizo un "pacto de silencio" entre los patrulleros de la zona con el fin de ocultar la verdad y los nombres y el número de la patrulla.

Andrea Jiménez dejó a un niño de ocho años de edad y a un esposo que exige justicia.